Christian González Hernández: Una gestión responsable y sostenible del presupuesto institucional

En las próximas elecciones por la Rectoría de la UNA, nos corresponde a la comunidad universitaria realizar un examen concienzudo de los programas de gestión propuestos y decantarnos por planteamientos serios y concretos.

0

Christian González Hernández.

El momento que atravesamos es quizás uno de los más difíciles a los que se ha enfrentado no solo la Universidad Nacional, sino también la sociedad costarricense. La situación fiscal del país junto con la pandemia por la Covid-19, han sido aprovechados por determinados sectores para impulsar iniciativas que atentan contra las condiciones de vida de los trabajadores y contra la educación superior estatal.

En este contexto, en las próximas elecciones por la Rectoría de la UNA, nos corresponde a la comunidad universitaria realizar un examen concienzudo de los programas de gestión propuestos y decantarnos por planteamientos serios y concretos.

La sostenibilidad financiera, una de las principales problemáticas que enfrenta la institución, es fundamentalmente una variable coyuntural, no autónoma, que debe ser gestionada con visión prospectiva, en el marco de la planificación institucional y considerando el contexto externo, pero sobre todo con mucha responsabilidad, sin dar cabida a planteamientos que pierdan de vista la realidad que nos impactaría de no tomar decisiones acertadas y precisas.Por ello hay que reestablecer, en el ámbito del Consejo Nacional de Rectores (CONARE), la negociación quinquenal del Fondo Especial para el Financiamiento de la Educación Superior (FEES), en el 2015 la última vez que se negoció bajo este formato. Esto favorecerá la programación y ejecución del presupuesto, de la mano con las prioridades establecidas en el Plan de Mediano Plazo Institucional y de los planes operativos anuales. También beneficiará la oportunidad de las proyecciones y ajustes, dando espacio a mejoras en la asignación y ejecución de recursos en los distintos rubros presupuestarios, según las demandas correspondientes.

Asimismo procurar el desarrollo de un Modelo Dinámico de Sostenibilidad Financiera Institucional, que posibilitará anticipar los requerimientos presupuestarios en materia de becas estudiantiles, mantenimiento de obras y equipo, inversiones en tecnología e infraestructura, entre otros, así como el monitoreo y control del superávit y del presupuesto laboral institucional.

Urge, ante la imperiosa necesidad de gestionar el superávit existente, proponen
la elaboración de un plan de inversiones que contempla las obras ya planificadas y en proceso, así como iniciativas de infraestructura que favorezcan la acción sustantiva, considerando los requerimientos de equipo científico y tecnológico en toda la universidad y en particular de la Sección Regional y sedes del país, así como la formulación de un plan integral de mantenimiento para infraestructura y equipo.

De igual manera, ante un componente laboral que sobrepasa el 80% en la formulación del presupuesto institucional y con tendencia creciente en los últimos años, considero responsable la propuesta de revisión integral de rubros como la anualidad, dedicación exclusiva, entre otros, en diálogo con todos los sectores de la comunidad universitaria con el objetivo de salvaguardar la sostenibilidad financiera de la institución, pero sobre todo garantizar a las y los trabajadores de la UNA que podrán contar con trabajo estable y digno, gracias a que se tomaron las decisiones en el momento indicado.Hay que analizar en profundidad las propuestas para emprender acciones graduales y responsables en la Universidad Nacional, que conduzcan a la institución hacia una sostenibilidad integral.

 

 


Christian González Hernández.
Coordinador Financiero
Unidad Coordinadora de Proyecto Institucional (UCPI)
Universidad Nacional

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...