Cifras “preliminares”

Notas al tema

0

Guillermo E. Zúñiga ChavesEconomista.

La forma en que el Gobierno anunció el resultado fiscal (“Déficit 2018 baja en 1,2% del PIB en relación con lo proyectado”) provocó confusión. Lo digo porque muchas personas me llamaron para preguntarme.

Cuando la Asamblea Legislativa aprueba (en noviembre) el presupuesto del año siguiente, automáticamente está aprobando un déficit implícito para ese año. Es lo que  ahora Hacienda llama déficit proyectado. Esto es así, porque en la aprobación legislativa hay una estimación de los ingresos esperados y hay una autorización de gasto  para el año. Es más, en ese mismo acto, se aprueba el monto del endeudamiento para cubrir ese déficit.

Ahora bien, esa aprobación de la Asamblea es una autorización para gastar; pero no quiere decir que durante el año se tenga que gastar todo lo autorizado.Por distintas razones, a lo largo del año una parte de ese gasto no se ejecuta, por lo que el déficit implícito por lo general resulta un poco “inflado”. La experiencia muestra cerca de un 0,5% del PIB por año.

Por eso comparar el “déficit real” del año, contra el que se había “proyectado”, nos dice poco del resultado fiscal.El argumento del Gobierno es que el proyectado era -7,2% del PIB y lo cerró en -6,0% del PIB, por lo que anuncian que este resultado es “un hito en los índices que se lograron, pues… esta es la primera vez en 10 años que se registra una reducción tan significativa en el déficit. (Diario Extra, 22 de enero de 2019, pág. 2).

EL RESULTADO. Lo cierto es que en el 2017 el déficit cerró en -6,16% del PIB, y el resultado “preliminar” para el 2018 se calcula en -6,0% del PIB.  Entonces la reducción del déficit es de 0,16% del PIB. Esta es la forma correcta de interpretar y comunicar  el resultado.

Claro que llegar a esa cifra no fue fácil, sobre todo si se toma en cuenta que, producto de la desaceleración del crecimiento económico que vivimos en el 2018, la Contraloría le indicó a Hacienda que iba a recibir ₡ 332.000 millones menos por recaudación, un poco menos de 1% del PIB. (Oficio DFOE-SAF-0384 del 7 agosto de 2018).

Por eso cerrar con un “preliminar” de -6,0% del PIB, es un gran esfuerzo. La caída en los ingresos se compensó en parte con los ingresos extraordinarios que dio la amnistía. Además hubo una lamentable reducción, muy grande, en los gastos de inversión (25% menos que el año pasado) y un menor crecimiento en las transferencias corrientes que van al sector público (3,6% en 2018, frente a un promedio de 9% anual en los 4 años previos). Esas menores transferencias explican los reclamos de distintos grupos por dineros que no les giraron “a tiempo” (IMAS, comedores escolares, Red de Cuido, becas), con lo que se afectaron los servicios.

UN DÉFICIT DE -6,0% DEL PIB ES ALTO. Por ello la deuda del Gobierno Central cerró “preliminarmente” en 53,7% del PIB, viniendo de 49,1% del PIB en 2017. Hubo un fuerte aumento del endeudamiento (4,6 puntos más).Con ese resultado en la deuda, el Ministerio de Hacienda este año podrá girar los destinos específicos(algunos incluyen las transferencias ya recortadas) dependiendo de los ingresos disponibles, según el artículo 15 de la ley 9.635 recién aprobada. La ley le da espacio al Gobierno para más recortes y más afectación de servicios.

EL PIB. Los datos publicados en el WEB de Hacienda son señalados como cifras “preliminares”. El informe que publica la Secretaría Técnica de la Autoridad Presupuestaria, también los trata como resultados “preliminares”. Sospecho que habrá un ajuste hacia la baja del monto del PIB. Recordemos que a finales del año pasado el FMI estimó que la economía crecería 2,6% frente al 3,2% que estimó el BCCR en julio de 2018.  El PIB que se usa en los datos de Hacienda es el de julio pasado. La semana entrante el BCCR tendrá que publicar la revisión; entonces sabremos si hubo ajustes en estas cifras que hoy analizo.

CONCLUYO.La reducción real en el déficit fue de 0,16% del PIB, muy diferente del 1,2% del PIB que cacarearon.  El anuncio del Gobierno fue efectista  e induce a error a la población. Pero no a los compradores de los eventuales eurobonos.

 

Guillermo E. Zúñiga Chaves
El autor es Académico, economista, consultor, Ex Ministro de Hacienda y Ex Diputado
Notas al tema

Del mismo autor le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...