Claudio Arce: Papel del Estado, empresas y empleo post-covid-19

Facilitar el intercambio de información efectiva entre la administración tributaria y los sistemas de seguridad social, que permita combatir la evasión de los tributos y de las cotizaciones a la seguridad social.  En consecuencia, la mejora del sistema de intercambio de información entre la seguridad social y la administración tributaria debe convertirse en una prioridad nacional.

0

Claudio Arturo Arce Ramírez, Economista.

Es conocido que según las estimaciones del Banco Central de Costa Rica y la Encuesta Continua de Empleo del INEC, se observa una fuerte desaceleración de la actividad económica (-5%) y un elevado nivel de desempleo (según la información del trimestre móvil para el segundo trimestre de este año la tasa de desempleo fue de 24%).

Frente a este panorama se reclama el apoyo del Gobierno para salvaguardar las empresas y por tanto el empleo; es así como dicho apoyo a la empresa privada adopta muchas formas, incluidas subvenciones directas en efectivo, exenciones fiscales, aranceles y préstamos emitidos en condiciones favorables o garantías gubernamentales, entre otros. Sin embargo, esta ayuda estatal ha de otorgarse bajo ciertas condiciones, como exigir, que traten a sus empleados con dignidad (en términos de condiciones salariales y laborales) que cancelen sus impuestos sin dilaciones, no recurrir a los entresijos jurídicos y contables para maximizar la elusión fiscal.

Una decisión en esta esta línea, promueve los incentivos correctos; premia a las empresas que realizan un esfuerzo en cumplir con las obligaciones tributarias y en el fomento del trabajo decente.  La Ley N° 9635 de Fortalecimiento de las Finanzas Públicos (LFFP), otorgó normas jurídicas a la administración tributaria para combatir la evasión (sin embargo, la norma de subcapitalización aprobada finalmente es débil, por ejemplo, excluye la aplicación del límite máximo de deducción de intereses los gastos provenientes de las comisiones bancarias de formalización de crédito y el diferencial cambiarlo, así como los gastos por intereses provenientes de deudas con entidades financieras sujetas a vigilancia e inspección de la Superintendencia General de Entidades Financieras, del Sistema de Banca para el Desarrollo, o en bancos extranjeros de primer orden reconocidos por el Banco Central de Costa Rica; sin embargo el éxito del combate a la evasión y elusión, debe ligarse a las medidas aplicativas y operativas que adopte el Ministerio de Hacienda en el futuro próximo y la disponibilidad de medios suficientes para la aplicación efectiva de las disposiciones contenidas en ellas. A ello se agrega el desafío de facilitar el intercambio de información efectiva entre la administración tributaria y los sistemas de seguridad social, que permita combatir la evasión de los tributos y de las cotizaciones a la seguridad social.  En consecuencia, la mejora del sistema de intercambio de información entre la seguridad social y la administración tributaria debe convertirse en una prioridad nacional.

Por lo tanto, es momento de abordar la evasión y elusión fiscal. Sin excusas; no se puede aceptar que una empresa que reclama ayuda del Estado reporte “cero ganancias”.  Esto sería una verdadera revolución, si el Estado se niega ayudar a las empresas que siguen queriendo beneficiarse de la infraestructura y de una fuerza de trabajo sana y educada, pero sin contribuir a su financiación.  Ello además permitirá replantear el papel del Estado en relación con el sector privado y redescubrir su rol no solo como socializador de riesgos sino también sobre las recompensas, a saber, el dinero público invertido en rescates de empresas en riego de quiebra por la pandemia.

La propuesta de rescates condicionales debe permitir encauzar las fuerzas productivas en interés de objetivos estratégicos ampliamente compartidos por la sociedad y con ello alinear el comportamiento empresarial con las necesidades de la sociedad, propiciando así un crecimiento sostenido y una mejor relación entre trabajadores y empresas y un fortalecimiento de la democracia.  Tarea nada fácil, pero si la crisis es una oportunidad, esto debe ser parte del legado posterior a COVID-19.

En resumen, frente a la crisis que el país enfrenta y que probablemente se profundice, la solidaridad es nuestra única salida.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...