Clinton Cruickshank: Costa Rica necesita un líder de crisis

Tomo prestado el término Líder de Crisis a mi Pastor Eduardo Vargas Beita a quien oí desarrollar este tema magistralmente hace algunos días en nuestra Iglesia Oasis de Esperanza; y aun cuando él lo desarrolló de acuerdo con los cánones de la Palabra de Dios y en ese contexto, no pude dejar de constatar cuánto se aplica ese concepto a la situación actual de nuestro país y su apremiante necesidad de una sucesión de Líderes de Crisis para que trabajemos juntos con su sabia dirección para sacar este país adelante.

0

Clinton Cruickshank Smith, Ingeniero, M.B.A.

Hoy nuestra Costa Rica se encuentra en una profunda crisis que la tiene al borde de un abismo. Cuando se trata de encontrar las causas que nos han llevado ahí, tenemos que reconocer que son muchas. Veamos sólo algunas de las más importantes:

  1. La creciente indisciplina de los costarricenses.
  2. Un sistema educativo que consume un altísimo porcentaje del presupuesto nacional, pero cuya calidad es muy baja y, por lo tanto, no responde a las necesidades de nuestra sociedad actual.
  3. Porque tenemos un conjunto de instituciones a las cuales no sometemos a evaluación alguna y, por lo tanto, su nivel de desempeño es muy bajo, y consecuentemente, estas constituyen una enorme fuente de desperdicio de los recursos nacionales.
  4. Porque nuestro sistema político le otorga en exclusiva a los partidos políticos la gobernanza del país; sin exigirle a cambio el cumplimiento de la tarea mínima de preparar a sus miembros y cuadros dirigentes para ejercer dicha gobernanza.
  5. Porque nuestro modelo de desarrollo que concentra los esfuerzos del país en solo alrededor del 4% del territorio nacional, ya hace rato le está pasándonos factura. Dado que, por un lado, la gente de la periferia ha venido a concentrarse en el centro del país, colapsándolo; y, por otro lado, el exceso de centralismo en el Valle Central no permite el debido aprovechamiento de la mayoría de los recursos que posee el país en todo su territorio, al confinarlo prácticamente a esa porción mínima del 4%.
  6. Porque hemos venido eliminado o descuidando las Escaleras de Ascenso Social que veníamos construyendo desde finales de la Primera República e inicios de la Segunda, las cuales nos convirtieron en una sociedad solidaria, inclusiva e igualitaria; para sustituirlas por Toboganes de Descenso Social, los cuales, en pocos años, nos convirtieron en una sociedad terriblemente desigual. Lo anterior al grado de que hoy estamos entre la lista de los 10 países más desiguales del mundo.
  7. Porque la creciente corrupción que permea e impacta prácticamente a todas las áreas y actividades en nuestro país. Sería una interesante tarea el abocarnos a encontrar las áreas en que esta aún no se ha infiltrado.
  8. Porque la plutocracia se está apoderándose una vez más del poder político en Costa Rica y, por desgracia esa no es buena noticia para el bienestar de las grandes mayorías.
  9. Por la creciente polarización existente entre los distintos sectores en nuestro país; especialmente entre el sector privado y el sector público que como sabemos, son dos caras de la misma moneda y, por lo tanto, la polarización entre ellos tiende a perjudicar a ambos y consecuentemente al país, etc.

ANTE LAS CRISIS, LÍDERERS DE CRISIS

Todos los aspectos señalados anteriormente, sin duda alguna, son claros indicativos de que nuestro país está sumergido en una gran crisis la cual, viene aumentando casi inexorablemente al grado de que hoy, se ha convertido en una seria amenaza no sólo para su estabilidad y sistema de convivencia, sino para su mismísimo futuro.

La paradoja es que hoy, cuando la patria más precisa de líderes especiales, líderes de crisis capaces de liderarnos y conducirnos fuera de la crítica situación en que nos encontramos, y de re-enrumbarnos nuevamente por el camino del desarrollo y del bienestar; es cuando, como nunca antes en la historia de nuestro país, aparece una enorme cantidad de costarricenses ofreciendo sus servicios para liderar el país, aunque una abrumadora mayoría de ellos no reúnen ni siquiera las condiciones mínimas para asumir el reto que tenemos adelante. Sí, se trata de una gran paradoja, porque la lógica dicta que, con una Costa Rica tan compleja y problemática, serían pocos los que realmente se sentirían capacitados para enfrentar tan monumental reto. Pero no, incluso, la mayoría de los actuales candidatos a la Presidencia de la República, no tienen ni la mínima experiencia política.

No me cansaré de señalar para subrayar que, al igual que las operaciones quirúrgicas son exclusivamente del campo de los cirujanos; gobernar es exclusivamente del campo de los políticos. Nos guste o no, esa es la realidad. Realidad que parece que muchos de los postulantes sin experiencia política alguna o con demasiada poca, ignoran. Que nuestro Dios todopoderoso ilumine al pueblo costarricense para que sepan establecer la diferencia y que no se dejen engañar por las fintas y palabrejas a la hora de decidir por quién votar. De lo contrario, sería como poner a un servidor que es ingeniero, a realizar una operación quirúrgica: ¡Que horror!

¿QUÉ SON LÍDERES DE CRISIS?

Tomo prestado el término Líder de Crisis a mi Pastor Eduardo Vargas Beita a quien oí desarrollar este tema magistralmente hace algunos días en nuestra Iglesia Oasis de Esperanza; y aun cuando él lo desarrolló de acuerdo con los cánones de la Palabra de Dios y en ese contexto, no pude dejar de constatar cuánto se aplica ese concepto a la situación actual de nuestro país y su apremiante necesidad de una sucesión de Líderes de Crisis para que trabajemos juntos con su sabia dirección para sacar este país adelante.

Un Líder de Crisis es un líder preparado para un tiempo y para unas circunstancias especiales en que su liderazgo es fundamental para sacar adelante a un pueblo. Los Líderes de Crisis son líderes comprometidos con su misión. Además, otro aspecto fundamental de un Líder de Crisis es su semejanza con un pastor de ovejas que: HUELE A SUS OVEJAS.

Costa Rica necesita un Líder de Crisis para las circunstancias y la temporada que estamos viviendo. Un líder que tenga las condiciones necesarias para marcar diferencia, porque no es lo mismo ser un Líder de Crisis que un líder en tiempos normales.

Un Líder de Crisis es un líder con una misión y una clara visión; es confiable e inspirador; con gran determinación y capacidad de gestión; sus causas son mayores que él. El Líder de Crisis está dispuesto al sacrificio, porque sabe que su liderazgo no es para él, es para los demás. Está consciente de que su liderazgo es para servir a los demás.

COSTA RICA NECESITA UN LÍDER DE CRISIS

Sin duda alguna, hoy más que nunca, nuestro país necesita un Líder de Crisis; porque Costa Rica necesita un líder entregado y dispuesto por servir a los costarricenses.

En el argot popular se dice que sólo el pueblo tiene derecho a equivocarse; pero en esta ocasión yo digo que Dios guarde el pueblo cometa el error de equivocarse en las elecciones próximas. Sin embargo, la duda es si la cantidad de candidatos a la Presidencia de la República y el colorido de las banderas de la caterva de partidos políticos que aparecerán en el inédito tamaño de la papeleta se prestará para confundir a los votantes. Por lo tanto. esperemos que los costarricenses tengamos suficiente discernimiento para encontrar la opción correcta que nos permita votar por el Líder de Crisis por el que clama el país.

Concluyo reiterando para subrayar que Costa Rica necesita un Líder de Crisis y que ninguno de los candidatos con poca o ninguna experiencia política llena ese perfil. Que en el estado de zozobra en que se encuentra nuestro país, ni el pueblo tiene derecho de equivocarse; porque o elegimos un Líder de Crisis o la crisis terminará con nuestro sistema de convivencia, y con ella, veremos socavados los cimientos de la Costa Rica que tanto amamos y de la que tanto nos enorgullecemos.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box