Clinton Cruickshank: Costa Rica – Una nación con una gran adicción al petróleo

Concluyo, señalando que, para salir de nuestra adicción al petróleo; al igual que un alcohólico o drogadicto, el primer paso es reconocer el problema. Es preciso que dejemos de engañarnos y de engañar a la comunidad internacional, y, que reconozcamos el problema que tenemos.

0

Clinton Cruickshank Smith, Ingeniero, M.B.A.

La razón por la cual decidí escribir este artículo es porque, por un lado, he tenido un muy interesante intercambio con un buen amigo y correligionario de los pretiles de la Universidad de Costa Rica sobre la conveniencia o no de explotar algunos de los recursos naturales con que Dios bendijo a nuestro país; y porque, además, considero que existen aspectos fundamentales que todos los costarricenses debemos conocer a fin de recuperar nuestra ciudadanía primaria a la cual estamos llamados en este Siglo XXI.

Por favor, les ruego me tengan un poco de paciencia ante mi necesidad de emplear algunos términos técnicos, frecuentemente usados por los expertos en química y en la industria energética de los hidrocarburos. Esto, ante la conveniencia de establecer un claro contraste entre el Gas Licuado de Petróleo (GLP) y el Gas Natural Comprimido (GNC); el primero de uso creciente en Costa Rica y el segundo cuyo uso está prácticamente proscrito en nuestro país.

¿Qué es Gas Licuado de Petróleo (GLP) y qué es Gas Natural Comprimido (GNC)?

Ambos son combustibles gaseosos de hidrocarburos. Sin embargo, se trata de dos gases completamente diferentes.

El GLP es un gas compuesto fundamentalmente de propano que tiene 3 átomos de carbono y 8 de hidrógeno, y de butano que tiene 4 átomos de carbono y 10m de hidrógeno. Ambos se obtienen como subproductos del proceso de destilación del petróleo.

Por otro lado, está el Gas Natural Comprimido (GNC). Se trata del gas metano que, si se quiere, es un gas mucho más simple que los anteriores porque tiene solo 1 átomo de carbono y 4 átomos de hidrógeno. El GNC se produce de forma natural en los procesos de descomposición orgánica y que se encuentra presente en los pozos petrolíferos formando enormes bolsas gaseosas.

¿Cuáles son las diferencias entre GLP y GNC?

Las diferencias entre estos dos gases son sumamente relevantes, veamos:

  1. Mientras el GLP es un subproducto del proceso de destilación o refinación del petróleo, el GNC no es un subproducto del procesamiento del petróleo.
  2. Mientras el Gas Licuado de Petróleo (GLP) es más denso o más pesado que el aire; el Gas Natural Comprimido (GNC) es mucho más ligero o más liviano que el aire.
  3. A consecuencia de las características anteriores, mientras el GLP es más fácil de licuar, o sea, de pasar de su estado gaseoso al estado líquido y ocupa poco espacio para su almacenamiento; el GNC necesita mayores presiones para licuarse y ocupa mucho más espacio para su almacenamiento.
  4. Mientras por su densidad, el GLP suele precipitarse al fondo y acumularse en las zonas bajas de cualquier depósito; el GNC, por ser tan ligero, suele flotar hacia arriba y a dispersarse más fácilmente.

Es importante señalar que la particularidad de GLP de acumularse o precipitarse siempre al fondo; en algunos países se suele prohibir el parqueo de vehículos que funcionan con este gas en los estacionamientos subterráneos. Lo anterior porque una fuga acumulada en el sótano podría ser muy peligroso ante una eventual chispa.

Ventajas y desventajas del GLP y el GNC

Como es de esperar, las ventajas de uno suelen ser las desventajas o inconveniencias del otro:

  1. Ya dijimos que el GLP es más fácil de almacenar al ser más denso y al ocupar menos espacio que el GNC.
  2. El GLP supera al GNC en su rendimiento energético en alrededor de un 20%.
  3. Pero ojo: el Gas Natural Comprimido (GNC) es mucho más ecológico que el GLP. O sea, el GNC es mucho menos contaminante que el GLP.
  4. En caso de fugas, es mucho más seguro el GNC que el GLP; porque al ser más ligero, o sea, mucho menos denso; es más difícil que el GNC se concentre en caso de una fuga accidental, y consecuentemente, existe menos posibilidad de que se produzca una explosión o se dé intoxicaciones.

Costa Rica frente a GLP y GNC

En primer lugar, tanto la explotación como el uso o consumo de Gas Natural Comprimido (GNC) está prohibido en Costa Rica; mientras que el Gas Licuado de Petróleo (GLP), no solo es permitido desde hace muchísimos años, sino que su consumo aumenta dramáticamente en nuestro país, sobre todo en los últimos años.

La transformación de grandes sectores de la industria nacional, sustituyendo la electricidad que producimos mediante fuentes renovables por GLP que como se dijo antes, es un derivado del petróleo y, además, es importado; es una constante en nuestro país.

Por otro lado, el uso residencial de GLP en sustitución de la electricidad en la cocina y para la calefacción de agua en los hogares costarricenses aumenta casi exponencialmente. O sea, el sector residencial de nuestro país viene migrando fuertemente de cocinas eléctricas a cocinas de Gas Licuado de Petróleo.

Señalo y subrayo para destacar y recalcar que, más de 2.500 calderas industriales en Costa Rica, utilizan derivados del petróleo como búnker, diésel o gas para su operación; y que, en nuestro país, más de 1.500 panaderías usan gas u otros derivados del petróleo para sus labores de horneo.

Asimismo, hace alrededor de un año, la CCSS adquirió 20 calderas para el Hospital México, las cuales consumen derivados del petróleo. Nuestro compromiso de disminuir la huella de carbono del país debería constituirse en un freno a esos descuidos, para decir lo mínimo.

O sea, los anteriores ejemplos son sólo la punta del iceberg de la creciente petrolización del país; dada nuestra fuerte adicción al petróleo. Adicción que aumenta día con día; y, por lo tanto, en vez de disminuir nuestra huella de carbono, desafortunadamente, esta sigue aumentando.

Algunas políticas que Costa Rica debería implementar

Si de verdad pretendemos disminuir nuestra huella de carbono, existe una serie de políticas que deberíamos promover e implementar de las cuales permítanme señalar solo dos:

  1. Invitar a las principales empresas de construcción de autos eléctricos para que establezcan tanto sus centros de investigación y desarrollo como, sus fábricas de autos eléctricos en nuestro país; ofreciéndoles una serie de facilidades para que su producción tenga como mercado fundamental, la América Latina. Esto nos daría la oportunidad de ir sustituyendo nuestra propia flota vehicular actual que es 100% dependiente de los derivados del petróleo.
  2. Establecer un robusto programa de transformación de las operaciones industriales, comerciales y residenciales que actualmente consumen productos derivados del petróleo para que estas pasen a utilizar electricidad. Para eso se va a necesitar un trabajo muy especial con el ICE y con las diversas empresas eléctricas del país. Lo anterior a fin de forjar y garantizar el éxito del programa y la sostenibilidad de las operaciones de dichas empresas.

Esos son sólo un par de ejemplos en la dirección que debemos tomar, si en verdad, queremos ser responsables y cumplir con nuestros compromisos ambientales.

Concluyo, señalando que, para salir de nuestra adicción al petróleo; al igual que un alcohólico o drogadicto, el primer paso es reconocer el problema. Es preciso que dejemos de engañarnos y de engañar a la comunidad internacional, y, que reconozcamos el problema que tenemos. Porque en vez de disminuir el nivel de consumo de derivados del petróleo en el país; año con año, este aumenta y se dispara más y más. Porque sólo reconociendo esta verdad, podremos recurrir a nuestro excepcionalismo y fortaleza histórica para salir adelante una vez más, ante este que es otro gran retos y desafío fundamental que enfrentamos.

Aún estamos a tiempo para avanzar y cumplir nuestros compromisos ambientales; primero con nosotros mismos, y luego con la comunidad internacional, dando nuestro aporte y sumando nuestro esfuerzo para eliminar la peligrosa Espada de Damocles que pende sobre nuestro hogar común: el Planeta Tierra.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box