Clinton Cruickshank: El futuro del Partido Liberación Nacional está en su pasado

El PLN cuenta con el Instituto de Capacitación Rodrigo Facio [ICARF], un poderoso instrumento, una excelente plataforma para que dicho partido recupere su memoria histórica, volviendo a estudiar, a formar y a capacitar a sus miembros y cuadros dirigentes. Asimismo, existen los recursos para cubrir la inversión que requiere la implementación de un robusto programa de formación y capacitación política.

0

Clinton Cruickshank Smith, Ingeniero, M.B.A.

Ante la tercera derrota consecutiva del Partido Liberación Nacional en las últimas elecciones generales, la cual constituye un hecho inédito en los casi 71 años de su existencia; como era de esperar, produjo una gran conmoción, tanto dentro como fuera de dicha agrupación; y, a consecuencia de lo anterior, en estos días se lee y se escucha en los distintos medios de comunicación, especialmente en las redes sociales, una serie de tesis, razones y diagnósticos tratando de explicar dicho fenómeno. En mi caso particular, habiendo observado un cambio dramático y fundamental del comportamiento de los ciudadanos costarricenses con respecto al PLN en los últimos años; permítanme aportar a dicha discusión, comenzando por describir dicho cambio de la siguiente manera:

Liberación Nacional pasó de ser el partido a favor del cual votaban los ciudadanos costarricenses durante muchos años; a ser el partido en contra del cual estos votan en los últimos años.

Lo anterior por cuanto en el pasado, el Partido Liberación Nacional gozaba del apoyo y favor casi irrestricto del pueblo costarricense, lo que lo convirtió en el partido político democráticamente más exitoso de la América Latina; mientras que hoy, es claro el desaliento, rechazo y hasta repudio que un gran sector de nuestros conciudadanos sienten por dicho partido; rechazo que estos vienen expresando en las urnas electorales de las elecciones generales de los últimos años.

Ahora bien, ante esta situación, las preguntas que se imponen son las siguientes: ¿por qué el PLN perdió el apoyo de los costarricenses?, ¿qué fue lo que le pasó?, ¿qué es lo que el pueblo costarricense le cobra al PLN?, ¿qué puede hacer ese partido para volver a tener el favor popular del que otrora gozó?, ¿cuál es el futuro del PLN, si dichas circunstancias no cambian?

Personalmente creo que la solución de los problemas actuales del Partido Liberación Nacional, y consecuentemente, su futuro, curiosamente se encuentra en su mismísimo origen; es decir, en su pasado. Lo anterior, por cuanto he venido observando y señalando que los problemas del PLN son principalmente a causa de lo que este dejó de hacer. ¿Y qué es lo que el Partido Liberación Nacional dejó de hacer?, este dejó de estudiar, y de formar y capacitar a sus miembros y cuadros dirigentes para la gobernanza. La respuesta es así de sencilla. De tal manera que la solución de sus problemas, está justamente en el génesis u origen de dicho partido; porque el germen del Partido Liberación Nacional fue en esencia un centro de estudios: El Centro de Estudios de los Problemas Nacionales; o sea, técnicamente, el PLN fue primero un centro de estudios antes de convertirse en un partido político. Partido político que se fundó luego, como respuesta a la necesidad de implementar las ideas que surgieron de dicho centro de estudios.

La paradoja es que hoy, el PLN se ha convertido en un partido político sin vocación para el estudio, ni para la formación y ni capacitación política. Ahora bien, la gravedad de esa falta de vocación o falencia se da justamente en esta época cuya principal característica es la enorme complejidad del mundo y consecuentemente, de nuestro país. Complejidad que en estos tiempos más que nunca antes, exige líderes políticos preparados para enfrentar grandes dificultades, complicaciones y que tengan la capacidad de conducir sus pueblos a través de dichos laberintos. Sí, tremenda paradoja, pero que es en el fondo, lo que explica en mucho, los fracasos electorales que ha sufrido el Partido Liberación Nacional en los últimos años.

La entronización de la corrupción en los partidos políticos

Por otro lado, por años vengo sosteniendo y señalando que la corrupción en la política; es decir, ese terrible mal que carcome las entrañas mismas del Estado costarricense, tiene sus orígenes en la falta estudio, y de formación y capacitación política a lo interno de los partidos políticos. Porque dicha carencia es la que suele abrir las puertas de par en par para que los aparecidos, arribistas y, sobre todo, para que los que no tienen vocación de servicio público; aprovechen esas puertas abiertas para tomar el poder político y servirse de él; es decir, para servir sus más perversos intereses. Porque esos aparecidos y arribistas no tendrían acceso al poder si los partidos políticos, como es de esperar, pusieran al estudio, y a la formación y capacitación política en el lugar preponderante que estos están llamados a ocupar en todo partido político serio y responsable.

Los mejores y los peores días del PLN

No me cabe la menor duda de que los mejores días del Partido Liberación Nacional fueron aquellos en que sus miembros y cuadros de dirigentes se nutrían, primero de las ideas del Centro de Estudios de los Problemas Nacionales, generadas a partir de los años 40; y luego, de las del Centro de Estudios Democráticos de América Latina [CEDAL], ubicado en la Catalina de Heredia; centro que por años fue su mejor aliado para estudiar, generar y plantear las principales soluciones a los problemas del país; y, para ganarse el cariño, la confianza y el favor del pueblo costarricense.

Ahora, por otro lado, tampoco tengo dudas en cuanto a que, el PLN empezó a vivir sus peores días a partir de estos últimos años en que no sólo dejó de estudiar, formar y capacitar a sus miembros y cuadros dirigentes; sino por desgracia, cuando también perdió  su memoria histórica, pérdida que en estos años; incluso, ha llevado al Partido Liberación Nacional a arriar sus propias banderas; es decir, a enfrentar, derribar, destruir; y, hasta legislar en contra de las grandes causas que otrora defendió; y que, constituyeron su principal razón de ser, y para emprender sus luchas más heroicas.

El PLN dejó de ser un partido confiable y predecible

Por todas las razones señaladas arriba, Liberación Nacional dejó de ser un partido confiable y predecible; y hoy, al igual que ayer, los ciudadanos desean gobernantes que sean confiables y predecibles. Confiables para que estos puedan creer en ellos, a fin de abrigar la esperanza de que juntos podrán construir una Costa Rica de más y mejores oportunidades para sí y para sus hijos. Y, por otro lado, que sean predecibles para que estos tengan la tranquilidad de saber que sus gobernantes siempre van a actuar de buena fe y a hacer lo correcto.

De nuevo, por haber abandonado el estudio y la formación y capacitación política; el Partido Liberación Nacional dejó de ser un partido socialdemócrata en su acción; aunque lo sigue siendo en el papel. Porque, por ejemplo, las actuaciones de su fracción legislativa durante el recién pasado cuatrienio, han dado verdadera pena; sus posiciones prácticamente terminaron de arriar las últimas banderas que le quedaba al PLN; actuaron con un temerario desprecio por los pobres, los vulnerables y por los más necesitados. Todo lo cual, obviamente, se aparta totalmente de la doctrina socialdemócrata y de las causas que constituyen su fundamento.

Concluyo, señalando la urgente necesidad de que el Partido Liberación Nacional retome sus raíces; creo firmemente que durante estos dos años en que el PLN no estará inmerso en la vorágine electoral, este debería aprovecharlos para hacer un alto en el camino; y que, sin ambages ni fanatismos, realizar una profundo revisión y autocrítica que permita a sus autoridades observar cuán lejos está; es decir, cuánto el PLN se ha apartado de las posiciones que se supone, constituyen su razón de ser como organización política. Ahora bien, puede ser que existe la voluntad de una nueva mayoría que desea que el PLN deje de ser un partido socialdemócrata; y que, se transforme en un partido neoliberal o de cualquier otra orientación similar. Pues si ese es el caso, conviene que se aclare, para lo cual debería convocar a un Congreso Ideológico para realizar los cambios correspondientes en sus estatutos, proclamas y declaraciones afines. Porque lo que no se vale es que el PLN siga haciendo ese papelón, engañándose a sí mismo, a muchos miembros que somos socialdemócratas y que deseamos seguirlo siendo; pero no sobre el papel, sino en la acción; y, lo que es peor, que el Partido Liberación Nacional siga engañando, consciente o inconscientemente al pueblo de Costa Rica.

El PLN cuenta con el Instituto de Capacitación Rodrigo Facio [ICARF], un poderoso instrumento, una excelente plataforma para que dicho partido recupere su memoria histórica, volviendo a estudiar, a formar y a capacitar a sus miembros y cuadros dirigentes. Asimismo, existen los recursos para cubrir la inversión que requiere la implementación de un robusto programa de formación y capacitación política. Porque el modo de rescatar al Partido Liberación Nacional, que este vuelva a tener relevancia, y que recupere el favor de los costarricenses; es que el PLN vuelva a sus raíces: estudio, formación y capacitación política.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box