Clinton Cruickshank: ¿Perversidad y vulgaridad en el MEP?

Un hecho sobresaliente que merece ser destacado es que, salvo los Estados Unidos, Cuba es el país del continente americano que ha ganado más medallas de oro en los juegos olímpicos. Todo a pesar de ser un país demográfica y territorialmente muy pequeño.

0

Clinton Cruickshank Smith, Ingeniero, M.B.A.

En mi artículo publicado la semana pasada: COSTA RICA LA EDUCACIÓN Y LA EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO; sin saber del escándalo en que, uno o dos días después, se encontraría el Ministerio de Educación Pública (MEP), decía textualmente lo siguientes:

… la educación es demasiado importante como para dejarla exclusivamente en manos de los educadores.

Lo anterior convierte a la educación en lo más importante de cualquier sociedad, y, consecuentemente, debería ser uno de los aspectos estratégicos más celosamente custodiados y cuidados por la sociedad.

Por otro lado, más abajo en el mismo artículo señalé, asimismo, lo siguiente:

En medio de todo este proceso transformador, será indispensable, mantener y estimular algunos valores humanos sin los cuales, todo lo anterior prácticamente pierde sentido; y, por lo tanto, el educador deberá ser como un escultor que toma en sus manos a los pequeñitos para esculpir en su alma y transformarlos en potenciales hombres y mujeres con la sensibilidad necesaria para comprometerlos con la solidaridad, la justicia y el bien común.

Por eso me ha causado una mezcla de espanto y terror; decepción y frustración; la noticia sobre los términos perversos y vulgares en que aparentemente se está tratando el tema fundamental de la sexualidad en el Ministerio de Educación Pública (MEP). Confieso que dada la ofensa que los mismos representan para la dignidad humana, me es difícil señalar y definir el ámbito o la actividad humana en la cual calza el uso de dichos términos propuestos por el MEP para su uso diario entre nuestra niñez y adolescencia, los educadores y los padres de familia costarricenses. ¿Cómo no se dan cuenta de que esa vulgaridad y ordinariez, al igual que la pornografía, envenena el alma de las personas, y más aún, si se trata de nuestra niñez y adolescencia?, ¿cómo no se dan cuenta de que el uso de dichos términos en mentes inocentes puede atraer y desatar uno de los crímenes más odiosos de la humanidad?: la pedofilia y otras prácticas perversas afines.

Por todo lo anterior, no puedo más que concluir que todo ha sido deliberadamente planeado por mentes enfermas y torcidas que se han infiltrado, y tomado preso a ese sector estratégico del MEP; porque no encuentro otra explicación a tanta vulgaridad y perversidad.

URGE UNA LIMPIEZA PROFUNDA EN EL MEP

La gravedad de los hechos antes señalados no puede ni debe entrar a formar parte del conjunto de escándalos en nuestro país cuyo efecto es de tan poca duración que se les suele tipificar con la tan conocida expresión: en Costa Rica no hay escándalo que dure tres días. Esta vez no, compatriotas, porque estos hechos sí son graves, y, por lo tanto, nuestro cabreo, rabia o furia debe durar el tiempo necesario hasta que nos aseguremos los costarricenses de que esos perversos nunca más tengan la oportunidad de atentar en contra de nuestra niñez y adolescencia.

LA FIRMA SECRETA DEL CONVENIO EDUCATIVO CON CUBA

La firma de un convenio sobre educación con Cuba, a escondidas y a espaldas del pueblo de Costa Rica, sin duda, da algunos indicios que nos permite entender en parte, el horror que hoy sentimos la gran mayoría de los costarricenses.

Existen una serie de señales que vienen dándose en los últimos años que nos han puesto a sospechar que nuestro país constituye la tan preciada y deseada Joya de la Corona en la América Latina; y, por lo tanto, hay quienes desde afuera quieren atraparla, y traidores internos que están en colusión con ellos para entregársela a como dé lugar para que caiga en las redes en que han caído países hermanos como Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros.

Por eso, señalo para subrayar y advertir que no hay duda de que es en el sistema educativo en donde reside y se transmite la fortalece y los valores de toda nación; y, por lo tanto, si se pretende destruir esos valores para sustituirlos por otros, y consecuentemente, destruir cualquier nación; entonces, el mejor lugar para empezar es precisamente en su sistema educativo.

Sin entrar en teorías conspirativas, todo parece indicar que los desmanes y perversidades que se están dando en nuestro sistema educativo, y que hace algunos días se hicieron públicos; obedecen justamente a esa consigna, la de acabar con nuestra Costa Rica a partir de la próxima generación. Porque no encuentro ninguna otra explicación; y, por lo tanto, si alguna persona la tiene, no sólo estoy dispuesto a escucharla sino retractarme y disculparme, especialmente con mis amables y muy generosos lectores a quienes debo un respeto sacrosanto.

¿ES LA EDUCACIÓN CUBANA UN MODELO A SEGUIR PARA EL PUEBLO COSTARRICENSE?

Como dijimos antes, las condiciones de un país en mucho es el reflejo de su sistema educativo; y en ese sentido, la Cuba actual es una Cuba llevada a la destrucción y bancarrota en casi todos los aspectos del quehacer humano. Por lo tanto, su sistema de educativo no constituye ninguna fuente digna de la cual deba alimentarse un país como el nuestro. Lo anterior a no ser que queramos caer en los errores que por alrededor de seis décadas han empobrecido a este pueblo otrora ejemplo de esfuerzo, trabajo, ingenio, deportes, arte y tantos otros campos en que sobresalieron en el mundo.

Desde niño fui un gran admirador del pueblo cubano, el cual, a pesar de su tamaño, ha hecho emerger de su seno, hombres y mujeres extraordinarios y excepcionales que han iluminado e inspirado el mundo. Incluso, en medio de la opresión, la escasez y la desgracia; el valiente pueblo cubano posee una soberbia resiliencia. Sin embargo, nuestro país no ha firmado convenio con ese admirado pueblo, sino justamente con el régimen que criminalmente lo ha sometido, flagelado, empobrecido y llevado a la desesperanza.

UN HOMENAJE AL NOBLE PUEBLO CUBANO

Habiendo hecho la clara distinción entre el gobierno dictatorial que se ha adueñado del país y el noble pueblo cubano; permítanme rendirle un homenaje por medio de los innumerables hijos e hijas de esa patria que han iluminado el firmamento planetario desde siempre: a aquellos gigantes patriotas cubanos como José Martí y Antonio Maceo, que inspiraron y marcaron rumbo hacia la libertad a todos nuestros países latinoamericanos; a los grandes escritores cubanos como Alejo Carpantier, Dulce María Loynaz y Nicolás Guillén constituyeron autores de obras universales de las cuales seguimos nutriéndonos todos. Permítanme evocar a algunos de sus grandes pintores como Amelia Peláez, Cundo Bermúdez y Wilfredo Lam. A una lista interminable de grandes músicos como: Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo; Dámaso Pérez Prado, el Rey del Mambo; Celia Cruz, la Reina de la Salsa; Pablo Milanés, El Romántico de la Nueva Trova; Bienvenido Granda, el Bigote que Canta, y más. Ni hablar de su interminable lista de deportistas planetarios tales como: Javier Sotomayor, Teófilo Stevenson; Regla Torres; Iván Pedroso; Mijaín López; Idalys Ortiz; Alberto Juantorena; Orlando (El Duque) Hernández; se trata de una lista sin fin.

Un hecho sobresaliente que merece ser destacado es que, salvo los Estados Unidos, Cuba es el país del continente americano que ha ganado más medallas de oro en los juegos olímpicos. Todo a pesar de ser un país demográfica y territorialmente muy pequeño.

Concluyo, señalando que nuestra patria está siendo ultrajada, porque ha sido infiltrada y tomada por quienes juraron defenderla, sin embargo, su verdadero propósito es destruirla. No sé cuántas más evidencias necesitamos como hijos para salir en defensa de nuestra madre, Costa Rica. Por eso exhorto a todos mis compatriotas de buena voluntad, con quienes formamos una abrumadora mayoría, y que, compartimos como denominador común, el amor por nuestra patria, que salgamos en su defensa. Ella nos ha dado mucho, y hoy es ella la que necesita de nosotros.

Estamos en una muy peligrosa encrucijada, no permitamos que una minoría nos acerque más al precipicio. Ha llegado la hora, y ahora es, en que es preciso volver a echar a los mercaderes del templo; porque si no lo hacemos, ya no tendremos patria; y por cobardes, pusilánimes y malagradecidos, no tendremos ni el derecho al berreo.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box