Clinton Cruickshank: El vallecentrismo y la pobreza de Costa Rica

Sí, claro que se vale soñar; hace rato no soñamos juntos. Los invito a que soñemos con una nueva Costa Rica que funcione para todos.         

0

Clinton Cruickshank Smith, Ingeniero, M.B.A.

Por años he venido prácticamente clamando en el desierto y dando voces a la soledad sobre la imperiosa necesidad de que nuestro país cambie la dirección de su modelo de desarrollo histórico que es de adentro hacia afuera, y adopte un modelo de dirección opuesta, o sea, de afuera hacia adentro, de la periferia hacia el centro.  Porque solo así, Costa Rica podrá desarrollarse integralmente como lo han hecho países de tamaño similar al nuestro como Suiza, Bélgica, Dinamarca, Holanda, entre otros. Lo anterior para que no sigamos confinando el desarrollo del país en la porción central ínfima de nuestro territorio.

No obstante, lo anterior, señalo para recordar que, la centralización de nuestro país obedece a un modelo o concepto incrustado en la psique colectiva de la mayoría de los costarricenses, y muy especialmente en los del Valle Central.

Esa nefasta concepción valle-centralista es tan fuerte que, se suele bloquear, entorpecer, y hasta defenestrar muchos de los proyectos cuya realización debe darse fuera del Valle Central. Lo anterior también explica, ¿por qué?, proyectos como la nacionalización de las mercaderías en los sitios de entrada, típicamente en los puertos, como por lógica y sentido común corresponde; y como lo hacen todos los países relevantes del mundo; ha tenido una enorme oposición de mucha gente del Valle Central; y, sorpréndanse; incluso, del Ministro de Hacienda a cuyo ministerio el proyecto favorece para evitar las inmensas evasiones de impuestos y burlas al fisco que se dan a diario con la práctica de trasladar las mercaderías importadas a alrededor de 200 km de distancia entre por ejemplo, nuestro principal puerto y el valle central; sitio en donde finalmente son nacionalizadas. Claro está, asumiendo que no son desviadas y hasta desaparecidas de camino.

El caso de las Zonas Francas

Por otro lado, llama poderosamente la atención que el gobierno nuevamente por medio de su Ministro de Hacienda, se opone al establecimiento de zonas francas en las zonas periféricas del país, o sea, fuera de la GAM. Lo más curioso y patético para decir lo menos, es que su principal alegato para oponerse, es que las zonas francas fuera de la GAM, representarían privilegios para las empresas que se establezcan ahí. Privilegios que no son aceptables según señala.

Repasemos un poco de la historia de las Zonas Francas en Costa Rica

¡Qué corta memoria tenemos! Porque es sorprendente que el gobierno esté opuesto a establecer zonas francas fuera de la GAM, cuando la primera Ley de Zonas Francas fue dictada justamente para establecerlas exclusivamente en las zonas portuarias del país. Lo anterior, con el propósito de estimular, promover e impulsar el desarrollo de esas zonas que acusaban entonces, y hoy más aún; un enorme rezago en su desarrollo con respecto al Valle Central. Sin embargo, como el propósito de esa primera Ley de Zonas Francas se hizo para promover el desarrollo de la Costa Rica de afuera, los gobiernos de turno, nunca le dieron importancia ni las promovieron; es así como rápidamente, una vez más, sumidos y dominados por el valle-centralismo,  terminaron modificando dicha ley a fin de establecer las zonas francas en la GAM en donde el gobierno sí se puso en acción, las  promovieron resuelta y decididamente, y hoy están establecidas justamente en las cuatro provincias del Valle Central: San José, Alajuela, Heredia y Cartago.

Por todo lo anterior, es una gran paradoja que el país hoy se oponga al establecimiento de zonas francas en la periferia del país, cuando estas fueron concebidas originalmente para funcionar única y exclusivamente en la periferia de nuestro país. ¡SORPRENDENTE!

Los beneficios fiscales adicionales para las Zonas Francas Periféricas

Quienes se oponen al establecimiento de zonas francas en la periferia del país, inventaron la excusa de que, el proyecto otorga beneficios fiscales adicionales a los que se establecen en la periferia del país. Pero es que no puede ser de otra manera, porque de lo contrario, se ha probado una y otra vez, que los inversionistas siempre prefieren la calidad de los servicios, la facilidad para realizar trámites, las comodidades y otras condiciones que ofrece la GAM; en contraste con el faltante de casi todas esas facilidades en las zonas periféricas; lo anterior, exceptuando si se les otorga un incentivo adicional que les vuelque la tortilla, o por lo menos, les equipare la cancha, para que la periferia sea suficientemente atractiva para atraer a algunos inversionistas para que inviertan y se instalen en dichas zonas francas de nuestra Costa Rica olvidada.   

Costa Rica la Suiza de ¿dónde?

Después de vivir un tiempo en Suiza hace unos años, me suelo preguntar: ¿cuándo vamos a entender que, para empezar a parecernos, aunque sea un poquito a Suiza, es preciso que como mínimo desarrollemos integralmente a nuestro país. Porque resulta que Suiza tiene 26 cantones y todas están igualmente desarrollados; tanto así que, de sus casi 9 millones de habitantes, sólo 128.000 vive en Berna, su capital; o sea, alrededor del 1,5% de su población. Por cierto, su ciudad más relevante y más populosa no es su ciudad capital, Berna; sino, tanto Zúrich como Ginebra son ciudades no sólo de igual o mayor protagonismo que Berna, sino que, son más populosas, tienen 403.000 y 199.000 habitantes respectivamente.

El valle-centralismo y la pobreza de Costa Rica

He dicho y escrito, una y otra vez, que el desarrollo de Costa Rica no será posible mientras mantenga su actual modelo de desarrollo en que concentra un gran porcentaje de su TODO en el Valle Central. Porque he podido probar y comprobar, una y otra vez que, no existe ningún país del mundo que se ha desarrollado, potenciando y promoviendo sólo un porcentaje mínimo de su territorio. ¡Ni siquiera uno! El excesivo centralismo no solo es un gran impedimento para el desarrollo de una nación, sino que es una de sus principales fuentes de desigualdad y, consecuentemente, de pobreza. Es así como muchos países, siendo ricos en recursos como es el caso de Costa Rica, son naciones que se mantienen pobres por la enorme desigualdad o brecha geográfica, demográfica, económica, fiscal y social que suelen incubar o generar en sus propias entrañas, o sea, en su interior.

En el caso particular de Costa Rica, en los últimos años, dichas desigualdades se han vuelto cada vez más profundas, y todo parece indicar que, si no hacemos nada, las mismas sólo irán in crescendo. Por eso, urge que realicemos una profunda transformación que nos permita, no solo parar esa tendencia, sino, reversarla, si pretendemos recuperar la Costa Rica que tanto amamos, que tanto nos enorgullece y que tanto ha sido admirada y hasta envidiada por otras naciones.

Concluyo haciendo un vehemente llamado a todos los costarricenses, y en especial a los futuros gobernantes para que abramos los ojos, aquilatemos y verifiquemos la conveniencia del actual estatus quo costarricense que está determinado por un exceso de centralismo que viene lesionando crecientemente el tejido social de nuestro país.

Advierto que el cambio no será fácil, va a requerir de una especie de operación quirúrgica en el corazón de todos los costarricense; una operación quirúrgica con Dios con el bisturí en la mano; la Constitución Política como la anestesia; y justicia y la solidaridad como nuestra cama de recuperación desde donde nos levantaremos para construir juntos la nueva Costa Rica. Una Costa Rica integral, más disciplinada y consecuentemente, más productiva.

Sí, claro que se vale soñar; hace rato no soñamos juntos. Los invito a que soñemos con una nueva Costa Rica que funcione para todos.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box