Clinton Cruickshank: La guerra ruso-ucraniana y los grandes retos y desafíos de Costa Rica

Por eso, es urgente establecer un plan de incentivos a fin de des-carbonizar nuestro país, especialmente nuestra industria a fin de destetarla de su creciente dependencia de energías fósiles; y simultáneamente, promover un robusto programa de electrificación de nuestra industria y otras actividades productivas.  

0

Clinton Cruickshank Smith, Ingeniero, M.B.A.

En estos días y a propósito de la invasión de Vladimir Putin a Ucrania y la terrible consecuencia del alza de los precios del petróleo que afecta prácticamente al mundo entero; inevitablemente tuve que volver a pensar en nuestro país, su afectación y sus posibilidades frente a este muy sensible factor externo.

Para nadie es un secreto que todo país, y en especial los más débiles y vulnerables; deben abocarse a desarrollar y afianzar políticas inteligentes que les permita protegerse e inmunizarse al máximo de factores exógenos como son las guerras que están entre los más significativos en el mundo de hoy.

LA SENSIBILIDAD ENERGÉTICA DE COSTA RICA Y SUS POSIBILIDADES

A pesar de que nuestro país se ha propuesto llegar a ser carbono neutral para el año 2050; y venimos celebrando y “rajando” por el solo establecimiento de dicha meta; lo cierto del caso es que cada día nos alejamos más de la misma porque nuestra dependencia de los hidrocarburos en vez de disminuir, aumenta año con año. Lo anterior por cuanto aparte de fijar dicha meta, hemos hecho todo lo contrario que en vez de acercarnos a ella, nos viene alejando de esa meta.

Es importante subrayar que mientras nuestro país no dispone de hidrocarburo, sí dispone de mucho sol que es la fuente energética más barata y, consecuentemente, es la de mayor crecimiento en la actualidad en todo el mundo. Sin embargo, cuando revisamos los planes energéticos de nuestro país, la energía solar ha sido totalmente ignorada.

Por otro lado, por años existe un clamor generalizado en contra de los altos precios de la electricidad, especialmente para mantener y garantizar la competitividad de nuestro país.

Por eso, es urgente establecer un plan de incentivos a fin de des-carbonizar nuestro país, especialmente nuestra industria a fin de destetarla de su creciente dependencia de energías fósiles; y simultáneamente, promover un robusto programa de electrificación de nuestra industria y otras actividades productivas.

Con el explosivo abaratamiento de la energía solar, y contando con tanta luminosidad solar en nuestro país, nuestra prioridad energética deberá ser impulsar un fuerte programa de transición energética para convertir a Costa Rica en un país energéticamente independiente en los próximos años. Esto ya no es un sueño, ni solo una meta deseable; sino, que es un paso indispensable para construir el blindaje necesario para evitar que seamos impactados por los factores externos que suelen afectar periódicamente los precios de los hidrocarburos.

Permítanme llamar la atención sobre el hecho internacional más reciente y relevante como es la invasión de Rusia a Ucrania, hecho que, si se prolonga, nos podría prácticamente poner de rodillas ante nuestra creciente dependencia del petróleo y sus derivados.

Por eso, con el avance explosivo de la tecnología energética solar, no puede ser que siendo uno de los países más luminosos del mundo, sigamos ciegos viviendo a espaldas de la energía más renovable y verde de todas: la energía solar.

UNA GRAN VENTAJA DE COSTA RICA

Otra de las grandes ventajas que tenemos como país es que nuestra ubicación geográfica nos exime de las condiciones climáticas extremas que suelen exigir, por un lado, calefacción y por otro, aire acondicionado dependiendo del período estacional en que se esté. Lo anterior, dado que ambos casos obligan a incurrir en costos muy elevados de consumo de energía.

UN LLAMADO AL INSTITUTO COSTARRICENSE DE ELECTRICIDAD (ICE)

Es inexplicable que la otrora extraordinaria institución, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) que ha sido quizás el principal órgano promotor del desarrollo nacional a partir de la fundación de la Segunda República, porque siempre había sido capaz, no sólo de responder a las necesidades de electricidad y de info-comunicación de cara a los avances tecnológicos; sino de anticiparse a las mismas para que Costa Rica fuera por mucho tiempo, el país de mayor nivel de electrificación de todo el mundo hispano. Sin embargo, hoy, no solo ha perdido su memoria histórica, sino que, por falta de visión, se encuentra totalmente extraviado, y consecuentemente, ya no responde ni a las necesidades del país, ni a los tiempos actuales. Por lo tanto, urge reencausar al ICE y darle nuevas directrices, para que deje de “vivir” a espaldas a los explosivos cambios tecnológicos y a los verdaderos intereses del pueblo costarricense; y vuelva a ser el factor fundamental del desarrollo de nuestro país.

EL ICE Y LA ENERGÍA SOLAR

Por temores inexplicables, el ICE se ha negado a abrazar la maravillosa fuente de energía solar que está llamada a ser la base fundamental de la independencia energética de nuestro país. Esto se evidencia porque cuando países de nivel de luminosidad relativamente baja como Alemania, incorpora masivamente esta fuente de energía a su matriz energética; Costa Rica con una de los niveles de luminosidad más altos del mundo, no sólo no le interesa esta fuente de energía, sino que sus proyecciones de uso de esta fuente no llega ni al 1% para el año 2040. ¡Increíble!

Hemos señalado que la energía solar es hoy por hoy la más barata de todas, y con sus continuos y acelerados avances tecnológicos, el nivel de su costo seguirá bajando significativamente. Además, su uso irá avanzando y abarcando más y más campos hasta alcanzar un uso universal para todas las actividades humanas. Lo anterior con la ventaja de ser una fuente de energía imposible de ser acaparada por ningún país, ni por ninguna empresa transnacional ni local. O sea, es y será siempre de acceso universal como ninguna otra fuente de energía existente en nuestro planeta. En otras palabras, la energía solar es la energía más democrática de todas por lo que, no aprovecharla, es una gran insensatez.

ALGUNOS PROYECTOS QUE EL ICE DEBE DESARROLLAR

Hace unos días se reportó la entrada en servicio de varias plantas eléctricas a base de hidrocarburos que el ICE tiene de respaldo para el verano, tanto en Moín como en Garabito y en otras localidades del país. Asimismo, se reportó un consumo enorme de combustibles fósiles: Diésel y bunker por varios millones de dólares.

Con el cambio climático y el descenso de los niveles de agua de los embalses de nuestras principales plantas hidroeléctricas como el Arenal; en vez de seguir operando plantas que consumen combustibles fósiles cuyo costo de operación es sumamente oneroso, sin mencionar el problema ambiental; se impone la construcción de una o dos plantas solares de unos 600 MW cada una, cuyos costos de operación serían significativamente más baratos, y que, por cierto, se alinean con nuestra meta de carbono neutral para los próximos años. Incluso, la energía sobrante puede ser vendida a Centro América a excelentes precios tanto para nosotros como para los países centroamericanos.

EL DESARROLLO DE TECNOLOGÍA Y FABRICACIÓN DE AUTOS ELÉCTRICOS

He venido proponiendo que invitemos a la empresa Tesla de Elon Musk y a otros fabricantes de autos eléctricos en el mundo para que instalen un centro de investigación y desarrollo, y una fábrica de autos eléctricos en nuestro país. Lo anterior a fin de cubrir el mercado hemisférico y por supuesto el nacional.

Lo anterior nos permitiría ir cambiando nuestra flota actual e ir migrando hacia la consolidación de una flota vehicular totalmente eléctrica; lo cual, ciertamente nos acercaría y hasta adelantaría en nuestra meta de ser carbono neutral para el año 2050.

Concluyo señalando que estos días de reflexión ante la insensata guerra rusa-ucraniana y la inestabilidad de los precios de los hidrocarburos, me llevaron a colocar el caso de Costa Rica en la perspectiva de los cambios que dicha guerra está generando; y la conclusión es que nuestro país debe avanzar aceleradamente hasta convertirse en un país energéticamente independiente o soberano.

Para lograr lo anterior, subrayo el papel fundamental que está llamado a jugar el ICE nuevamente como un factor fundamental para el desarrollo nacional. Así, y con la visión correcta y los hombres y mujeres adecuados al frente de esa institución, el futuro energético del país estará garantizado.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box