Colección de ocurrencias

Así las cosas, no resulta difícil comprender por qué hay tanta efervescencia en las calles. Que un poco de cabezas calientes reviente los portones de Casa Presidencial y lance un cabo de dinamita a su interior, no puede ser visto como un evento aislado promovido por algunos actores oscuros que se benefician del caos, aunque estoy seguro que los hay.

0

Eli FeinzaigEconomista.

Como comentábamos la semana pasada, la economía costarricense está en franca desaceleración desde julio o agosto del 2015, hace ya prácticamente cuatro años, con niveles de desempleo rondando -y últimamente superando- el 10% y la informalidad afectando al 45% de los que milagrosamente tienen trabajo. Dos gobiernos seguidos han ignorado en gran medida el problema, hasta que el presidente Carlos Alvarado anunció que junio sería el mes de la reactivación.

Pero más allá del rebautizo del Sistema Nacional de Empleo -existente desde el 2008 sin resultados palpables-, la creación de una Agencia Nacional de Empleo -más burocracia para resolver un problema agravado por el exceso de burocracia- y el anuncio de una moratoria regulatoria con más excepciones que los huecos de un colador, poco ha sucedido digno de mención.

La desidia gubernamental en materia de reactivación económica viene acompañada de la más absoluta incomprensión del problema por parte de los diputados, que están sentados esperando a que el poder ejecutivo tome la iniciativa, como si legislar no fuera su potestad y obligación primera.

En vez de proponer proyectos para la reactivación de la economía, recortar el gasto público, simplificar el esquema tributario, cerrar instituciones obsoletas y fusionar las duplicadas, diputados, gobierno e instituciones se han dedicado a proponer toda clase de ocurrencias que tendrían el efecto de profundizar la crisis económica. Las siguientes son algunas de las más atroces.

  1. Cobrar un impuesto de $15 a los turistas extranjeros que ingresen al país por tierra o por mar, encareciendo aún más un destino que ya es de por sí caro.
  2. Exigir a los turistas presentar $500 en efectivo al momento de ingresar al país. Medida que me transporta a los años 80s, época de ridículos controles cambiarios y financieros que ya habíamos superado.
  3. Exigir a los visitantes extranjeros suscribir un seguro médico con la Caja, para ayudar a las finanzas de esa institución recargando el costo de su propia ineficiencia, una vez más, sobre el turista extranjero. Matemos la gallina de los huevos de oro, parece ser el leitmotiv.
  4. Quitar a las escuelas la obligación de comprar sus abarrotes al CNP, dejando al CNP abierto como un cascarón vacío que seguirá pagando salarios a funcionarios sin funciones.
  5. Autorizar el gasto de ₡3.300 millones para la construcción de un nuevo edificio para el CNP, suponemos que para que esos funcionarios sin funciones puedan cobrar sus salarios más cómodamente.
  6. Prohibir el despido de los empleados varones cuya pareja se encuentre encinta. Como si este país necesitara más rigidez en vez de mayor flexibilidad en su regulación laboral.
  7. Otorgar al trabajador un fuero de protección laboral -entiéndase, impedir su despido- cuando sufre una situación de violencia doméstica, trasladando al patrono la responsabilidad y el costo de algo que se sale por completo de su control y ámbito de acción. Nuevamente, como si lo que necesitáramos es imponer mayores costos a la producción y a la contratación, y mayor rigidez en la normativa laboral.
  8. Acelerar el calendario de incrementos de las cuotas de la seguridad social, en particular para apuntalar el IVM, un régimen de pensiones que es insostenible por sus defectos de diseño -tipo piramidal o Ponzi- y no por el nivel de las contribuciones tripartitas. Encareciendo, una vez más, la contratación de personal en épocas de preocupante desempleo e informalidad.
  9. Inyectar varias decenas de miles de millones de colones para sostener a flote a Japdeva, institución insostenible por el peso de sus convenciones colectivas y baja productividad de sus trabajadores, que ahora también recibirán pensiones juveniles con cargo al presupuesto nacional.

Probablemente se me escapan algunas otras genialidades, pero estas bastan para demostrar que casi nadie con poder en este país entiende de qué va la crisis económica. En esta lista hay proyectos propuestos y/o apoyados por diputados del PAC, de Liberación, de la Unidad, de Restauración, de Nueva República y otros minoritarios también, así como por el gobierno central y algunas instituciones autónomas.

Entendamos una cosa: Costa Rica necesita reducir los costos de producción, los de contratación y los de visitarnos. Costa Rica necesita adaptar su vetusta legislación laboral a los tiempos modernos y flexibilizar las modalidades de contratación para facilitar la creación de empleo productivo. Costa Rica necesita reducir el costo de la seguridad social y volver sostenibles las pensiones, para promover el empleo formal.

Todas las iniciativas enumeradas van en la dirección contraria. Y mientras tanto el equipo económico del gobierno solo ha sesionado 3 veces desde mayo del 2018, habiéndose ocupado únicamente de las directrices para promover mayor eficiencia bancaria y el recorte de los márgenes de intermediación, que los bancos estatales han incumplido olímpicamente y con total impunidad.

Así las cosas, no resulta difícil comprender por qué hay tanta efervescencia en las calles. Que un poco de cabezas calientes reviente los portones de Casa Presidencial y lance un cabo de dinamita a su interior, no puede ser visto como un evento aislado promovido por algunos actores oscuros que se benefician del caos, aunque estoy seguro que los hay. Es síntoma de una insatisfacción y enojo mucho mayores que se están acumulando en la calle, que son agravados por las ocurrencias de nuestra clase política y la inacción de nuestros gobernantes ante las justas preocupaciones de la población.

*Este fue mi comentario editorial del día de hoy en A Las Cinco Con Alberto Padilla, que se transmite de lunes a viernes a las 5:00 pm en CRC 89.1 Radio.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...