17 de mayo, 2023, Consejo Asesor de la Facultad de Artes Universidad de Costa Rica

Considerando que:

Primero: En la Declaración de los Derechos Humanos se establece “el derecho a participar y disfrutar de los beneficios de la cultura, las artes y la ciencia, en la búsqueda del conocimiento, la comprensión y la creatividad humana1”, desde esta perspectiva no se puede renunciar a la cultura, es un derecho de todo ser humano.

Segundo: Las artes y las manifestaciones populares en nuestro país son abundantes y se establecen en nuestra cotidianidad, muchas veces sostenidas con el empeño y la vocación artística individual o grupal, otras gracias al aporte del Estado y otras son formas mixtas de gestión y colaboración entre el Estado e iniciativas de las personas gestoras.

Tercero: El ya de por sí crítico presupuesto con que trabaja el Ministerio de Cultura, institución estatal que vela por el derecho a la cultura en Costa Rica, ha servido en parte, para impulsar emprendimientos artísticos que luego se consolidan, se independizan, generan prestigio, dan empleo y riqueza para el país, son también un motor que activa la economía y promueven nuevas formas de
conocimiento e iluminan otras formas de manifestación artística y de emprendedurismo cultural.

Cuarto: Con honda preocupación vemos desde la Facultad de Artes, como se pretende castigar al Ministerio de Cultura y Juventud por la sub-ejecución presupuestaria, en un monto que llega a los 4000 millones de colones, mismo monto que en octubre del 2020 se propuso como recorte presupuestario ante la Asamblea Legislativa.
Quinto: San José es declarada como “Capital Iberoamericana de las Culturas 2023” por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI).

Por Tanto:

Desde la Facultad de Arte de la Universidad de Costa Rica elevamos nuestra más profunda protesta  por esta decisión que pone al arte costarricense en una situación de gravedad absoluta, como sucedió  en octubre del 2020 y en el marco de la enorme paradoja de ser declarada San José como “Capital  Iberoamericana de las Culturas.”

Una iniciativa como ésta le ocasionará serios daños a la promoción y al fortalecimiento del sector artístico –ya de por sí golpeado por la pandemia y sin recuperarse- al recortarle cerca de 4 000  millones de colones. Esto dejará sin acceso al arte y a la cultura a muchas personas y familias, que no podrán disfrutar de los programas culturales, ni del patrimonio artístico resguardado por el Estado.

También, afectará a miles de trabajadores del sector cultura, quienes verán mermados sus ingresos  por la falta de fondos para proyectos de arte.

Lanzamos nuestra más enérgica protesta ante semejante acto de despojo cultural y llamamos a las  autoridades respectivas a reconsiderar esta decisión y proveerle a un sector profundamente afectado  por la pandemia, la posibilidad de salir de la crisis y de proponerle una mejor calidad de vida al artista y a las personas que dependen directamente de sus ingresos.

Avatar

Por UCR

Universidad de Costa Rica.