COVAX: debería mejorar la transparencia y compartir la propiedad intelectual

(Nueva York) – La iniciativa de vacunas COVAX debería publicar sus contratos con los desarrolladores de vacunas y facilitar el intercambio de la propiedad intelectual para que las vacunas estén disponibles rápidamente y sean asequibles para todos, dijeron hoy Human Rights Watch, Amnistía Internacional y Public Citizen. COVAX, una iniciativa que se creó en abril de 2020 para adquirir y distribuir vacunas a países de ingresos bajos y medios, debería incorporar normas de derechos humanos y principios de transparencia y rendición de cuentas.

Las organizaciones enviaron una carta a la dirección de COVAX el 14 de diciembre con preguntas relacionadas con las políticas y prácticas de derechos humanos de COVAX, así como recomendaciones relacionadas con la transparencia y la disponibilidad y asequibilidad de las vacunas, entre otros puntos. COVAX respondió en detalle en una carta fechada el 25 de marzo de 2021, tras una respuesta preliminar el 6 de enero.

“COVAX debería ser más fuerte en materia de derechos humanos y transparencia para poder entregar rápidamente vacunas vitales a las docenas de países que dependen de ellas”, dijo Arvind Ganesan, director del departamento de negocios y derechos humanos de Human Rights Watch. “Publicar los contratos y los precios al tiempo que se comparte la propiedad intelectual es una buena manera de empezar a garantizar que las vacunas sean asequibles y estén disponibles para miles de millones de personas que las necesitan desesperadamente”.

COVAX tiene la responsabilidad de llevar a cabo una sólida diligencia debida en materia de derechos humanos, de acuerdo con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos y las Directrices de Derechos Humanos para las Empresas Farmacéuticas en Relación con el Acceso a los Medicamentos de 2008, publicadas por el relator especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la salud. Como parte de su diligencia debida en materia de derechos humanos, COVAX debe responder a las preocupaciones sobre el suministro, la capacidad de fabricación, el panorama de la propiedad intelectual y la fijación de precios, y publicar periódicamente los resultados e impactos, dijeron los grupos.

¿Qué es COVAX?

COVAX está dirigido por tres organizaciones: la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI), que financia el desarrollo y la fabricación de vacunas; la Alianza Gavi para las Vacunas (Gavi), que trabaja en la adquisición agrupada y el suministro; y la Organización Mundial de la Salud (OMS), que coordina la asignación de vacunas.

COVAX se creó para ayudar a los países de ingresos bajos y medios a acceder a las vacunas compartiendo el riesgo y agrupando las adquisiciones, y está financiado en gran parte por los gobiernos. También tiene previsto reservar el 5% de esas vacunas para asignarlas como “último recurso” a través de un “colchón humanitario” para cubrir los grupos de alto riesgo en los que hay lagunas en la cobertura de vacunación, incluidas las zonas controladas por grupos armados no estatales que son inaccesibles para los gobiernos.

El centro comenzó a entregar dosis de vacunas a finales de febrero. Hasta el 30 de abril solo había podido entregar 49 millones de dosis a más de 100 países. Su objetivo es proporcionar vacunas para al menos el 20% de la población de los países participantes. También se enfrenta a un importante déficit de financiación. El 8 de abril, COVAX anunció que necesitaba recaudar 2.000 millones de dólares más para alcanzar su objetivo de suministrar 2.000 millones de dosis este año. Para los países que dependen en gran medida de COVAX, el logro de este objetivo está lejos de la cobertura de vacunación necesaria para alcanzar la inmunidad de rebaño. Por ejemplo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de África han establecido el objetivo de vacunar al menos al 60% de la población africana para 2022.

Necesidad urgente de transparencia

COVAX manifestó su intención de mantener la transparencia en torno a sus planes y operaciones, excepto cuando su divulgación suponga una violación de las obligaciones de confidencialidad. Desde mediados de diciembre, COVAX ha aumentado la divulgación pública de información relacionada con su trabajo, incluida la distribución de vacunas, ha proporcionado resúmenes de la financiación de CEPI y se ha comprometido a publicar un resumen de los acuerdos de Gavi para COVAX.

Los grupos instaron a COVAX a publicar todos los contratos relacionados con la investigación y el desarrollo de vacunas, la adquisición, los precios y a divulgar públicamente detalles adicionales relacionados con la participación de los países y la industria. Sin embargo, COVAX respondió que sus contratos “contienen información comercialmente sensible y de propiedad protegida bajo obligaciones de confidencialidad” que no puede publicar. En lugar de basarse en las cláusulas de confidencialidad, COVAX debería garantizar que su trabajo está totalmente alineado con la práctica de larga data de UNICEF de transparencia de precios, y publicar todos sus contratos para facilitar la rendición de cuentas sobre el gasto público, dijeron los grupos.

Aunque COVAX dijo que estaba “trabajando con fabricantes comprometidos con la fijación de precios con beneficios mínimos”, todavía no ha publicado detalles sobre los precios de adquisición y los beneficios en sus acuerdos con los desarrolladores y fabricantes de vacunas. COVAX tampoco se ha comprometido públicamente a verificar dichos precios mediante una auditoría de terceros.

Los gobiernos y otros donantes que financian a COVAX deben exigir la máxima transparencia y rendición de cuentas, incluyendo la verificación de todos los compromisos de las empresas de suministrar a COVAX a precios no lucrativos o con beneficios mínimos a través de auditorías de terceros cuyos resultados se compartan públicamente. Esto es especialmente importante ya que los gobiernos compran vacunas a través de COVAX con dinero y financiación públicos. La publicación de los contratos y de los precios de las adquisiciones es fundamental para que el público pueda controlar el gasto de los gobiernos y es un baluarte contra los conflictos de intereses y la corrupción.

“COVAX debería liderar la transparencia, no quedarse atrás”, dijo Peter Maybarduk, director de acceso a los medicamentos de Public Citizen. “Debería mostrar el camino a seguir para compartir la tecnología y los conocimientos técnicos, para que el mundo pueda construir un futuro resistente a las pandemias, en lugar de permitir que las empresas farmacéuticas dicten las condiciones. La Organización Mundial de la Salud debe presionar a sus socios de COVAX, Gavi y CEPI, para que exijan más de los gigantes farmacéuticos que se benefician de sus recursos”.

Recomendaciones para aumentar el suministro mundial

La distribución mundial de vacunas ha estado muy sesgada hacia los países de mayores ingresos. Aunque casi 200 países han comenzado la vacunación, más del 87% de las vacunas han ido a parar a países de ingresos altos o medios altos, mientras que sólo el 0,2% ha ido a países de ingresos bajos, según una declaración de la Organización Mundial de la Salud del 9 de abril.

La escasez de suministros de vacunas obstaculiza y retrasa gravemente el trabajo de COVAX. Entre los factores que causan el problema se encuentran la escasez y las interrupciones de suministro de las materias primas para las vacunas necesarias para llevar la producción a escala mundial, la práctica de los gobiernos de altos ingresos de reservar por adelantado un importante excedente de vacunas, la concesión de licencias exclusivas y las políticas de exportación siempre cambiantes. La expansión y la diversificación de la fabricación mediante el uso compartido de la propiedad intelectual y la concesión de licencias abiertas y no exclusivas son la clave del éxito de COVAX a corto y largo plazo, dijeron los grupos.

Los grupos instaron específicamente a COVAX a respaldar públicamente y ajustar su trabajo al Grupo de Acceso a la Tecnología de Covid-19 (C-TAP) de la OMS, una plataforma para compartir conocimientos, propiedad intelectual y datos necesarios para la respuesta a la pandemia de Covid-19.

COVAX respondió que adaptarse y cooperar con el C-TAP “no es una prioridad inmediata”, dada la presión a la que se enfrenta para cumplir sus objetivos de suministro de vacunas este año. “COVAX debería reconocer que el intercambio de conocimientos y de propiedad intelectual es esencial para cumplir su propia misión de garantizar un acceso justo y equitativo para todos los países del mundo”, dijo Tamaryn Nelson, asesora de salud de Amnistía Internacional. “Al negarse a participar en iniciativas que tienen el potencial de impulsar significativamente el suministro mundial de vacunas, COVAX parece estar disparándose en el pie y obstaculizando su propia labor”.

Además, India y Sudáfrica introdujeron una propuesta en la Organización Mundial del Comercio en octubre de 2020 para eximir temporalmente de algunas normas de propiedad intelectual en el marco del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) hasta que se generalice la vacunación en todo el mundo. La aprobación ayudaría a aumentar la fabricación mundial.

La propuesta cuenta con el apoyo de más de 100 países y cientos de organizaciones de la sociedad civil, pero lleva más de seis meses paralizada por un puñado de gobiernos de altos ingresos, entre ellos Estados Unidos, la Unión Europea (representada por la Comisión Europea), el Reino Unido, Canadá, Australia, Suiza, Japón y Brasil. Algunos gobiernos han citado sus compromisos de financiación con COVAX mientras siguen bloqueando la propuesta de exención, a pesar de que los dos esfuerzos son completamente diferentes y complementarios por naturaleza.

La OMS ha apoyado públicamente la exención. CEPI y Gavi deben seguir su ejemplo e instar a los gobiernos a hacer lo mismo, dijeron los grupos. Sin embargo, COVAX dijo que no cree que las barreras de propiedad intelectual sean una limitación clave para la distribución y producción de vacunas. En cambio, cree que los altos costes de puesta en marcha y los complicados procesos de producción son los principales obstáculos.

CEPI financia a los desarrolladores de vacunas y solicita información sobre patentes y litigios a sus posibles adjudicatarios, pero no publica esta información. CEPI podría exigir a los adjudicatarios que compartan la propiedad intelectual como condición para recibir financiación, y hacer cumplir su política de acceso equitativo con mayor firmeza, incluso mediante la concesión de licencias de salud pública, pero aún no lo ha hecho.

Los expertos en derechos de propiedad intelectual han destacado públicamente cómo la concesión de licencias exclusivas, en las que una empresa decide a quién y en qué condiciones conceder una licencia para producir su tecnología, a menudo con condiciones restrictivas y control sobre el precio y los volúmenes, lo que agrava la escasez de vacunas anti Covid-19, especialmente a corto plazo. COVAX debe hacer su debida diligencia en torno a las preocupaciones planteadas y tomar medidas para remediar cualquier riesgo potencial, de acuerdo con las normas internacionales de derechos humanos, dijeron los grupos.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box