¿Cuánto aportará realmente cada hogar con la aprobación del plan fiscal?

0

Luis Alonso Bonilla Guzmán, Abogado. 

Uno de los argumentos más cuestionables de los defensores del plan fiscal, es que las familias ubicadas en el Decil más alto van a aportar más dinero que las del Decil más bajo.

Realmente eso es como confundir peras con chayotes, porque en términos porcentuales y en lo respecta a la afectación efectiva a la economía familiar, el proyecto es totalmente desproporcionado y abusivo.

Parece que fue redactado por personas que no tienen la menor idea de la realidad social de Costa Rica y que no ven más allá de sus narices, o nunca han tenido relación con la pobreza y están midiendo con la misma regla a una familia en extrema pobreza y a una de clase alta.

  • El Decil 1, corresponde a las familias con un ingreso mensual de 140.734 colones, que aportarían mensualmente 2,634 colones.
  • El Decil 2, incluye familias con un ingreso promedio mensual de 275,048 colones, que aportarían mensualmente 3,073 colones.
  • El Decil 3, se refiere a familias con un ingreso promedio mensual de 404,836 colones, que aportarían mensualmente 3,772 colones.
  • El Decil 4, es relativo a familias con un ingreso promedio mensual de 511,791 colones, que aportarían mensualmente 4,079 colones.
  • El Decil 5, corresponde a familias con un ingreso mensual de 653,738 colones, que aportarían mensualmente 5,152 colones.
  • El Decil 6, se refiere a familias con un ingreso familiar mensual de 832,965 colones, que aportarían por mes 6,739 colones.
  • El Decil 7, corresponde a familias con un ingreso mensual por hogar de 990,943 colones, que aportarían por mes 9,198 colones.
  • El Decil 8, se refiere a familias con un ingreso familiar por mes de 1, 265,938 colones, aportarían 12,130 colones por mes.
  • El Decil 9, con un ingreso familiar promedio de 1,823,957, aportarían 22,731 colones por mes.
  • El Decil 10, con un ingreso familiar promedio de 3,443,906, aportaría por mes 117,963.
  • Vemos que, en términos nominales, el estribillo propagandístico de defensa del injusto plan fiscal es cierto, pero, una vez que utilizamos el sentido común (el menos común de los sentidos, como dicen algunos), nos percatamos del engaño.

Empecemos por pasar el aporte de cada Decil a términos porcentuales:

  • Decil 1: 1,87 %
  • Decil 2: 1,11 %
  • Decil 3: 0,93 %
  • Decil 4: 0,79 %
  • Decil 5: 0,78 %
  • Decil 6: 0,80 %
  • Decil 7: 0,93 %
  • Decil 8: 0,95 %
  • Decil 9: 1,24 %
  • Decil 10: 3,42 %

La primera conclusión que obtenemos, es que no hay lógica alguna en esa distribución, porque los Deciles que porcentualmente aportan más son el 1 y el 10 (no encuentro explicación de por qué el primer Decil -el más pobre- es el que está en segundo lugar de aporte porcentual, solo por debajo del Decil 10); la segunda es que el aporte debería ser escalonado en función del ingreso -cualquier persona sin ser economista podría concluir lo mismo-, para que quien gana más aporte más y quien gana menos aporte menos; en tercer lugar, ¿Qué sentido tiene que entre los Deciles 2 a 5 disminuye el porcentaje de aporte conforme más ingreso se tiene?, o sea, el aporte es inversamente proporcional a su ingreso.

No es necesario ser economista para comprender que, para una familia de los deciles más bajos, cualquier aumento de aporte es significativo (para los más pobres, 2,634 colones representan el 1,87 % de sus ingresos). Si alguno de estos tecnócratas que participaron en este desproporcionado plan, tuviera la mínima noción de lo que es vivir bajo el límite de pobreza, entenderían que ese aporte implica tener que tomar la decisión entre si se compra leche o huevos, o peor aún, entre comer únicamente una vez al día, en familias que por lo general son más numerosas que las de los Deciles más altos.

Lo siento mucho por quienes aún defienden esta barbaridad, pero, esto es solo uno de tantos aspectos inconvenientes para el país del proyecto de reforma fiscal.

Es urgente una reforma, pero esta no, porque más bien empeora la maltrecha situación financiera del país, al poner en desventaja a quienes menos tienen y al perdonar el pago de multas e intereses a los grandes defraudadores y favorecer a los elusores (esto será tema de otra nota).

Colaboró conmigo en esta nota Silvia Fernández Rivera.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...