Patricia Mora, Diputada.  La respuesta es evidente: pues debe existir hasta que se logre recopilar tanta información como sea posible para establecer los hechos y sentar las responsabilidades.

El Pleno de la Asamblea Legislativa nos dio un mandato claro: investigar “los cuestionamientos revelados recientemente por la prensa y en la Asamblea Legislativa, sobre operaciones crediticias gestionadas y otorgadas por el Banco de Costa Rica, el Banco Popular y de Desarrollo Comunal y otras entidades bancarias del Estado; así como las actuaciones de los miembros de las Juntas Directivas, sus cuerpos gerenciales y cualquier otra persona que participará en la tramitación de dichos créditos; así como la eventual, influencia política de autoridades de Gobierno u otros, para favorecer a ciertos actores con créditos”. Cumplir con ese mandato debe ser nuestro objetivo, sea cual sea el tiempo necesario.

La Comisión Legislativa que ha investigado los créditos cuestionados y las tramas de corrupción alrededor de ellos tiene fecha de finalización de recepción de audiencias este viernes 27 de octubre, y de entrega del Informe el 20 de noviembre. Pero quedan muchas comparecencias importantísimas, y varias otras que propondremos, y que aportaran información central para avanzar.

Nuestra tarea es llegar a establecer los hechos con toda la certeza posible, e impedir que quede rastro alguno de impunidad. Y por eso, el plazo de existencia de la Comisión debe ser tan amplio como la investigación requiera.
El Plenario nos dió un mandato claro: investigar todos los créditos irregulares. Y siguen surgiendo preocupantes casos que dan cuenta de una conducta repetida, estructural. Ante eso, parar es inadmisible. Parar es apostar a la impunidad.

¿Que se mezcla con el periodo electoral? Pues si. Lamentablemente. Pero si hubieran querido que no se “mezclaran” estos mega-casos de corrupción con la campaña electoral lo mejor habría sido que los implicados no cometieran los actos en los que incurrieron.

No. Lo que afecta la legitimidad de la democracia no es, ni será, una Comisión que investiga y denuncia, con seriedad, como lo hemos venido haciendo. Lo que si puede afectar, gravemente, mortalmente, la legitimidad de nuestro sistema político, es que por cálculo electoral dejemos puertas y ventanas abiertas a la impunidad.

La Comisión debe durar tanto como sea necesario. Quedan muchas audiencias vitales. Y seguro, como ha venido ocurriendo, otras audiencias necesarias van a surgir. ¿Por qué razón sensata y honesta deberíamos, los Diputados y Diputadas, oponernos a profundizar una investigación cuando sigue surgiendo información vital para establecer verdades y responsables?

Estoy convencida de que los otros Diputadas y Diputados de la Comisión me acompañan en el sentido que aquí apunto.

La Comisión ha sido vital para impedir que estos casos quedaran, como otros, en la más absoluta impunidad. El Frente Amplio va a velar porque la investigación de la Comisión no “se apague” hasta que se haya llegado al fondo de los asuntos.

Avatar

Por La Revista CR

Medio de comunicación digital.