Darner A. Mora: La luz solar y el «SARS-CoV-2»

Como se observa, la luz solar participa directa e indirectamente en la protección de los seres humanos contra la “Covid-19”; esto convierte este factor de protección en una hipótesis a comprobar, durante la coyuntura de la disminución nacional de casos por la pandemia de “Covid-19” durante los meses de enero y febrero del 2021.

0

Darner A. Mora, Salubrista público

La luz solar podría interferir, directa o indirectamente, en la transmisión del coronavirus “SARS-CoV-2” mediante dos mecanismos, respectivamente. El primero se describe en un estudio publicado en la revista “The Journal of infectious Diseases”, enfocado en el efecto de la luz solar simulada y la humedad relativa, sobre un aerosol controlado en suspensión con presencia del coronavirus “SARS-CoV-2”, que constituye una ruta potencial de transmisión de la “Covid-19”. Se compararon las tasas de descomposición del virus en saliva de aerosoles, bajo la simulación de los niveles de luz solar representativos de la época de invierno/otoño, con 90% de inactivación del virus en 19 minutos, y verano con 90% de inactivación en 6 minutos; es decir, la luz solar simulada del verano es 216% más efectiva en la descomposición del virus. Este estudio es el primero en demostrar esta situación; lógicamente, se deben tomar en cuenta factores adicionales más allá de la relativa estabilidad del virus en un aerosol, como la cantidad de patógenos, el tamaño de la dosis infecciosa presente en el aerosol, la distancia y la dinámica de flujo de aire entre el individuo infectado y no infectado, además de la presencia de medidas de mitigación como el equipo de protección individual.

El segundo mecanismo, se fundamenta en el papel que juega la luz solar en la reactivación de la “25 hidroxivitamina D” en la sangre de las personas, lo que fortalece el sistema inmunológico en la lucha contra la infección por coronavirus y otros gérmenes. En este sentido, en el mes de enero de 2021 se elaboraron y publicaron dos estudios; el primero es de Robert Rodhe, quien relacionó el incremento de casos de “Covid-19” con la temperatura, la humedad y el brillo solar, pero las relaciones obtenidas fueron muy modestas; el segundo estudio es de Stephan Walrand, quien demostró una relación entre la latitud y el declive de la luz solar en la época de finales de otoño y principios de invierno, al demostrar una correlación lineal entre el aumento de casos por “Covid-19” en 18 países europeos, con el momento en que la dosis diaria de rayos ultravioleta del sol cae por debajo del 34%, lo que induce a concentraciones bajas de vitamina D en la sangre de los habitantes.

Como se observa, la luz solar participa directa e indirectamente en la protección de los seres humanos contra la “Covid-19”; esto convierte este factor de protección en una hipótesis a comprobar, durante la coyuntura de la disminución nacional de casos por la pandemia de “Covid-19” durante los meses de enero y febrero del 2021.

No en vano, el propio Hipócrates recomendaba los baños de sol a sus pacientes más debilitados hace 2500 años.


COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box