David Garita Rodriguez, vecino de San José.

Hace unos días tuve la posibilidad de asistir al VI Congreso de Ciudades Inteligentes organizado por el Foro Santander. El Foro tuvo la participación de panelistas de Gran Nivel y experiencia en la materia.

En los últimos años, a nivel mundial, la idea de las ciudades inteligentes ha cobrado una mayor relevancia en la agenda global de desarrollo. Una ciudad inteligente y sostenible es aquella que utiliza la tecnología y recursos de manera eficiente para mejorar la calidad de vida de sus habitantes, reducir su impacto ambiental y promover el desarrollo económico. La integración de tecnologías avanzadas y la gestión eficiente de los recursos son las bases de este concepto que busca transformar la forma en que vivimos en las ciudades. 

En una ciudad inteligente y sostenible, la tecnología se utiliza para mejorar la movilidad, la gestión de residuos, el uso de energía y agua, la seguridad ciudadana y la educación, entre otros aspectos. 

Esto implica el uso de sensores, dispositivos móviles, plataformas digitales y sistemas de información que permiten tomar decisiones más informadas y mejorar la eficiencia en la prestación de servicios públicos.

Por otro lado, una ciudad sostenible se preocupa por reducir su impacto ambiental y promover la protección de los recursos naturales. Esto implica fomentar la economía circular, reducir la contaminación, promover el uso de energías renovables y fomentar la movilidad sostenible, entre otras medidas.

En este contexto, la ciudad de San José ha venido haciendo un esfuerzo importante por ser un referente de innovación y sostenibilidad en la región.  La implementación de soluciones tecnológicas ha estado enfocada en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, reducir el impacto ambiental y fomentar el desarrollo económico. 

La utilización de plataformas virtuales para el acceso remoto de información para trámites y gestiones ha mejorado la eficiencia en la simplificación de trámites y permite una respuesta más rápida por parte de las autoridades y una mejor gestión de los recursos humanos, además de la disminución en la huella de carbono por la reducción de la movilidad del usuario.

Otro ejemplo de la apuesta de San José por las ciudades inteligentes es el proyecto de movilidad para ciclistas, aunque esta no es una idea compartida por muchos, el esfuerzo del municipio en fomentar la bicicleta y similares como medio de transporte a lo internos de la ciudad en las llamadas ciclovías, no deja de ser una idea bien intencionada que tendrá su acogida y aprobación en un futuro cercano.

Otro aspecto en el que San José ha destacado es en la implementación de tecnologías para mejorar la seguridad ciudadana en el casco central de San José. La ciudad ha implementado cámaras de vigilancia en diferentes puntos de la ciudad, lo que ha permitido mejorar la prevención del delito y la respuesta de las autoridades ante situaciones de emergencia. Además, se está desarrollando aplicaciones móviles para la denuncia de delitos, botones de pánico y para la comunicación con las autoridades, lo que ha mejorado la participación ciudadana y la transparencia en la gestión de la seguridad la cual ha venido en aumento de hace un año a la fecha por responsabilidad de las acciones (o falta de ellas) de las autoridades del gobierno central a pesar de los esfuerzos del gobierno local el cual puede mejorar mucho más con los recursos requeridos para mayor personal y mejores herramientas.

A pesar de los avances en la implementación de soluciones tecnológicas en San José, aún hay desafíos pendientes. Uno de ellos es la necesidad de mejorar la infraestructura para la conectividad digital en algunos sectores de la ciudad, lo que permitiría una mayor inclusión digital de los ciudadanos. Hace poco el Gobierno de la República anunció que dejaría de brindar apoyo al programa que mantiene con algunos municipios para brindar internet gratuita a la ciudadanía en los parques y lugares de alto tránsito peatonal, en lugar de fomentar estas ideas se deja de financiar el acceso a la internet de forma gratuita, súmele otra desaguisada respuesta gubernamental; pero lo anterior traerá otro reto para algunas ciudades y en especial para San José que desde ya estudia cómo dar apoyo al ciudadano para un acceso libre y gratuito de una red de conexión remota en parques y otros sectores.  También es necesario trabajar en la implementación de soluciones tecnológicas que permitan una gestión más eficiente de los recursos hídricos y la adaptación al cambio climático.  Sobre el tema ambiental, la incorporación por parte del municipio a la Economía Circular y en especial al reciclaje ha sido valiente y certera pero evidentemente se debe hacer más.  Sobre este tema deseo compartir algunas ideas en un próximo artículo.

En conclusión, la ciudad de San José ha demostrado un compromiso firme con el desarrollo de soluciones tecnológicas que permitan una gestión más eficiente de los recursos y una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos. La apuesta por una movilidad verde, la gestión de residuos sólidos y la digitalización son algunos ejemplos de cómo la tecnología y buenas decisiones pueden ser utilizadas para transformar positivamente nuestras ciudades y pueden ser herramientas fundamentales para construir ciudades más sostenibles y habitables.

En lo personal, Convertir a San José en una Ciudad Inteligente y Sostenible me apasiona mucho y considero que esto debe ser un esfuerzo de todas y todos los habitantes de nuestra capital.  Eliminemos los signos de interrogación del título de este artículo de opinión y afirmemos lo siguiente con orgullo y compromiso: Sí, San José puede convertirse en una Ciudad Inteligente y Sostenible.

Avatar

Por La Revista CR

Medio de comunicación digital.