De Constantino Urcuyo: Chaves y la corriente populista – Desafíos institucionales en Costa Rica

El populismo de Rodrigo Chaves es un síntoma de un malestar profundo en la sociedad costarricense. Es un desafío que requiere una respuesta política y social a largo plazo.

Costa Rica

En su reciente artículo publicado en el semanario El Financiero, Constantino Urcuyo nos ofrece una perspectiva penetrante sobre el actual escenario político de Costa Rica, centrándose en la figura del presidente Rodrigo Chaves y su papel como síntoma de una corriente de fondo que ha ido gestándose a lo largo de los años. Urcuyo, politólogo, profesor universitario y exdiputado, nos insta a ir más allá de las coyunturas y a comprender la complejidad estructural que ha llevado al surgimiento de un populismo en el país.

El autor comienza su análisis estableciendo un paralelo entre las olas y las corrientes de fondo en los océanos y la política. Advierte sobre el peligro de caer en explicaciones simplistas que atribuyan los desafíos actuales solo a la personalidad del presidente o a su origen tecnocrático. Más bien, nos invita a considerar factores estructurales y antecedentes históricos que han contribuido al deterioro del sistema político costarricense.

“Rodrigo Chaves no es una ola aislada, es el síntoma del deterioro del sistema político. Implosión del sistema bipartidista, escándalos de corrupción, desigualdades territoriales y sociales, resentimientos, descontentos por el distanciamiento de los políticos con la gente, miedos ante la inseguridad, todos factores acumulados para la victoria de un partido taxi”.

Urcuyo identifica a Rodrigo Chaves como un síntoma de dicho deterioro, enmarcándolo en un contexto de implosión del sistema bipartidista, escándalos de corrupción, desigualdades territoriales y sociales, así como resentimientos acumulados. Este contexto, según el autor, ha allanado el camino para el surgimiento de una corriente populista que no es exclusiva de Costa Rica, sino que tiene resonancias globales, desde Europa hasta América Latina.

El populismo como método

El populismo, según Urcuyo, no es una ideología clara como el comunismo o el liberalismo, sino un método que redefine fronteras políticas en términos binarios: “nosotros los buenos” contra “ellos, los malos”. El discurso populista se caracteriza por su tono catastrofista y su visión simplista de la realidad, construyendo la narrativa de un pueblo homogéneo en contraposición a la élite.

“El exfuncionario del Banco Mundial, de verbo intenso, canalizó todos los resentimientos y frustraciones de la población, ofreciendo una promesa de cambio radical. Su discurso populista, lleno de ataques a la clase política tradicional, caló hondo en un electorado cansado de la corrupción y la ineficiencia del sistema”.

Retos institucionales

El populismo, según Urcuyo, representa un desafío para las instituciones democráticas. Su naturaleza antielitista y su retórica polarizadora pueden conducir a la ruptura del consenso y la legitimidad de las instituciones. En el caso de Costa Rica, el autor señala que el populismo de Chaves ha puesto en tensión la división de poderes, la independencia de los jueces y la libertad de expresión.

“El presidente Chaves ha utilizado su poder para atacar a los medios de comunicación, a la oposición y a las instituciones judiciales. Su retórica incendiaria ha creado un clima de polarización y confrontación que amenaza la estabilidad democrática del país”.

Conclusiones

En conclusión, el artículo de Constantino Urcuyo ofrece una perspectiva lúcida sobre el surgimiento del populismo en Costa Rica. El autor nos invita a comprender las causas estructurales que han llevado a este fenómeno, así como los desafíos que representa para las instituciones democráticas.

“La desafección política expresada en casi un 80% de ciudadanos sin identidad partidaria y el aumento de impopularidad del presidente, podría expresarse en proliferación de actores que dándose cuenta de la posibilidad de llegar al gobierno sin equipo, ni experiencia, consigan triunfar en la próxima elección”.

El populismo de Rodrigo Chaves es un síntoma de un malestar profundo en la sociedad costarricense. Es un desafío que requiere una respuesta política y social a largo plazo.

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...