Dennis Meléndez: Echarle la culpa al FMI

Pero lo peor es que, como nos está sucediendo, no hacemos las reformas para corregir la causa de nuestros desequilibrios. O sea nos endeudamos a tasas carísimas y seguimos sin tapar el hueco de la olla por donde se nos está saliendo la sopa. En poquito tiempo, nos quedamos sin sopa y sin nadie que nos dé más agua.

0
EuropaPress

Dennis Meléndez Howell, Economista (Ph.D.).

Ese cuento de echarle la culpa al FMI denota un profundo desconocimiento, ignorancia o sesgo ideológico.

Los países, como han hecho los gobiernos socialistas en Ecuador, Chile y Argentina, con sus irresponsables políticas pasadas, se auto infringen todo el daño que padecen.

Como dice un símil que circula en Internet, los gobiernos socialistas toman la tarjeta de crédito, que cobra altísimos intereses y se dedican a gastar sin control y, si acaso hacen el pago mínimo. Llegan los gobiernos que responsablemente tratan de enderezar las cosas y la gente se enoja, porque les dicen que hay que cerrar el despilfarro y la irresponsabilidad. Y entonces, enardecen las masas que se dejan llevar por consignas y falacias altisonantes. Desde luego que sienten que ya no están recibiendo lo mismo que recibían cuando la cañería estaba rota y se enfurecen.

Y a eso lo llaman «derecha». O sea, han caído en el maniqueísmo de asimilar el ordenamiento fiscal, la racionalidad presupuestaria y la responsabilidad con políticas «neoliberales». Entonces, lo que proclaman es que hay que ser de «izquierda», que equivale a despilfarro, irresponsabilidad, desequilibrio y crisis. Y entonces, sugieren hay que irse al madurismo, empobrecer a toda la población (Venezuela tendrá este año una caída de -27%, redundancia en el signo, pero para que se entienda). Eso es la izquierda y lo que desean. Eso sí, esos izquierdistas de BMW, son los primeros en huír del país cuando nos caiga la sarna.

Si esos países recurren al FMI es porque están hasta el cuello y quieren que les presten plata barata (de hecho, ya nadie les presta nada en el mundo financiero pues son mortandad y si lo hacen es porque ya no tienen salida). El FMI les dice que, bueno, que les va a prestar, pero que tienen que corregir lo que están haciendo mal. Y eso no se logra con un simple «cursito de administración financiera» para que no se endeuden más (como que esto me suena familiar).

Claro que si pudieran, es probable que esos países que los socialistas han dejado quebrados, en la de menos preferirían optar, como lo está haciendo Costa Rica, por resolver los problemas sin recurrir al FMI. Resultado: vendemos bonos en dólares al 10% de interés en el mercado internacional en vez del 4% que cobraría el FM. Empeoramos aceleradamente nuestra situación de deuda y nos lleva aceleradamente a la quiebra. En solo un año, con ese cuento de evadir al FMI, aumentamos la deuda en 6 puntos del PIB, algo sin precedentes.

Pero lo peor es que, como nos está sucediendo, no hacemos las reformas para corregir la causa de nuestros desequilibrios. O sea nos endeudamos a tasas carísimas y seguimos sin tapar el hueco de la olla por donde se nos está saliendo la sopa. En poquito tiempo, nos quedamos sin sopa y sin nadie que nos dé más agua

¡Qué simplista y pobre es la visión interesada e irresponsable de quienes solo quieren causar una hecatombe total para instaurar una Venezuela en sus países!

 


De Dennis Meléndez Howell también le podría interesar:

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...