Dennis Meléndez: Entre «reducir» y «contener» el gasto

Hay que ayudar a los que se quedaron sin ingresos, pero recortando la sobre abundancia de gastos innecesarios que pululan por toda la administración.

0

Dennis Meléndez Howell, Economista (Ph.D.).

A don Carlos Alvarado Quesada hay que leerlo entre líneas. No encomendó al nuevo Ministro de Hacienda «reducir el gasto», solo «contener el gasto».

Ya vimos en otras ocasiones que nos echaron el cuento de que habían contenido el gasto porque «se proyectaba un aumento de 15% y solo se aumentó 12%». ¿Será a ese tipo de contención a qué se refiere ahora?

Don Elián Villegas nos dijo que «este no es tiempo de reducir el gasto, pues hay que ayudar a los que se quedaron sin ingresos». Una cosa no lleva a la otra. Hay que ayudar a los que se quedaron sin ingresos, pero recortando la sobre abundancia de gastos innecesarios que pululan por toda la administración. Eso es un buen administrador, no el pedirle al Banco Central que le emita dinero para que más adelante lo pague la gente de menores ingresos, con la inflación.

El gobierno se ha montado en el cuento de la política contracíclica, que hasta hace poco tiempo combatían ferozmente cuando se le usó en la crisis del 2009 y a la que le achacaban todo lo malo que está sucediendo ahora. Hasta hace poco, la culpa del aberrante nivel de endeudamiento al que nos han conducido, era del aumento en el gasto en 2009.

Pero ¡qué conveniente!: la abrazan ahora con denodado amor y la tergiversan al extremo, como pretexto para no tocar ni un cinco de los ingresos de los empleados públicos, los docentes universitarios, los miembros de juntas directivas que nada hacen en esta época, los pensionados (de lujo o no). Ahora «es mala práctica» reducir gastos, pues no se puede crear crisis donde no la hay.

Resulta que «hay patadas» que nos está provocando la pandemia,, pero esas las tienen que recibir solo los trabajadores del sector privado, no es para todos.

Mientras tanto, a los funcionarios los hacen sentirse orgullosos del abnegado papel que cumplen en esta crisis: siguen gastando para que la economía siga funcionando. No como esos insensatos desempleados que no gastan y deprimen la economía.

¡Loas al sentido patriótico de nuestros dirigentes por evitar que también los empleados públicos contribuyan con algo a paliar la crisis! A futuro, otros pagarán las cuentas de la orgía de gastos que se han montado.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...