Dennis Meléndez: Esto es guerra anunciada

Gracias a don Luis Guillermo, su ministro de Hacienda y su presidente del Banco Central. Nos dejaron servida la mesa para una crisis de proporciones similares o peores a las de 1981.

0

Dennis Meléndez Howell, Economista (Ph.D.).

¿Especulación? En estos momentos, quienes no creían que se venía una crisis están corriendo para proteger lo que tengan en capital financiero en colones. Si se quiere, se puede llamar a eso especular, pero es el comportamiento normal esperable de la gente. Si usted tiene colones y no quiso creer en los síntomas, tiene que correr ahora que la enfermedad está declarada.

La máxima irresponsabilidad del Gobierno de Solís fue no haber empezado una devaluación pausada (soft landing). Por el contrario, se dedicó a quemar reservas. Y en vez de rectificar, pidió un préstamo al FLAR de US$1000 millones, los cuales también dilapidó para mantener estable un tipo de cambio a todas luces irreal.

Las reservas monetarias de libre disponibilidad (o sea, aquellas que no son de los bancos o de otras entidades) están en la tuza. Ya el banco central tiene muy poco margen para intervenir en el mercado y no tiene más remedio que ver con angustia cómo sube el tipo de cambio. Y para colmo, en marzo tiene que hacer el primer pago al FLAR, como de US$400 millones. No tiene plata para frenar la devaluación y, tras de eso, tiene que juntar US$400 millones.

¡Qué clase de irresponsabilidad hizo Solís! Solo para llenarse la boca diciendo que en su administración se había mantenido estabilidad cambiaria y control de la inflación. Jamás pensó que el gobierno que seguía era del mismo PAC. Creyó que iba a dedicarse a criticar, desde la oposición, al gobierno de turno.

Y, agreguemos a todo esto la irresponsabilidad (porque no es ignorancia) de muchos diputados, incluyendo las dos del PLN, los de Restauración y otros; de los sindicatos y, sobre todo, de la CSJ. Esto último ha caído como un balde de agua fría entre los inversionistas nacionales y sobre todo, internacionales, quienes ven un riesgo elevadísimo de traer plata al país. Y la gota que rebalsó el vaso fue el anuncio de Moody’s de que tiene en revisión la calificación del riesgo país, para calificarnos como bonos basura. Ante esta perspectiva, ¿Qué inversionista externo, en su sano juicio querrá traer dólares al país?

Con una demanda exacerbada y una oferta seca, el tipo de cambio está experimentando lo que era de esperar.

¿Se puede revertir esta tendencia? Es difícil que la gente se ponga responsable, que la CSJ actúe en bien del país y que la reforma tributaria pase. Y si pasa, es difícil que sea suficiente para detener la desconfianza y controlar los ataques especulativos. Aunque quizás si algunos narcos abren nuevas “empresas de lavandería” haya un fuerte influjo de capital. Puede ser que, también, con el susto de los que no creían que esto se venía, se produzca una sobrerreacción que tendría que corregirse a la baja, en algún momento.

Gracias a don Luis Guillermo, su ministro de Hacienda y su presidente del Banco Central. Nos dejaron servida la mesa para una crisis de proporciones similares o peores a las de 1981.

Comentarios

Cargando...