Dennis Meléndez: Huelgas

Y no olvidemos el Pacto del Melico, en que la alta jerarquía del partido de Gobierno, entregó el país a los sindicatos.

Dennis Meléndez Howell, Economista (Ph.D.).

Para no olvidar:¿Recuerdan cuando Solís levantó el veto de la presidenta Chinchilla a la reforma procesal laboral, en escandaloso contubernio con los sindicatos?

Antes, la declaratoria de huelga era una sola. Estaban prohibidas las huelgas en los servicios públicos. Si la huelga era ilegal se rebajaban salarios y se obligaba a reponer el tiempo. Los empleados sabían que si la huelga era ilegal podían ser despedidos.

Ya la Presidenta había advertido de las graves consecuencias que traería esa Ley en caso de que entrara en vigencia. Y, como siempre, miriadas de ciudadanos se sintieron felices de esa acción irresponsable del gobierno anterior, simplemente porque aplaudían cualquier acto que les sonarara a ir en contra de un partido político y no porque ententendieran, en frío, los argumentos responsables de por qué era tan inconveniente.

A mitad de esa administración hubo una huelga que se extinguió sola. Simplemente no contaban con el oprobioso chantaje de tener como rehén la salud de la población. En un acto inusitado, el gobierno les salvó la cara a los huelguistas, casi que redactándoles, él mismo, «el acuerdo de concesiones».

Y no olvidemos el Pacto del Melico, en que la alta jerarquía del partido de Gobierno, entregó el país a los sindicatos.

Lo que hemos vivido, con el humillante acuerdo del gobierno con los sindicatos de la Caja, es una simple página de ese libreto. No es nada casual. Así como engañaron a 1.3 millones de electores, dos veces, les siguen engañando. Y como dice «el Chele», ¡esto es solo el comienzo! Ya nos sacarán en la próxima campaña temas efectistas que nada tienen que ver con el funcionamiento del país para encantar a los votantes cual flautista de Hamelín. Eso se verá en su momento.

Hoy lo tenemos a la vista. ¿Alguien duda de que hay un plan maquiavélico, importado de Cuba o Venezuela, para llevar este país hacia un sistema centralizado y despótico? (Porque ni siquiera podemos hablar de socialismo, en ninguna de sus tenebrosas versiones).

 


Del mismo autor le podría interesar:

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...