Dennis Meléndez:¿Nos han estado engañando?

¿Por qué no mantenerse en el libreto original de usar esos recursos simplemente para refinanciar la deuda externa?

0

Dennis Meléndez Howell, Economista (Ph.D.).

En todo este tiempo se nos ha dicho que los eurobonos son un instrumento para refinanciar la deuda externa, de modo que se obtendrán condiciones más favorables: aumentar los plazos de vencimiento y bajar la carga de intereses. Se supone, entonces, que esos dólares no entran al país pues servirían para pagar la deuda externa que está en condiciones más onerosas. Como tal, no hay ninguna conversión a colones y por tanto no afectan el tipo de cambio ni la inflación.

Si los dólares entraran y se vendieran directamente en el mercado cambiario esto aumentaría significativamente la oferta de divisas y el tipo de cambio se vendría al suelo. Algo muy malo para la economía pues abarataría artificial y temporalmente las importaciones y encarecería las exportaciones, haciendo peligrar la solvencia de los exportadores.

Pero ahora, nos dice el presidente del Banco Central que no es así. Qué los dólares sí van a entrar y se van a convertir a colones, con dinero del banco central (eso que antes se llamaba «emisión inorgánica»). Si se hace esto, la mayor circulación de dinero en la economía es probable que genere presiones al alza de los precios y del tipo de cambio, algo que se quiere evitar al buscar cómo financiar el déficit fiscal.

Claro que el banco central puede evitar estos efectos. Podría vender bonos de estabilización para recoger el exceso de dinero. ¿Pero cuál fue el chiste? Resulta que se quería evitar el financiamiento interno para no presionar las tasas de interés, pero con estas operaciones de «esterilización monetaria» caemos en lo mismo, pero pagando el doble de intereses: los que tenemos que pagar por los eurobonos más los que tenemos que pagar por los bonos de estabilización. Como dicen en el argot monetario, aumenta las pérdidas del banco central que terminarán en el mediano plazo causando lo que se quiere evitar: inflación y/o devaluación.

Puede usar otros instrumentos como subir el encaje legal (con lo cual restringe el crédito y sube tasas de interés, asfixia aún más la producción y aumenta el desempleo) lo que, además, pone en aprietos el sistema financiero que ha estado relativamente fuera de esta crisis.

Claro que uno podría ser optimista y suponer que, como estamos en recesión (o en camino a ella), la economía es capaz de absorber el incremento en la oferta monetaria y más bien se reactivaría. Entre los economistas, especialmente los no keynesianos, hay mucho escepticismo de que eso sea viable.

¿Por qué no mantenerse en el libreto original de usar esos recursos simplemente para refinanciar la deuda externa?

 

Del mismo autor le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...