Difícilmente hoy podríamos concebir el mundo  sin la ONU

0

Vladimir de la CruzHistoriador,

Un día como hoy, 24 de octubre de 1945, se constituyó la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Se empezó a configurar al calor de la II Guerra Mundial, una vez que la Liga de las Naciones, o la Sociedad de las Naciones, organismo internacional que también se había formado, al terminar la I Guerra Mundial, como resultado del Tratado de Versalles, del 28 de junio de 1919, con la intención de desarrollar las bases para la paz internacional, con el objetivo también de reorganizar las relaciones internacionales, en ese momento, en que el imperialismo, como elemento de la economía y la política mundial había surgido y consolidado, y cuando empezaba a surgir la Revolución Rusa, y el Estado Socialista que se impulsaba con ella, y el Siglo XX se perfilaba como el gran escenario del Capitalismo y el Socialismo, como sistemas políticos, económicos y sociales.

La Liga de las Naciones no logró en los años siguientes fortalecer sus objetivos, especialmente el de la paz duradera.  32 países la constituyeron, 26 de ellos europeos. De ella quedó de manera especial hasta nuestros días la Organización Internacional del Trabajo, que cumple en este momento 100 años de existencia y Costa Rica 50 de pertenecer a este Organismo.

En 1939 prácticamente la Liga de las Naciones no funcionaba. La situación de la II Guerra Mundial estaba en marcha. Los conflictos regionales antes de esta época, las disputas de Suecia y Finlandia por las Islas Aaland, entre Polonia y Alemania por la Alta Silesia, la invasión griega a Bulgaria, el reclamo de Turquía de la Provincia de Basul, que era parte de la Irak bajo el control británico, la Guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay, la guerra entre Colombia y Perú de 1938, por la zona de la Leticia, el incidente de Cortú entre Grecia y Albania, la invasión japonesa de la Manchuria, la invasión italiana de Abisinia, la Guerra Civil Española, en el segundo lustro de la década de 1930, más las dificultades del ingreso de la URSS, los Estados Unidos y la misma Alemania de Hitler, a la Liga de las Naciones, le llevaron al fracaso, entre otras razones y causas.

Costa Rica perteneció a la Liga de las Naciones desde el 16 de diciembre de 1920 hasta el 22 de enero de 1925.

Al calor de las Conferencias internacionales que se realizaron entre las grandes potencias Aliadas, en su lucha contra el nazifascimo, en la II Guerra Mundial, se fue configurando este organismo, la Organización de las Naciones Unidas, como una nueva necesidad de regular las relaciones internacionales, y de asegurar de nuevo la paz internacional, de la manera más duradera posible.

Franklin Roosevelt en la Carta del Atlántico, el 1 de enero de 1942, mencionó el término Naciones Unidas. Más tarde en la Conferencia de Yalta, del 4 al 11 de febrero 1945, donde José Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill, cuando estos líderes se reunieron se confirmó esta propuesta. De aquí surgió la idea de la Conferencia de San Francisco, California, realizada  el 25 de abril de 1945, para organizar las Naciones Unidas, diferente en su funcionamiento y finalidad a la Liga de las Naciones. El 26 de junio de 1945 cincuenta naciones firmaron la Carta de las Naciones Unidas.

Costa Rica participó en su fundación, y desde entonces pertenecemos a este Organismo Internacional. Actualmente las Naciones Unidas tienen 194 países miembros.

Al momento de constituirse las Naciones Unidas existía aún el sistema mundial del colonialismo y del imperialismo colonialista. Muchas regiones del mundo estaban representadas únicamente por los países colonialistas como Inglaterra, Francia, Bélgica, España, Portugal, Japón. Italia,  Alemania, Holanda o los Países Bajos. Por ello tan pocos países la constituyeron en su nacimiento.

Las Guerras Mundiales habían marcado el Siglo XX. La Primera tuvo un impacto social de alrededor de 14 millones de muertos, la Segunda tuvo un impacto de cerca de 52 millones de fallecidos, entre soldados y civiles, aparte de la destrucción material que dejó y los otros daños colaterales que produjo.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial también el mundo había cambiado. Surgieron una serie de países en Europa, encabezados por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, que había contribuido con su Ejército Rojo, a la liberación del régimen nazifacista en toda Europa,  que  formaron el Sistema Mundial Socialista, como fueron Albania, Yugoslavia, Hungría, Checoslavaquia, Bulgaria, la República Democrática Alemana, Polonia, Rumania, Estonia, Letonia y Ltuania, estos últimos tres se reintegraron a la Unión Soviética.  Poco tiempo después las revoluciones socialistas triunfantes en China, Corea del Norte, más tarde Cuba, Viet Nam y, luego, otros países que se reconocieron como constructores del Socialismo. La Independencia de la India del sistema colonialista, y las luchas por la independencia del colonialismo mundial empezaron a modelar el nuevo mundo a partir de 1945 y las nuevas relaciones internacionales.

La lucha que se llevó a cabo contra el régimen colonialista mundial, y contra el sistema imperialista, en la segunda mitad del siglo XX marcaron el ambiente de desarrollo y crecimiento de las Naciones Unidas. La lucha anticolonial condujo a que en su seno funcionara una Comisión que atendía las regiones en conflicto anticolonial, Comisión que ya desapareció.

Esta lucha anticolonial, conducida principalmente por los Movimientos de Liberación Nacional, condujo en la práctica a la desintegración del sistema mundial colonialista y al surgimiento de todos los países, que con motivo de esta lucha iban surgiendo, y permitiendo que hoy las Naciones Unidas tengan 194 países en su seno. En su desarrollo condujo este proceso liberador a crear bloques internacionales de países, Los No Alineados, por ejemplo. Se concibieron estos países en desarrollo, en tránsito de superación de las formas colonialistas a economías independientes. En la década del 60, al impulso de la Revolución Cubana, se desarrolló la Organización Tricontinental, que reunía fuerzas y movimientos políticos de los tres continentes, Asia, Africa y América Latina, principalmente, con el objetivo de coordinar luchas internacionales, de conocer e intercambiar experiencias de luchas revolucionarias y de fortalecer la solidaridad internacional con los movimientos que luchaban por la Independencia Nacional, contra el colonialismo y el Imperialismo y contra el Apartheid.

Las luchas anticoloniales produjeron entre 1945 y 1990, según se estima, cerca de 26 millones de muertos, casi el doble de los muertos de la Primera Guerra Mundial y la mitad de la Segunda. Si por ese impacto social se considera habría que señalar que durante esos años se vivió una Tercera guerra Mundial, cuyo resultado más grande fue la liberación de casi todos los pueblos del mundo, destacando así el Siglo XX como el Siglo de la Libertad de los Pueblos.

No se han podido evitar hoy los conflictos internacionales. Los Estados Unidos, principalmente, continúa, en este período de la ONU,  alentando conflictos e interviniendo directamente en ellos. En América Latina  lo hizo en República Dominicana, en Panamá, en Cuba, en Granada, en Nicaragua y en Centroamérica, además de que con sus políticas intervencionistas de la CIA, los Golpes de Estado en el continente, y del establecimiento de bases militares, impulsaron una larga noche de dictaduras militares y gobiernos antidemocráticos, que ha costado superar. Igual ha sido su presencia en Africa, Asia y particularmente en el Medio Oriente, desde la Guerra del Golfo en 1990, y en el norte de Africa, donde desintegró países, y aún alienta guerras e intervenciones, violando incluso disposiciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

La situación de la Paz mundial no se ha resuelto, pero hoy las Naciones Unidas pesan bastante en la discusión de estas relaciones internacionales.

Uno de los elementos más importantes de las Naciones Unidas es su Declaración de Derechos Humanos, es su lucha por el control y limitación de armas y la lucha por el desarme, es su proyección humanitaria.

Las Nacionales Unidas tiene un sistema de organismos internacionales, en los que participan voluntariamente sus países, comprometiéndose con las políticas y acciones que allí se toman. Son organismos autónomos vincualdos a las Naciones Unidas. Entre estas instituciones internacionales están la UNESCO, para fomentar y preservar la educación, la ciencia y la cultura, la OIT, como organismo que ha dictado una serie de normas mediante la forma de Convenios en el campo del trabajo y las relaciones laborales, la FAO, que contribuye en el mejoramiento de la productividad agrícola la seguridad alimentaria y las condiciones de vida de las poblaciones rurales, la OACI, que establece las normas internacionales para la seguridad y eficiencia del trasporte aéreo, la OIEA que atiende los asuntos relacionados con los usos seguros y pacíficos de la energía atómica, la OMI, que promueve el mejoramiento de los procedimientos internacionales en cuanto a seguridad marítima y de atender lo relacionado con la contaminación marina causada por los barcos, la OMPI que promueve y fomenta la propiedad intelectual en materia de derechos de autor, marcas comerciales, diseños y patentes, la OMS, que tienen una gran incidencia en las distintas regiones del mundo.

Sus Cascos Azules, como fuerza armada que participa en conflictos militares de una manera especial también son un elemento relevante, porque no son los Cascos Azules, una fuerza beligerante en los conflictos existentes, pero contribuyen con su presencia a su solución y garantizar aspectos importantes  con las poblaciones afectadas por estos conflictos.

Son importantes acciones de la ONU las declaratorias de años, o de décadas, o decenios relacionadas con grandes temas universales, fortaleciendo con ello la atención ante graves problemas comunes y ante la situación de grupos humanos. Así por ejemplo, en materia de Decenios,  el Decenio de las Naciones Unidas para la Mujer: Igualdad, Desarrollo y Paz, 1976-1985, el De

cenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo, 1994-2004, el Primer Decenio Internacional para la Eliminación del Colonialismo, 1990-2000,   el Decenio de las Naciones Unidas para la educación en la esfera de los derechos humanos, 1995-2004, el Decenio internacional de una cultura de paz y no violencia para los niños del mundo, 2001-2010, el Decenio de las Naciones Unidas para la alfabetización: educación para todos, 2003-2012, el Segundo Decenio de las Naciones Unidas para la Erradicación de la Pobreza, 2008-2017, el Tercer Decenio Internacional para la Eliminación del Colonialismo, 2011-2020, el Decenio Internacional para los Afrodescendientes, 2015-2024, el Decenio de las Naciones Unidas de Acción sobre la Nutrición, 2016-2015, el Decenio Internacional para la Acción «Agua para el Desarrollo Sostenible», 2018-2028, el Decenio de las Naciones Unidas para la Agricultura Familiar, 2019-2028, el Decenio Internacional de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible, 2021-2030.

Su documentos jurídicos, como la Carta de la ONU, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, las Convención sobre los Derechos del Niño y el estatuto de la Corte Internacional de Justicia, son poderosos instrumentos  que hoy forman parte de las estructura institucional y jurídica de todos los países que forman las Naciones Unidas y han ratificado estos Documentos.

Difícilmente hoy podríamos concebir el mundo, y sus relaciones internacionales, sin las Naciones Unidas, como el espacio y el escenario de encuentro de casi todos los pueblos del mundo, en procura de asegurar un mundo mejor, con mayores posibilidades y oportunidades para todos los seres humanos, con posibilidad de vivir en paz, en progreso, en Libertad y con pleno ejercicio de los Derechos Humanos.

Todos los años en este tiempo celebra su Asamblea General.

El funcionario de más alto rango en las Naciones Unidas es su Secretario General. Nueve en total ha tenido.

Costa Rica en tres ocasiones ha formado parte del Consejo de Seguridad, desde 1974 hasta 1975, desde 1997 hasta 1998 y desde el 2007 hasta el 2008.

La regulación mundial de armas que se acaba de aprobar por las Naciones Unidas se debió a una lucha y gestión que en este sentido impulsó el Presidente y Premio Nobel de Costa Rica, Oscar Arias Sánchez.

 

Comentarios

Cargando...