Diputada Nicolás: ¿En cuál Costa Rica viven los Magistrados de la Corte Plena?

¡Magistrados, entiendan que las circunstancias del país ya no están para privilegiar sus "gustitos”! Dichosamente en la Asamblea muchos seguiremos empujando las iniciativas que tengan que ver con los odiosos privilegios de las pensiones de lujo, a pesar de la oposición egoísta que algunos de la Corte Plena puedan llevar a cabo.

0

Franggi Nicolás Solano, Diputada.

Ayer en la Corte Plena, cuando los magistrados analizaban algunos de los proyectos de ley que le ponen un alto a las pensiones de lujo, la magistrada Julia Varela afirmó dolida que, con estos proyectos, los magistrados ya no se iban a poder dar «sus gustitos», mientras que Jaime Robleto señaló que los problemas económicos que enfrenta el país «son ajenos a esta corte», y que todas estas medidas eran «populistas».

Indignación provoca tales declaraciones viniendo de estos dos magistrados, pero es que no sólo estos dos están en contra de bajar las pensiones de lujo, otros siete magistrados también señalaron sus «preocupaciones» y calificaron de confiscatorios, desproporcionados e irracionales diversos proyectos de ley que se discuten en la Asamblea Legislativa y que pretenden finalmente ponerle un alto a las pensiones de lujo.

Resulta vergonzoso que, con salarios más altos que el del Presidente de la República, y con sus lujosos privilegios y jubilaciones, ni siquiera se sonrojen al hacer estas manifestaciones. Me pregunto en cuál país será que viven estos magistrados y cuáles serán esos “gustitos” que ya no se van a poder dar, con ingresos mensuales de más de ¢6.000.000 de colones.

Señores magistrados, es inaudito tener que recordarles que sus gollerías las pagamos todos los costarricenses que, ante la crisis financiera del país, la Corte no es una República independiente y que ninguno de ustedes son Dioses del Olimpo para seguir con privilegios que son insostenibles.

Las afirmaciones que muchos de ustedes externaron el día de ayer, hoy son condenadas y aborrecidas por gran parte de los costarricenses que mientras escuchan con asco y asombro sus inocentes manifestaciones, tratan de sobrevivir con pensiones de hambre del régimen no contributivo por ¢80.000 colones al mes, o están cruzando los dedos por la sostenibilidad del régimen de pensiones de la CCSS que hoy en día se encuentra en riesgo.

 

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...