Edgar Ayales: El 2018, el año decisivo en las finanzas públicas de Costa Rica

0

Costa Rica debe estabilizar las finanzas para que su nivel de endeudamiento sea sostenible y no caer en extremo financiamientos para pagar intereses, por lo que la solución debe ir en vía de gastos, ingresos y gobernabilidad.

Para resolver el déficit fiscal del país tiene que considerarse la contención y mejora de la calidad del gasto público y el fortalecimiento hacia presupuestos por resultados.

Entre las propuestas, para generar una mejor administración, se ha pensado en la adopción del sistema unificado electrónico de compras públicas, obligatorio para todo el sector público, además de la revisión de las transferencias del Gobierno Central para que vayan acorde a las posibilidades financieras del Estado.

Por medio de la recaudación tributaria, a través de la digitalización, lo que se busca es enfrentar la elusión y evasión de impuestos, generando más eficiencia y equidad.

En cuanto al sistema de aduanas, se tendría que procurar trabajar en la modernización y estandarización. Las reglas fiscales deberán garantizar sostenibilidad de las finanzas públicas en el largo plazo y lo más importante la deuda pública requiere de una gestión responsable e inteligente.

Para ahondar más sobre un tema que es de tanta importancia para el país, La Revista entrevistó a Edgar Ayales, economista con gran trayectoria y exministro de Hacienda. Edgar Ayales, un señor, al parecer con mucha paciencia y con gran capacidad didáctica para explicar cuestiones económicas, ha ganado su sitial entre las personas de consulta obligatoria sobre temas nacionales, de ahí la razón de nuestra entrevista, en momentos críticos para el país, porque la situación se agrava día tras día.

“Es una situación muy seria que se ha venido deteriorando en los últimos años es un problema que arrastramos desde hace muchas décadas con altos y bajos pero que los últimos 3 o 4 años por falta de acción se ha venido deteriorando aún más”, afirmó Edgar Ayales.

¿Responsables?

A estas alturas de la grave situación fiscal del país, no se pueden buscar culpables. Sin embargo, el Gobierno Solís Rivera cometió un error al inicio de su administración ya que decidió postergar la solución, al decir que los primeros dos años no iba a ser necesario atacar el problema fiscal.

Según Edgar Ayales este es un error histórico importante, casi irreversible porque cuando la Administración se vio obligada incursionó en soluciones fue dos años después de iniciar su Gobierno, lo hizo de forma tentativa enviando proyectos a la Asamblea Legislativa, desligando la responsabilidad del Poder Ejecutivo.

“Eso no funciona así, esos proyectos el gobierno tiene que asumir la responsabilidad y hacer el cabildeo dentro del Congreso para que eso pase, eso no pasa solo, por inercia. En el Congreso, los proyectos los dejaron huérfanos y a partir de ahí las diferentes fracciones empezaron a hacer cambios y a tratar de llegar a un acuerdo, pero sin una guía fuerte y clara del Gobierno, como debe ser”. indicó Ayales.

Pero, si hay que señalar responsables, el único es el Gobierno Solís Rivera, ya que la propuesta fiscal debía asumirse desde el inicio, ser claros y contundentes, bajo advertencia de varias fuerzas políticas, organismos financieros internacionales, la Contraloría General de la República y los sectores empresariales y sindicales. Cuando esto se demostró, el mandatario culpó a la oposición de no avanzar en materia fiscal.

“Ellos creyeron que podían controlar la situación fiscal haciendo cositas muy pequeñitas aquí y allá recaudando un poquito mejor, gastando un poquito menos; el déficit subió dos puntos, lo encontraron alrededor de un cinco y ahora lo van a dejar alrededor de un siete. Entonces ¿qué fue lo que se hizo? No, no se hizo suficiente obviamente, yo diría que sí que hay un responsable muy serio y su culpa más importante fue no haber hecho lo que debió haber hecho en mayo del 2014”, recalcó el economista.

Gravedad de la situación fiscal de Costa Rica

“Han estado utilizando mucho financiamiento bancario y del INS y de la Caja. Lo que está pasando es que el Gobierno encuentra dificultad hasta para obtener dinero para pagar salarios y eso sí se puede convertir en una situación mucho más crítica”, advirtió Ayales.

En el actual panorama, el Gobierno no ha demostrado interés en ahondar en el tema sobre el gasto público, control de salarios y los pluses, ante esa negatividad los partidos políticos encuentran muy difícil aprobar nuevos impuestos, por lo que atrasa gravemente la discusión legislativa.

Según Ayales si este 4 de febrero hay un claro ganador, en ese momento deberá abrirse un mecanismo de negociación para la resolución del problema fiscal, de lo contrario en abril y máximo mayo la solución deberá ser enfrentada de forma veloz para atacar el problema fiscal en lo inmediato.

“Las agencias calificadoras de crédito podrían hacerle otra rebaja en grande a la calificación en Costa Rica lo cual ya podría generar una salida de capital, agravándose aún más cuando la misma gente saque el capital propio de Costa Rica y por otro lado no entrar capital extranjero, regresando a la nefasta experiencia de 1980”, explicó Edgar Ayales.

En ese momento el país entró en un círculo vicioso en donde sale el capital, aumentando el tipo de cambio, tasa de interés e incrementa la inflación, terminando con una crisis financiera que al final el mercado es quien resuelve la situación.

 Ayales indica que Costa Rica debería tomar acciones cuanto antes: “Yo diría que tan pronto pasen las elecciones de febrero debería hacerse un esfuerzo muy grande para lograr un gran acuerdo fiscal”.

¿Cuánto más puede esperar el país sin una reforma fiscal?

El 2018, es un año decisivo para las finanzas públicas, por lo que una reforma fiscal profunda y comprensiva, es el mayor fruto que puede esperar Costa Rica. Esto requerirá del Gobierno entrante que se tome varios meses para negociar y aprobar elementos de la reforma.

“Deberían estar aprobadas seis meses después por la urgencia, ya vamos a estar en una situación mucho más compleja de la que estamos ahora, las tasas de interés ya van a ser mucho más altas que las de ahora y la inflación va a ser mayor que la de ahora entonces yo creo que va haber más premura por parte del congreso de aprobar la reforma”, declaró el experto.

Un país responsable

Por la grave amenaza de la situación de finanzas públicas que se hizo notar por faltas de liquidez que mostró en diciembre, la Tesorería al verse en dificultades para pagar salarios, dio una señal muy peligrosa al exterior de Costa Rica, Esto se vio aumentado por el mensaje que el Presidente explicitó. Estas señales ante los mercados internacionales son muy delicadas y sus repercusiones de grave impacto económico, al hacer ver problemas de solidez financiera, capacidad de pago e ineptitud en el manejo de la situación.

 “Hay que hacer un esfuerzo nacional para que en febrero-marzo ya tengamos un acuerdo nacional para resolver este problema en los próximos tres o cuatro años porque no es un problema fácil de resolver va a tomar sus años”, expuso Ayales.

En vías de generar soluciones al problema fiscal debe buscarse una solución integral, gradual, balanceada y equitativa, que involucre muchas aristas. Implicado así el abordaje, no solo se remite a reformas al sistema tributario sino a mejorar la calidad del gasto público y establecerse reglas claras de comportamiento fiscal, para no aprobarse los gastos sin respaldo de ingresos y límites al gasto corriente.

Así las cosas, sea el que sea que llegue a gobernar a Zapote, no podrá obviar y mucho menos postergar la reforma fiscal que el país requiere en términos ya no de urgencia, sino que de subsistencia.

 

Comentarios

Cargando...