Editorial: A los seis años de La Revista CR

Esperamos  por supuesto que nos siga acompañando en el resto del camino y  siéntase en la libertad de hacernos también partícipes, de sus inquietudes y anhelos, porque Usted y el país son lo más importante de nuestra razón de ser.

0

El proyecto inició de forma tímida, con esa cautela que caracteriza a toda iniciativa nueva en un entorno en donde abunda la información superflua, el entretenimiento y la distracción; esos factores que dibujan con nitidez el momento presente. Es tiempo -lamentablemente- donde abunda el aprecio por lo inmediato, lo superficial y el agite de emociones, o de todo cuanto posea la intención de hacer naufragar los intentos serios por formar opinión y profundizar sobre lo que acontece y aflige. Nació esta idea, desafiando el dilema del sectarismo del pensamiento (el cual identifica fácilmente a las élites del poder político y económico, o a sectores dogmáticos de cualquier signo ideológico) para poder dar espacio a la amplitud, a la diversidad, así como al pensamiento plural y forjador de raciocinio crítico.

El desencanto democrático que ronda libre a esta altura del Siglo XXI en muchas partes de la región y del mundo, no afectó un milímetro el optimismo y el deseo de continuar aportando para construir pensamiento, a un grupo de personas, de muy distinta procedencia geográfica y profesional. Todos, junto al creador de La Revista: Eugenio Herrera Balharry, decidimos  hacer nuestros aportes a  esta edificación intelectual,  para contrarrestar de alguna forma; con anhelos propios, la realidad que enfrenta hoy día la sociedad costarricense.

El otro gran reto lo ha venido constituyendo el uso de las herramientas tecnológicas disponibles, para incursionar en un mundo distinto de la comunicación política contemporánea, de modo que los pensamientos puedan ahora viajar a la vertiginosa velocidad que lo permiten las autopistas de la información y las redes sociales, y utilizando la internet como una aliada indiscutible.

Ello ha permitido crear al mismo tiempo un puente intergeneracional que ha facilitado encontrar y unir a personas; tanto hombres como mujeres, jóvenes y a adultos mayores, a generar pensamiento y a crear cultura desde el maravilloso universo de la virtualidad. Formas novedosas de aprovechar la tecnología, nos permite a los actores del proyecto,  participar de conversatorios, conferencias y de muy diversos eventos que contribuyen a poder generar impacto en el entorno, sin que aún seamos capaces de cuantificar o calificar siempre sus resultados.

Escritores, intelectuales, filósofos, politólogos, economistas, abogados, médicos, biólogos, antropólogos, ambientalistas, poetas, políticos, estudiantes y muchas personas cansadas de los viejos esquemas de pensamiento, pero también en repudio a obsoletas sociedades de información y comunicación, han venido a encontrar en La Revista, el medio para desembocar anhelos, y aspiraciones colectivas, sacando lo mejor de sí mismas. Por eso, no es de extrañar que hoy día el número de colaboradores se contabiliza en decenas, creándose significativos nexos de amistad y solidaridad entre ellos mismos.

No menos importante es la cantidad de lectores que suman cientos día con día, para conocer, aprender o escuchar, lo que se aporta a través de esta rica de diversidad de opiniones y  pensamientos que se generan.

Al llegar al sexto aniversario de La Revista, todos quienes participamos nos sentimos orgullosos; de una iniciativa que pese a las vicisitudes por las que atraviesa en su conjunto la sociedad costarricense,  se sostiene por el desinterés, la mística y pasión, tanto de su director como del equipo de colaboradores; sin dejar de lado a los cientos de sus lectores y audio escuchas.

Celebrar en este caso significa, sentirse orgullosos por pertenecer a este medio de comunicación,  así como el hecho de que cuenta también con  su respaldo.    Continuaremos luchando por servir en la forma en que hasta ahora lo hemos hecho. Le deseamos lo mejor en estas navidades y en el año pronto a comenzar a Usted tanto como a sus seres queridos.

Esperamos  por supuesto que nos siga acompañando en el resto del camino y  siéntase en la libertad de hacernos también partícipes, de sus inquietudes y anhelos, porque Usted y el país son lo más importante de nuestra razón de ser.

 

 

EDITORIALES ANTERIORES

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...