Editorial: De Glasgow a la conciencia y la acción local

La soberbia y la ignorancia con respecto a nuestra relación con el ambiente deben ser desterrados mediante la conciencia y la acción ambiental propia, de otro modo no es posible asegurar la preservación de nuestra especie.

0

Los líderes formales de los países ricos y pobres, cada vez que se reúnen, expresan su profunda preocupación por los serios problemas ambientales, que agudizan la crisis climática y hacen sus vanas promesas para atenderlos. Esta vez lo hicieron en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), en Glasgow (Reino Unido).

Los manifiestos que emanan de las cumbres, son retazos que reflejan profundos intereses, pero también negligencia. Por eso el discurso se muestra vacío cuando se trata de resultados efectivos de corto y mediano plazo. Boris Johnson, prefiere viajar de vuelta en avión a Londres, que hacerlo en tren, y es en detalles como este, que se nota no sólo el doble discurso sino la doble moral sobre los temas ambientales, que afligen al planeta. Es por eso también, que la voz de Greta Thunberg resuena cada vez con mayor fuerza, al apelar a los jóvenes y a los ciudadanos más conscientes del mundo, a comprometerse para promover un cambio radical; en conciencia y acción propia, pero que a la vez obligue a los gobiernos a actuar, para mitigar pronto los efectos de la catástrofe

Cierto es, que sí las sociedades aspiran realmente a un cambio profundo en materia ambiental, entonces no debe limitarse; como bien lo señala el ambientalista Allan Astorga, al tema de los combustibles fósiles. Hay otra amplia gama de aspectos que han venido incidiendo en la biosfera terrestre, tales como la contaminación de los ríos y de los océanos, el manejo inapropiado de los suelos y de las cuencas hidrográficas, la deforestación y tantos otros aspectos, los cuales inciden en la vida debido al comportamiento humano.  Esta manifestación objetiva de la conducta social, ha conducido a muchos problemas, incluida la desaparición de numerosa cantidad de especies en el mundo, durante las últimas décadas.

Es innegable que la sobrepoblación mundial, es un fenómeno ineludible del problema. Más de 7000 millones de seres  es un tema de trascendencia, el cual va de la mano, con el maltrato que los países en su evolución, han dado al planeta, aunque por motivos muy diferentes. Los fenómenos propios atribuibles a ciclos de la naturaleza, provocan un enorme impacto, pero suma inequívocamente a la equivocada gestión de la especie humana con respecto al ambiente. Todo ello hace fácilmente predecible, que la vida en la Tierra corre riesgos inminentes en los próximos lustros. Nuestros descendientes, deberán al igual que nosotros, realizar ingentes esfuerzos, para asegurar que la vida pueda continuar un tiempo más por la senda de la sostenibilidad.

El viejo lema de pensar globalmente y actuar localmente, continúa teniendo una extraordinaria vigencia. En los hábitos y acciones más simples podemos avanzar, por ejemplo en la práctica del reciclaje, el cuido y la protección de las aguas, el manejo de los desechos orgánicos o bien  en fomentar la importancia de reforestar. Es indispensable inculcar la educación ambiental en los más pequeños y reforzarla en los mayores, porque es en nuestras casas, centros educativos, organizaciones sociales,  y en las comunidades, donde en realidad podemos generar la fuerza para mitigar el daño provocado.

De lo que se trata a fin de cuentas, es  poseer la inteligencia necesaria en Costa Rica, para apelar a nuestra propia subsistencia e iniciar el camino, en términos armónicos con las propias leyes de la naturaleza, las cuales son inexorables. La soberbia y la ignorancia con respecto a nuestra relación con el ambiente deben ser desterrados mediante la conciencia y la acción ambiental propia, de otro modo no es posible asegurar la preservación de nuestra especie.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box