Editorial: Ecos de la Convención del PUSC (incluye podcast)

Por ahora, y en medio de tanta congoja e infortunio, debemos agradecer al Partido Unidad Social Cristiana su Convención y por qué no,  sus resultados.

0

El triunfo de Lineth Saborío Chaverri, una persona con experiencia en la función pública y quien, en tan sólo un trimestre de campaña alcanzó la candidatura del Partido Unidad Social Cristiana, no puede ser considerado como un hecho fortuito. Sus rivales eran personas en la palestra política con un alto nivel de exposición mediática; en particular uno de ellos, cuyo protagonismo ha sido evidente y notorio, al pronunciarse casi acerca de cualquier acontecimiento de la agenda nacional.

En la Convención del Partido Liberación Nacional, José María Figueres de forma similar; alejado hace rato de la política activa triunfó también sobre dos diputados y un conocido comunicador. Igualmente el segundo lugar de los resultados en ese Partido, quedó en manos de otro personaje alejado de la tarima y de las otrora estridentes plazas públicas.

Claro está que quienes han votado mayoritariamente  en estas agrupaciones, han sido personas cercanas a la agrupación, cuadros dirigentes en virtud de sus propias aspiraciones, o bien quienes querían con su voluntad, hacer perder a alguien.

Lineth Saborío, es  la primera mujer Social Cristiana en obtener una candidatura presidencial. Otra más joven, Natalia Díaz, también ha sido escogida para liderar la agrupación electoral Unidos Podemos; una estructura de corte conservador y procedencia  libertaria. Tenemos así dos candidatas presidenciales y no sería de extrañar que el Partido Acción Ciudadana se decante por otra, en tan honrosa posición.

Este componente da un sentido distinto al quehacer político nacional, porque quizás un sector de la población confía en que una lideresa  traiga –en esta oportunidad-  una sensibilidad distinta para gobernar. Finlandia es el único país del mundo en este momento gobernado por cinco mujeres, quienes ocupan los cargos de mayor relevancia en el Estado. Y aunque sea ésta una discusión prematura,  ciertamente es un ineludible componente de la presente campaña, que comienza a tomar forma. Es relevante destacar que estos esfuerzos democráticos de los partidos, como ya lo ha hecho el PLN y el PUSC, no así  Nueva República, llevan a cabo un ejercicio ciudadano necesario, para renovar los liderazgos, generar nuevas ideas y crear espacios reales de participación. Veremos si lo hace así el Frente Amplio y los restantes partidos.

Tampoco inadvertido, es el hecho que algunas de las candidaturas han podido sostenerse en mucho, a punta de entusiasmo y voluntarismo, con relativamente pocos recursos, en comparación a otras oportunidades.  La señora Saborío ha traído de esta forma, un aura de credibilidad a su partido y eso es también meritorio.

La presente luce como una campaña inédita, cuyas tendencias se orientan al menos en tres direcciones. Por un lado, la de apelar a la experiencia y el conocimiento antes que a la improvisación de candidatos, o  sea “vale más lo viejo conocido…”.  La otra, es mantener la ruptura con las dos estructuras político partidistas tradicionales, es decir “no volver al pasado”. Pero también hay una tercera no descartable, que es contar con  una figura populista y hasta mesiánica, una especie de  “Robocop” o “Superman”, con la suficiente testosterona, como para que saque a los costarricenses, con sus poderes, de todos los infortunios. Mínimo,  un “Bukele” tico.

Ojalá que  esta opción sin embargo, no tome forma, ni fuerza,  aunque se encuentra igual sobre la mesa. Es eso sí, la peor opción a considerar al celebrar dos siglos de vida independiente.

Por ahora, y en medio de tanta congoja e infortunio, debemos agradecer al Partido Unidad Social Cristiana su Convención y por qué no,  sus resultados.

 

 

EDITORIALES ANTERIORES

 

 

 

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box