Editorial: El significado cierto de la elección del PLN (incluye podcast)

El PLN definió su liderazgo con rumbo a las elecciones del 2022. Las entrevistas posteriores cedidas por el ganador de la contienda, ofrecen la idea amplia de ideas, las cuales deben ser analizadas por los contendientes en el mismo ejercicio participativo. Triunfo la democracia.

0

Sin duda alguna, hubo un ejercicio democrático, que también sirvió de laboratorio sobre cómo debe manejarse la elección nacional en condiciones previsibles de pandemia. Nos hizo reflexionar además, en la importancia de poder participar de una elección con varios candidatos de un solo partido.

En Nicaragua sin embargo y a manera de ejemplo, el dúo Ortega Murillo se dedica a apresar a cada prospecto para las elecciones presidenciales de este Noviembre en su afán de aferrarse sin importar cómo, al poder. Los costarricenses debemos aprender a valorar más lo que significa la posibilidad de tener opciones. Lamentablemente  eso se aprecia, cuando ya es tarde, tal y como sucede con la mayoría de las cosas, al  ignorar  su verdadera dimensión y significado.

Inclusive, votar en contra de alguien es también una respetable decisión democrática. Es el derecho quizás a decir “tal vez no sepa lo que quiero, pero sí estoy seguro de lo que no quiero” Eso sí, nada tiene que ver esto con estar insultando y maldiciendo irracionalmente, muestras inequívocas de inmadurez e irracionalidad política.

En este caso, no hubo derroche de recursos y la organización dependió mucho de las fuerzas propias o de la creatividad de  cada tendencia, pero también de las aspiraciones en distritales, sectores y  movimientos. El interés particular igualmente, en estos casos, beneficia el propósito colectivo (fortalecimiento del PLN).  No menos extraordinario el hecho de conocer con prontitud, los resultados de las respectivas juntas y la aceptación tácita de todos a los resultados, sin venir a enturbiar el proceso haciendo cuestionamientos, que no existieron.

Triunfó la voluntad de la mayoría, y el resultado es un fiel reflejo de lo que significó el proceso. Los debates contribuyeron a que los costarricenses,  y no sólo los partidarios de esa agrupación tuvieran mejor conocimiento sobre los aspirantes y sus ideas. Se evidenció que hay buenas propuestas; quizás no puntualizando en cómo alcanzarlas, pero ello no le quita ningún mérito a los debates. Se pudo conocer lo que cada quien piensa sobre el acontecer nacional, también sobre su criterio de ellos mismos.

Con respecto a los precandidatos los había conservadores  y progresistas, unos añorando el pasado y las viejas conquistas y otros más focalizados hacia el futuro y lo que  el país necesita en virtud de ese mañana. Unos más enfocados sobre las soluciones caseras y otros más, sobre las soluciones internacionales; verdes y tecnológicas, haciendo interesantes comparaciones sobre lo que luce posible. Unos apelando más al factor etario, sin que eso pareciera, a fin de cuentas, haberse notado mucho. Todos, tienen clara conciencia de la situación actual del país, de esta compleja coyuntura pandémica y del grave deterioro económico y social.

Lo significativo a raíz del resultado es la voluntad que han expresado de unir fuerzas alrededor del triunfador de la convención. La participación inesperada de más de 460 mil costarricenses en condiciones sanitarias complejas y de restricción vehicular es sin duda un triunfo inobjetable de esa organización política. Su ejemplo será muy posiblemente seguido por los demás partidos políticos.

El PLN definió su liderazgo con rumbo a las elecciones del 2022. Las entrevistas posteriores cedidas por el ganador de la contienda, ofrecen la idea amplia de ideas, las cuales deben ser analizadas por los contendientes en el mismo ejercicio participativo. Triunfó la democracia costarricense.

No dejamos por ello de reflexionar sobre los acontecimientos en el Perú, donde una sociedad totalmente polarizada queda arrinconada para decidir, cuál de los dos candidatos  es el que le favorece más a la sociedad peruana  en la presente coyuntura. La situación allí es verdaderamente dramática. No hay nada más complejo que una sociedad partida en dos. Ya hemos vivido esos atisbos acá en la historia reciente y en otros momentos del pasado también. Ahora puede no haber consenso en la sociedad costarricense, pero sí es necesario trabajar sobre ellos.  Ese esperamos, sea nuestro caso y que cada persona sea lo suficientemente responsable como para poder decidir lo que más conviene al país.

Este derecho individual es inalienable  y fundamental… marcará nuestro futuro. El Partido Liberación Nacional, pese a sus evidentes defectos, ha logrado marcar una diferencia con este evento democrático. Los restantes partidos hemos visto, trabajan desde sus aceras en ejercicios políticos similares. La experiencia y los valores, también ayudan.

 

EDITORIALES ANTERIORES

 

 

 

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box