Editorial: Fútbol e idiosincrasia criolla (Incluye podcast)

Acá lo que sucedió posiblemente, es que las inconformidades y los resentimientos se salieron de la caja como suele ocurrir  y pasaron a formar, parte hoy en día, del patrimonio novelesco tico.

0

La telenovela de estos días ha sido protagonizada por: tres futbolistas, unos federativos y un ex técnico de la Selección Nacional, pero también por abogados, fiscales y defensores y medios de comunicación, sin olvidar una ávida audiencia que se nutre igualmente del escándalo. Esto  ha puesto en blanco y negro nuestro funcionamiento cotidiano como sociedad. Sociedad en la que se suele usar el serrucho y hacer juicios mediáticos, antes que confrontar con quien corresponde las cosas que mortifican, incomodan y molestan.

En este caso, pareciera evidente a observadores externos no tan apasionados; que al calor de su enojo, el o los futbolistas dijeron cosas que no debieron haber expresado, pero es al mismo tiempo difícil de imaginar, cómo personas tan creyentes y disciplinadas, quisieran en realidad plasmar su ira, llevando a la acción de forma tan dañina, su circunstancial enojo.  Pero a partir del momento en que unos hicieron públicos los comentarios y los susodichos reaccionaran con una demanda, era lógico que se empezara a montar la obra de teatro, la cual hoy casi muchos parecen disfrutar y realmente muy pocos lamentar.   El circo entró en acción.

Sólo, que como suele suceder con los escándalos, el momento no es propicio. Los protagonistas son jugadores muy respetados en el campo de juego, pero también lo son por su liderazgo ante sus compañeros y más allá. Así ha sido desde hace muchos años. Acá lo que sucedió posiblemente, es que las inconformidades y los resentimientos se salieron de la caja como suele ocurrir  y pasaron a formar, parte hoy en día, del patrimonio novelesco tico, pues nos encanta cuando hay intimidades aflorando de esta forma; tiradas a los cuatro vientos. El morbo se convierte en la cuestión colectiva, más que los temas de orden ético o jurídicos de por medio.

La situación es embarazosa a nivel internacional sobre todo porque los protagonistas principales son los futbolistas y los resultados, cualquiera que estos sean desde el punto de vista judicial incidirá en el momento que están atravesando, porque además se encuentran activos al más alto nivel de su participación deportiva. Ojalá esta experiencia judicial, sirva de algo más que haber alborotado un panal y todo el mundo salir picado.

La moraleja es que cuando el polvo y la basura se meten tanto debajo de la alfombra, llegará el momento en que ya no será posible dejarla allí y entonces todo se terminará ensuciando.  Esa es la curiosa tendencia que tenemos no sólo en el campo del fútbol sino también en la política y en las relaciones sociales. La falta de transparencia, la evasión de entrar a los problemas de fondo, y la maledicencia que contamina el ambiente, tarde o temprano pasarán la factura.

Lamentablemente este tipo de actitudes se repiten día con día, y los buenos ejemplos y las experiencias de aprendizaje las tiramos por la borda. Lo ideal será cuando aprendamos a enfrentar frontal pero asertivamente los problemas que nos aquejan,  así como dejar de evadir la responsabilidad que corresponde. Todo ello implica nuevas actitudes y una gran responsabilidad. Quizás al ser este un momento de crisis tan compleja, por tanto de grandes oportunidades, podamos enrumbarnos en otra dirección.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...

La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo

Apóyanos aquí

Holler Box