Editorial: Histrionismo como política pública (Podcast)

Los cantos de sirena, ahora con histrionismo no ayudan al país a salir adelante y eso es lo primero que se debe tener muy claro. Cambiar de actitud, tener manejo emocional y tender puentes SI ayudaría mucho.

Es muy lamentable lo que está ocurriendo en materia de seguridad nacional, educación, salud y otros temas, lo cual evidencia el fracaso de políticas públicas acumuladas durante varias administraciones. Ahora esa situación tiene un nuevo ingrediente, el histrionismo cíclico del Poder Ejecutivo, fiel reflejo de la frustración manifiesta por su principal protagonista, tal como sucediera una vez más, ahora en la Escuela Nacional de Policía en Pococí.

Es necesario subrayar entonces, que las cuestiones sociales delicadas se pretenden resolver emocionalmente, lo cual subraya en realidad, la inexperiencia del equipo de trabajo que asumió el gobierno, así como una débil e ineficiente gestión a la hora de concretar las buenas intenciones habidas, en los temas que principalmente afectan a la colectividad. El grito procura llamar la atención de los ingenuos, de los incautos, pero también de muchos ciudadanos igualmente molestos y preocupados por el estado actual de las cosas, más no resuelve.

Es en este contexto donde no es de extrañar la manifestación de un comportamiento tico muy conocido al que recurren en Zapote, cual es “pasar la bola”, “safar el lomo” y además expresarlo con ruido ensordecedor, como ahora es costumbre hacerlo a quien realmente corresponde la responsabilidad prioritaria de gobernar. Es necesario tener eso claro para comprender el juego de hacer responsables a los demás, “de los crímenes que ocurran”. Eso es a todas luces igualmente inoportuno, y quizás quien lo haya descrito mejor y se lo haya expresado con sus propias palabras directamente al Presidente, es la Diputada Gloria Navas.

Al desmenuzar las causas sobre lo que en realidad está sucediendo no sólo en materia de seguridad sino también de otras áreas tan sensibles como la educación nacional o la seguridad social, es evidente que ello tiene su origen, en la incapacidad de formular iniciativas y proyectos coherentes, bien planeados como corresponde y con el debido sustento técnico por parte de las autoridades. Por eso es que gritar, satanizar el diálogo entre actores sociales, o tratar de hacer las cosas a golpe de tambor y bajo una indebida presión a los subordinados, son factores que suman adicionalmente a que los proyectos sean fallidos.

Es evidente, como ejemplo, que al encontrarse la Asamblea Legislativa en el período de sesiones extraordinarias, compete al Ejecutivo proponer la agenda atendida por el Congreso. Esto no significa, que los representantes de los otros poderes del Estado puedan soslayar también su propia responsabilidad, y en vez de dedicar tiempo para atacar a las autoridades, debieran estar generando legislación constructiva en común acuerdo con importantes actores sociales. La hipérbole del discurso oficial, debe ser por tanto digerido con mucha prudencia, porque está generando un impacto muy negativo en la sociedad, y porque muchos ya han escogido caer en la trampa de los aspavientos.

Los cantos de sirena, ahora con histrionismo no ayudan al país a salir adelante y eso es lo primero que se debe tener muy claro. Cambiar de actitud, tener manejo emocional y tender puentes SI ayudaría mucho.

 

EDITORIALES ANTERIORES

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...