Editorial: Interpretación de un arranque incómodo

Tratar de minar con tanto afán las acciones equivocadas del Gobierno en su despegue, pueden llevarnos a una situación muy delicada de credibilidad en un lapso de tiempo relativamente corto.

0

Los primeros días de acomodo para la nueva Administración han sido un tanto difíciles y confusos. La falta de experiencia tanto pública como política ha salido fácilmente a relucir, sin negar también que hay un ambiente sensiblemente hostil por parte de algunos sectores de la prensa, que se ha encargado de subrayar cada uno de los errores cometidos en estos días de inicio. Ese sin duda es también un factor que nos aleja fácilmente de la atención sobre los temas estructurales a los que el país debe abocarse a la brevedad, sin negar la importancia de los temas sanitarios sobre la mesa.

Hay enseñanzas importantes que la Administración del Presidente Chaves debe atender a la brevedad. Una de ellas es que para emitir una directriz cuenta tanto el contenido como la forma y que la premura; sino hay una debida atención técnica, puede conducir a los errores, como los dados a conocer.  La otra es que debe medirse muy bien el impacto integral de las decisiones por cuanto sus consecuencias son públicas.

Se trata de un grupo de trabajo, reclutado en un tiempo récord y bajo condiciones  económicas muy ajustadas, por lo que pretender que el grupo sea un sólido equipo de trabajo en el corto plazo es simplemente una quimera. La experiencia en gestión pública así como en política son requisitos básicos, de los cuáles, en este caso –en general-  se adolece.   Hablamos eso si de un partido político nuevo que llega a gobernar en un contexto complejo.  Es por ello importante el concurso de la Asamblea Legislativa como eje del poder formal, para ayudar a equilibrar en estos días la balanza y facilitar al Gobierno la salida en su incómodo arranque.

La evidente tensión con algunos medios de comunicación colectiva y gestada a lo largo de la campaña electoral, es un factor contribuyente a enturbiar las aguas, por cuanto cada error del Poder Ejecutivo es tratado con particular cariño por intereses que trascienden posiblemente el interés público. Su tarea es magnificarlos cuanto sea posible. Los errores deben enmendarse pero también esas intenciones deberían bajar su intensidad. Esta es una simple percepción, reflejada en la cantidad de titulares y subtitulares de los medios masivos tradicionales que al parecer se alimentan con mucho entusiasmo del inmediatismo y el sensacionalismo. Tratar de minar con tanto afán las acciones equivocadas del Gobierno en su despegue, pueden llevarnos a una situación muy delicada de credibilidad en un lapso de tiempo relativamente corto.

El momento es propicio para llamar la atención en el sentido de que hay temas urgentes y temas importantes. Estos últimos no deben ser soslayados como parece estar sucediendo. Y no es que mascarillas y vacunación contra la pandemia, no sea un tema de enorme trascendencia porque lo es, pero tampoco  el de mayor trascendencia en la situación integral que atraviesa el Estado costarricense.  Así de elemental, así de claro.

 

Editoriales anteriores

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box