Editorial: La huella del 2020 (podcast incluido)

Cada quien puede hacer diferencia y por tanto cada nación también.

0

Como todos los años a finales de Diciembre en 2019, nos dimos los mejores deseos para un gran año del Siglo XXI, que nos ha dejado en este par de décadas más infortunios que bondades. Aun así  lo que nadie imaginaba, era que tantos de esos deseos naufragarían de la forma en que ha sucedido para decenas de miles de seres humanos en el mundo.

La pandemia  está dejando una huella indeleble y  lo seguirá haciendo  con un  impacto  fuera de toda imaginación. Hay además señales inequívocas  de que no estamos haciendo bien las cosas. Una de ellas es la manipulación de la naturaleza y en particular de los seres vivos, así como contribuir con nuestros modelos de consumo a la crisis climática del planeta. Hemos hecho caso omiso de las advertencias dadas por la ciencia, provocando fenómenos de curso al parecer irreversibles. Todo ello sin duda relacionado a la forma grosera conque nos autodestruimos; arrastrando a la vez con nosotros la suerte de muchas otras especies.

El 2020 ha sido como un enorme espejo donde hemos visto reflejado nuestra verdadera imagen depredadora  y  permitiendo a  la naturaleza; implacable como también lo es, golpear con la fuerza de un gigantesco boomerang  los actos que venimos cometiendo en forma irracional contra el ambiente,  lo cual  tiene además implicaciones sanitarias.  Y es que hay muchas señales en nuestro comportamiento que fácilmente se traducen en consecuencias que afectan a todos y se ensañan por supuesto contra los más vulnerables.

En Costa Rica por ejemplo, a pesar de nuestra narrativa en pro del ambiente, hemos arrasado con vida marina cercana a nuestras costas, maltratado miserablemente montañas y  bosques, contaminado las aguas, el aire y  la tierra. Pero además, en otro orden de cosas, hemos desgraciado la hacienda pública, como sí no tuviésemos ninguna responsabilidad con las nuevas generaciones. Hemos además contribuido a deteriorar nuestro Estado Democrático y Social de Derecho y por ende las valiosas conquistas sociales heredadas del pasado. La pandemia sólo ha venido a poner en evidencia nuestras falencias.

El 2020 refleja toda nuestra estupidez así como nuestra falta de conciencia,  con aquello que nos afecta. Por supuesto nada de esto tiene que ver con fechas en el calendario, y sin embargo  el 2020 ha sido como un enorme espejo, en donde hemos visto reflejadas las implicaciones de nuestro comportamiento como ciudadanos globales y locales.

Todo a fin de cuentas, forma parte del lote de nuestra propia responsabilidad, la cual sin duda alguna incide en el entorno político, económico, social y ambiental.  Para que el 2021 y nuestro futuro inmediato sea mejor, habrá primero que preguntarse sí estamos dispuestos realmente a ser mejores personas, a superar nuestra relación con los demás y si seremos manifestaciones de energía, dispuestas a hacer un aporte distinto a la colectividad.

Es claro que tampoco se puede dejar de lado el hecho de 7.500 millones de seres humanos ocupamos  espacio en el planeta, por lo que definitivamente esta población mundial provoca un impacto mayúsculo en nuestro Hogar Tierra. Y si bien es cierto el desarrollo científico y tecnológico  puede contribuir en buena medida a que podamos equilibrar y lograr un balance importante entre la humanidad y la naturaleza, no hay duda que este factor, así como los modelos económicos y políticos para ejercer la gobernanza en la sociedad,  están fallando de forma severa y requieren por tanto ajustes estructurales.

No se trata entonces de malos años o de buenos años, sino lo que queremos hacer del tiempo y del espacio para que estos sean mejores.  Los retos están a la vista para cada sociedad, por eso no sólo  ha llegado la hora de tomar decisiones inteligentes y cambiar de actitud, sino que no existe ninguna otra opción… o lo hacemos o tenemos sellada nuestra suerte y la naturaleza decidirá por nosotros como ya lo está haciendo.

Cada quien puede hacer diferencia y por tanto cada nación también. No es imposible cambiar si tan sólo pensáramos responsablemente en dejar un mundo; al menos un poco mejor, a los que vienen. Feliz anticipado 2021.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...