Editorial: La política en tiempos del “bicho”

el tejido social debe a partir de la presente emergencia y crisis societal, restituirse desde abajo, a partir de la familia en su noción actualizada, desde la comunidad, desde el trabajo y desde la empresa

0

No hay mal que por bien no venga dice el viejo refrán, pues resulta que ante tanta adversidad hay un sinnúmero de aspectos positivos. Unos son de carácter muy universal. La Madre Tierra por ejemplo, tiene sin duda alguna un respiro de su bichito más dañino, y es posible entonces que estemos experimentando en carne propia, algo parecido a lo que Gaia experimenta con nuestros perniciosos síntomas. Sin embargo esta es sólo una consideración muy general, porque lo cierto es que una calamidad como ésta posee sus ventajas, inclusive en el plano nacional, y esto nos conduce a otro tipo de reflexión sobre lo que acontece entonces a nivel local.

En nuestro caso concreto nos hemos dado cuenta que la institucionalidad; representada por el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social, han dado muestras importantes de que desde lo público, hay mucho que aún queda por hacer en aras del bienestar general.   Otras entidades igualmente han reaccionado y eso en todo caso es para bien. Así lo hace la Comisión Naciconal de Emergencias, el CNP, la Fanal, Seguridad Pública entre otras. No menos importante ha sido el papel de la Asamblea Legislativa. La cuestión es que en esencia el liderazgo lo han asumido Salud y la Caja,  llevando  a buen puerto el cumplimiento de su propia responsabilidad  con apoyo de un sector importante de la ciudadanía, dando gradualmente respuesta al problema de salud pública, tal y como les corresponde hacerlo.

Lo que no está tan bien, es que no se evidencie por parte del Gobierno de la República una visión más integral con una estrategia global ante la gravedad del problema, por cuanto debe contemplarse además de lo sanitario, otro tipo de medidas tanto en lo económico como en lo social. El actual proceder entonces,  puede estar conduciendo a errores garrafales que habremos de pagar con creces en el corto y mediano plazo.

Da la impresión además que existe demasiada premura en la toma de decisiones, sin guardar las previsiones necesarias en lo que en realidad luce como una guerra prolongada y sin fin a simple vista . Ello nos conduce a un inevitable desgaste, dejándonos desarmados para el momento crucial de la lucha, el cual se encuentra a la vuelta de la esquina. Despacio porque hay prisa recomendaban nuestros mayores y esto realmente es algo que no se está dando. La agitación jamás es buena consejera y el Parlamento igualmente presionado por el Ejecutivo, se precipita en algunas de las decisiones cruciales.

La política exige una visión de Estado a cargo del Gobierno de la República, y con mayor razón en momentos de una emergencia nacional. Lo que hemos presenciado sin embargo es el manejo del problema con una visión unidimensional, es decir  con un enfoque salubrista a ultranza, que además nos induce, so pena de castigos diversos, a la paralización absoluta de todas nuestras actividades. Lo que sin duda alguna hace falta es un equipo multidisciplinario de expertos, quienes deberán caminar de la mano con los salubristas en la respuesta al problema, el cual  es en realidad integral, no unidimensional. Ahí debieran participar en fuerza mancomunada, los responsables de Salud, Seguridad, Economía y Trabajo.

Esta sería la única forma de asegurar que los cuatro componentes en atención al problema puedan ponderar y tomar decisiones de forma simultánea. Ese equipo debiera contar además con una secretaría ejecutiva con la capacidad técnica y política suficiente, como para asegurar la sensatez requerida en las diferentes medidas que se tomen. Quizás el Presidente Ejecutivo de la CCSS sea quien posea las condiciones para esa responsabilidad. Es claro con respecto a la emergencia, en el caso de Salud, que existe un buen liderazgo bajo la conducción del Dr. Daniel Salas, también lo hay en Seguridad con Don Michael Soto y sin embargo es evidente la ausencia de ese liderazgo unificador, así como   la urgencia de agregar lo económico y social al eje conductor. Ello permitiría la coherencia y celeridad necesarias en la toma de decisiones, posiblemente con un enfoque de sostenibilidad. El Presidente debe ser bajo este enfoque, un buen maestro de ceremonias, porque lamentablemente su imagen ha sufrido mucho deterioro en virtud de sus propios yerros. El debe estar ahí lógicamente, pero su papel en realidad debe ser discreto ante los técnicos y científicos que sí saben sobre el problema.

El nombramiento y la presencia de un Ministro de la Presidencia con la suficiente solvencia y  destreza, es lo único que podría cerrar el  bache político existente, en lo que respecta a la relación con la Asamblea Legislativa y a ese equipo interdisciplinario. Es bien sabido que la agenda legislativa se encuentra en este período en manos de la Presidencia de la República y por tanto ese liderazgo ausente y una buena coordinación con el Parlamento, constituye a fin de cuentas la pieza fundamental que ayudaría en hacer de los avances algo más consistente y expedito.

Hay dos cosas importantes a resumir entonces. La primera es la necesidad de esa visión integral para poder enfrentar el mañana, que se encuentra a la vuelta de la esquina y la segunda es la necesidad de que la institucionalidad, como herramienta de lo político, salga fortalecida en pro del bienestar general. Esto permitiría tener preparada no sólo la vacuna contra el coronavirus sino también contra el populismo, nuevo factor desestabilizador del sentido común y la colectividad responsable.  Los pueblos asustados sin institucionalidad fuerte, recurren a la mano de populistas inescrupulosos a quienes sólo interesa el poder por el poder. Algunos de ellos serán vistos como la varita mágica contra la crisis que genera incertidumbre y desazón.

El otro factor sin duda más importante, es el de buscar mayor colaboración internacional en tiempos en que la cooperación es indispensable para hacer frente al enemigo común. El aislamiento y los nacionalismos absurdos no sirven de mucho. Se requiere de una inteligencia emocional sólida en el liderazgo; necesaria para posibilitar alianzas,  incluso hasta con aquellos de quienes históricamente nos mantenemos distanciados. La confrontación en tiempos de coronavirus, no pareciera conducir a nada. Estados Unidos ha optado por una tesis aislacionista y por un enfoque demasiado chauvinista, por lo que sus habitantes están y estarán durante algún tiempo importante, sufriendo las consecuencias de su propio auto-encierro al mundo.  No hay duda que Oriente puede aportarle a Occidente en el manejo de la situación y ninguna de las teorías conspirativas existentes, le servirá a nadie de nada, como para salir de esta calamidad tan fácilmente por sí mismos. El mismo Pontífice lo ha dicho estos días, con motivo del sufrimiento causado por la pandemia, en su plegaria y bendición papal por la humanidad “Urbi et Orbi”, ante la inmensa soledad de la Plaza de San Pedro y la Basílica del mismo nombre: De esto nadie sale solo.

El nuevo escenario que desde ya nos ofrece el mundo es uno de mayor colaboración entre los seres humanos,  un desarrollo tecnológico indispensable y necesario como instrumento para esa cooperación social, una visión holística de las diferentes dimensiones de la actividad humana, en donde lo económico no puede separarse de lo social ni de lo ambiental.  Ese nuevo escenario igualmente debe ser uno donde la institucionalidad pública prevalezca tan solo como herramienta en beneficio de las grandes mayorías, con la participación consciente de otros sectores y donde se de una participación ciudadana consciente y activa.

Finalmente, el tejido social debe a partir de la presente emergencia y crisis societal, restituirse desde abajo, a partir de la familia en su noción actualizada, desde la comunidad, desde el trabajo y desde la empresa. Es la oportunidad de hacer las cosas correctamente o bien la oportunidad para echarlas a perder en forma definitiva.

 

 

Si le interesa recibir información diariamente:

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...