Editorial: Momentos de desasosiego en la aldea

En nuestra aldea la práctica es diferente, es extraer un párrafo de una o varias conversaciones políticas y de una vez, en forma sumaria condenar. Hay una especie de “zopilotismo carroñero” en la difusión de conversaciones, tendientes a la práctica del ajusticiamiento anticipado. No podríamos estar de acuerdo con ese proceder.

0

Sin duda Costa Rica atraviesa una situación difícil y hay una evidente vulnerabilidad institucional democrática, agravada por los incuestionables hechos de corrupción que se han venido revelando por parte del OIJ. Estamos además, frente a un importante proceso electoral que culminará posiblemente con el resultado de una segunda ronda, lo cual permite que cada quien utilice indiscriminadamente cuanto conviene. Hay sin embargo reflexiones que son imperativas hoy día.

Como bien lo decía un invitado sobre lavado de capitales, recientemente en el programa Matices de Don Randall Rivera, hoy en día no sólo se mata físicamente enviando a un sicario, sino que existen muchas otras formas de matar la reputación, así como la vida entera de las personas y sus familias. La ventilación pública de conversaciones y el sacrificio absoluto de la privacidad es sin duda una forma de hacerlo. Nos inclinamos a creer, que corresponde a las autoridades competentes, tomar la información disponible, montar las pruebas y realizar los procesos legales correspondientes y entonces adjudicar penas a las responsabilidades encontradas. En nuestra aldea la práctica es diferente, es extraer un párrafo de una o varias conversaciones políticas y de una vez, en forma sumaria condenar. Hay una especie de “zopilotismo carroñero” en la difusión de conversaciones, tendientes a la práctica del ajusticiamiento anticipado. No podríamos estar de acuerdo con ese proceder. La antropofagia es una práctica cada vez más consuetudinaria, en medios y redes sociales, muy lamentable.

Los medios de comunicación en su voraz apetito por la competencia en las noticias, trasciende su responsabilidad ética y de una vez extrae párrafos completos de conversaciones de los actores cuestionados, para alborotar el morbo público. La cuestión no es tolerar la corrupción de ninguna manera, más si del respeto que corresponde ante temas tan delicados, las cuales pueden arrastrar indiscriminadamente a personas inocentes, niños o familiares quienes sin ser de ningún modo responsables de hechos delictivos, se ven afectados por el tipo de noticias cuya orientación es depredadora. La privacidad como derecho fundamental ha volado en pedazos a raíz no de las conversaciones telefónicas sino del uso indiscriminado que se hace de ellas y que provocan muchos daños colaterales, sin haber empezado siquiera ni los juicios ni brindado los cargos específicos que se achacan.  Tan valiosa es la libertad de expresión y el derecho a la información, como lo es la protección de la privacidad individual en la sociedad democrática. El entendido es que la información disponible debe usarse por las autoridades competentes, para demostrar la culpabilidad en los estrados judiciales, y luego con la sentencia darle amplia difusión a todo. En nuestra aldea al mejor estilo de Pancho Villa el sistema es  “fusílenlo y después le preguntan”.

Hoy día no parece haber forma de filtrar ni discriminar la información que se hace pública, tampoco la forma circense; tomando como ejemplo, la detención del Alcalde de Cartago; esposado hacia atrás ante familiares y amigos, con la falsa y grave noticia sobre él, aparecida en un respetable medio de comunicación, el cual rectificó luego de forma discreta. Estas cosas no deben pasar desapercibidas ante las personas responsables y conscientes del valor de una auténtica democracia y los derechos humanos.

Lo que sí espera la ciudadanía, es justicia pronta y cumplida, para que reciban el castigo merecido  los responsables de estos delitos de corrupción.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box