Editorial: Nuestra Intención

0

La Revista pretende generar inquietud y reflexión para el análisis de las personas, a través de los diferentes temas planteados por sus colaboradores, sobre asuntos que parten del conocimiento y experiencia de vida, de su experiencia y formación profesional y posiblemente compartidas en la academia o en su ámbito de trabajo durante mucho tiempo. Quienes escriben, lo hacen pensando responsablemente en las aflicciones de la democracia bajo sus condiciones actuales, al visionar al mismo tiempo; con sentido crítico y optimismo, el futuro de  los más jóvenes.

La intención del debate a través de La Revista es a todas luces constructivo, respetando a la vez, la diversidad del pensamiento. No podría ser de otra forma. Las cosas que afectan a la ciudadanía dependen en su atención de una visión compartida y de participación mancomunada, sin odiosas distinciones. La ilusión sobre el  proyecto, se vincula de algún modo a la idea de crear una nueva narrativa del quehacer político y social, con la que se sientan identificados los más conscientes, para enfrentar los retos del presente. De ahí el valor y el aporte tan significativo de nuestros colaboradores y de quienes participan de su lectura y en alguna medida del debate cotidiano.  Nadie puede ser excluido ni marginado en el afán de atender los grandes retos de nuestro tiempo.

…Y en el mundo de hoy, donde la información se vuelve no sólo abrumadora sino además inmanejable, se debe hacer un esfuerzo propio por apartar lo  insulso y  perjudicial;  estimulado muchas veces por intereses espurios, para buscar y  suministrar entonces aquella otra información formativa y transparente en intención. El análisis debe sustraerse de lo irracional, de lo inmediatista, así como de los insulsos afanes político partidistas, pero no de la política, por cuanto sólo el debate entre puntos de vista y posiciones distintas, permite crecer y edificar.  Don Pepe Figueres, solía sostener que destruir es fácil y construir es obra dura. Esa quizás es la principal tarea: tener claro que bajo las imperantes condiciones es indispensable construir; aunque se haga en medio del facilismo, de la reinante estulticia y de la excitación mediática; incluida las redes sociales, usadas algunas; con cierta frecuencia, no para aportar sino para destruir.

Construir en las condiciones imperantes y  ante el gradual deterioro de la institucionalidad y por tanto de la democracia, no es una tarea sencilla pero sí indispensable. Bien vale la pena entonces, descartar el cinismo, la animosidad y el subjetivismo, para en su lugar estimular la autocrítica, la objetividad posible y la diáfana intención en el  mejoramiento continuo a través del pensamiento escrito y la interacción con los proponentes. Todo ello como fórmula de convivencia y coexistencia, contribuyente al sano debate entre sectores y actores que a menudo expresan sus opuestos intereses. En la construcción no puede quedar de  lado el inapreciable valor del arte y la cultura cuyo  aporte al espíritu y al cuerpo social es inconmensurable. En todo caso, no hay tema, sea este cultural, científico, político, económico, social o ambiental, que no tenga cabida en La Revista.

La primera gran tarea entonces, al trazar la ruta por la que pretendemos transitar con La Revista, es que la intención de mejora sea simplemente diáfana,  con la participación de muchas manos y distintas voces. No es tarde del todo para crear una nueva narrativa en nuestro entorno; adaptada a los tiempos y las circunstancias. Es cuestión de hacerlo y es cuestión de asumir responsabilidad.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...