Editorial: Para gobernar en la presente coyuntura – Algunas reflexiones y aportes de La Revista

No menos importante, es  gobernar con  el apoyo de las herramientas tecnológicas, para la información y la comunicación en favor del progreso, luchando contra la desinformación y la falsedad.  

0

De arranque debemos aceptar que se acabó la fiesta, se trituró la credibilidad y se torturó la confianza, pero no la esperanza ni la convicción de que aún podemos salir adelante. Esto significa reconocer; respecto al manejo de los dineros públicos, la necesidad de apretarse el cinturón, vivir en frugalidad y hacer mejor las cosas con menos recursos.

Si no creemos en la solidaridad social así como que la responsabilidad es de todos los sectores: público, privado y sociedad civil,  eso sí sería fulminar también la esperanza. Estas premisas son básicas, para quienes amamos a Costa Rica, tanto como el  respeto que guardamos por el maravilloso legado de nuestros padres y abuelos

Para atender una agenda nacional con miras a las elecciones del 2022 y más allá, tenemos que aceptar que el primer problema es de naturaleza política (no económica), en donde la experiencia, la capacidad, la transparencia y  la determinación  son fundamentales para generar una base mínima que posibilite la gobernabilidad en estas condiciones.  Experiencia porque no se puede seguir improvisando con desconocimiento del manejo de la cosa pública. Capacidad porque se debe tener mediana claridad sobre las variables tanto internas como externas que nos condicionan y poder entonces, navegar en estas turbulentas aguas del ahora. Transparencia, porque la corrupción siempre se mueve en el caldo de cultivo de la opacidad y hay que llevar luz  toda acción política importante. Determinación, la cual implica no sólo valor para tomar las decisiones estructurales que el país se necesita, pero ante todo para procurar acuerdos entre pensamientos, intereses y posiciones muy diferentes. Ello implica coraje y nobleza a la vez, para reconocer y aceptar, que sin una agenda de convergencia el país no podrá salir adelante. Asimismo el reconocimiento a los derechos humanos esenciales, tolerancia, y respeto a la diversidad; aspectos insoslayables del comportamiento político de quienes aspiren a gobernar.

Un segundo aspecto sustantivo es la agenda nacional, lo cual significa, poner sobre la mesa los temas de orden prioritario, esbozados con propuestas respecto al cómo y paralelamente con qué equipos de liderazgos han de ser atendidos. Estos temas entrelazados entre sí, a saber son: La situación fiscal y la reactivación económica que van de la mano, la crisis educativa y formativa en que se encuentra inobjetablemente la sociedad; afectando a las nuevas generaciones y por consecuencia el progreso económico y social de la colectividad, la situación de pobreza y el desempleo; que son hermanos siameses, el equilibrio y fortalecimiento de la seguridad social, eje fundamental de nuestra democracia.

Los temas del agro, de la mano con los temas ambientales para la sostenibilidad y el manejo de la crisis climática. La dilatada Reforma del Estado que es consustancial a una agenda de transformaciones estructurales, la lucha contra la corrupción, la mediocridad institucional y el crimen organizado, por cuanto que los poderes fácticos están provocando daños severos a la democracia costarricense.

Debe darse el fortalecimiento de la investigación técnica y científica en el país donde las universidades y las APP juegan un papel determinante Finalmente, no menos importante, es  gobernar con  el apoyo de las herramientas tecnológicas, para la información y la comunicación en favor del progreso, luchando contra la desinformación y la falsedad.   Será todo esto acaso una utopía?  Nosotros creemos que no lo es.

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box