Editorial: Para qué tractores con violines rotos… (podcast incluido)

El enfoque “tijera” por el que han optado varios  legisladores es frustrante  para el sector y de prevalecer esta actitud, sus consecuencias son realmente negativas también en la idiosincrasia costarricense.

0

En días pasados La Revista abrió espacio para escuchar la perspectiva de representantes del Sector Cultura sobre su situación en medio de la aguda situación fiscal y de la crisis pandémica que experimenta la sociedad costarricense. Los participantes de este interesante foro conducido por el compañero politólogo César Zúñiga fueron Eunice Báez, Oscar Valverde y Alejandro Méndez.  Su acertado concurso, permitió destacar  la  importancia que ha tenido para el sector procurar incidir políticamente en forma proactiva.

Estas manifestaciones llenas de sentida expresión, han contribuido a crear conciencia en  varios legisladores, sobre la contribución de la cultura en el fortalecimiento de la democracia costarricense; no sólo en lo específico, sino en sus implicaciones integrales.  Los tres expositores consideran necesario por tanto, continuar elevando el nivel de conciencia a tomadores de decisiones sobre el valor de un presupuesto justo para el Ministerio de Cultura y Juventud. Les ha posibilitado su esfuerzo asimismo,  empoderar a su propio sector. Coinciden además en que ellos forman parte de un importante movimiento cultural, el cual ha podido sobrellevar muchas dificultades, debido a su carácter resiliente.

Los recortes que se le hacen al Ministerio de Cultura y Juventud en esta oportunidad, golpea diferentes y variados programas, cuya repercusión en las comunidades eleva su impacto social. La cultura contribuye no sólo a la institucionalidad democrática, sino a la salud mental de la población. El enfoque “tijera” por el que han optado varios  legisladores es frustrante  para el sector y de prevalecer esta actitud, sus consecuencias son realmente negativas también en la idiosincrasia costarricense.

Es por eso que en estos momentos de crisis, agudizados por la pandemia, se hace indispensable interiorizar el verdadero valor y aporte de la cultura a los pueblos. La cultura insisten sus representantes, no debe ser visualizado con el estereotipo clásico o estigma, de simple entretenimiento, y del cual una nación puede prescindir. Su contribución es además fuente de recursos inteligentes y creativos; complemento de la educación de un pueblo. Es fuente generadora de divisas al fisco, a través de los diferentes espectáculos nacionales e internacionales que con regularidad tienen lugar en el país.

Debe tenerse claro que la afectación al presupuesto del Ministerio de Cultura y Juventud , provoca daño irreparable a valiosas entidades culturales,  tales como el Sistema Nacional de Bibliotecas, el Museo Nacional, el Colegio de Costa Rica, el Sistema Nacional de Educación Nacional, el Sistema Nacional de Radio y Televisión (SINART), el Centro Nacional de la Música, el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo entre otros. Esta lucha por tanto debe continuar durante la discusión del presupuesto nacional que cierra a finales de Noviembre. Por eso La Revista se ha unido a ella sin reservas de ninguna clase y desea que todos los costarricenses y sectores conscientes, también lo hagan…

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...