Editorial: Radiografía de una renuncia

Nos  está llegando como sociedad; frágil en lo económico y social, el momento de la verdad. La institucionalidad, no tiene ya fórmulas mágicas, como para seguir provocando válvulas de escape, sobre una situación cada vez más compleja. El Gobierno debe contribuir en lo corresponde para asegurar de la mejor forma, el equilibrio social necesario, y esto significa no otra cosa que evitar aplastar a la clase media, así como apartarse de insensatas fórmulas populistas. Pero eso está por verse. En todo caso hay una nueva oportunidad, que no se puede desperdiciar.

0

El grupo económico del PUSC, el cual contribuyó en buena medida a promover el plan fiscal con que cuenta el país, se marchó finalmente. Esto se debió al buen empujón, hacia la puerta de salida dado por el PAC de Don Carlos;  aunque también ha sido producto de las propias metidas de “escarpines” de cada uno de los miembros de ese grupo.  Dos de los idos sin embargo no se quejan, pues han sido bien reubicados por el Presidente. Pasará eso con la tercera?, hay que ver.

Sobre lo sucedido en el último caso de estas renuncias,  es como el cuento de una mariposa que se posó sobre la cabeza del elefante;  justo cuando se terminaba de hundir en las arenas movedizas en las que estaba atrapado. El elefante en su infortunio  sólo atinó a decir… “me hundo por culpa de la mariposa”.

Evidente ha sido para los bien entendidos, la importante cantidad de zafadas de tabla, que el Poder Ejecutivo le diera  entonces a quien ostentaba el cargo de Ministra de Hacienda, como para comprender que realmente eso tendría,  a la vuelta de la esquina, y más temprano que tarde, una repercusión importante.  Lo realmente curioso es que la renunciada; por alguna razón, decidió  recurrir a una pequeña variación del   Síndrome de Estocolmo, prefiriendo proteger en su partida, al propio causante de su mal.  En criterio de algunos, el poder de la renunciada era de tal calibre, que la figura del Gran Jefe de turno y la de otros allegados de su gabinete, se veía disminuida con cierta regularidad. La consecuencia posterior fue el comportamiento adoptado por el Poder Ejecutivo, en el sentido de contrariar las decisiones importantes de Hacienda, para tratar de demostrar acaso, que no deseaba seguir sus pasos. La razón es que el Presidente tiene fama de por sí, de ceder fácilmente a las presiones. El acuerdo de la Caja y los asuntos relacionados con el FEES son cereza de pastel de la situación descrita.

Lo  cierto es que quienes estuvieron felices semanas antes, tras la traída abajo de los acuerdos entre los sindicatos y la CCSS,  hoy están enojados  y frustrados, aplaudiendo el emocional argumento de  la Ex.  La realidad a fin de cuentas parece ser del color del cristal con que miran los  grupos de interés y presión. Así las cosas, hoy se escucha decir en Llorente: Y ahora quien podrá defendernos?. Sus plegarias sin embargo ya parece haber sido escuchadas: don Rodrigo Chaves ha sido el escogido. Tendrá que preocuparse tanto por los ingresos como por los egresos de la hacienda pública, lo cual no es un reto menor.

El tema de fondo sin embargo, continúa siendo la ausencia de una visión país en momentos en que la situación así lo demanda. Los problemas son estructurales, y por eso seguir pateando la bola o dar superpoderes a alguien, para que interprete e imprima un fuerte personalismo a la gestión, es cuestión riesgosa en la presente coyuntura. Habrá que ver el curso por el que opta el nuevo Ministro de Hacienda, don Rodrigo Chaves.

Nos  está llegando como sociedad; frágil en lo económico y social, el momento de la verdad. La institucionalidad, no tiene ya fórmulas mágicas, como para seguir provocando válvulas de escape, sobre una situación cada vez más compleja. El Gobierno debe contribuir en lo corresponde para asegurar de la mejor forma, el equilibrio social necesario, y esto significa no otra cosa que evitar aplastar a la clase media, así como apartarse de insensatas fórmulas populistas. Pero eso está por verse. En todo caso hay una nueva oportunidad, que no se puede desperdiciar.

Si le interesa recibir información diariamente:

 

También le podría interesar:

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...