Editorial: Resiliencia y responsabilidad personal (Incluye podcast)

Las nuevas alarmas que se generan sobre una nueva oleada de la pandemia del COVID-19 y el evidente incremento de casos críticos nos dan cuenta que enfrentamos una delicada situación que va para rato.

0

No parece que vayamos a salir tan rápido y sencillo de la compleja coyuntura sanitaria-económica en que nos encontramos. Quizás  nos hayamos percatado  o lo estemos apenas haciendo, de que el individualismo tradicional que nos caracteriza y que también se subraya a nivel personal, en el comportamiento estereotipado de “porta a mi” parece perder sentido. Y es que si no se manifiesta una clara conciencia social sobre los problemas que debemos asumir como colectividad, vamos a sufrir más, también vamos a crear mayor sufrimiento a los mayores, pero también a otros.

Como sociedad nos hemos venido acostumbrando a hacer absoluta y egoístamente lo que nos da la gana, ese parece ser un comportamiento colectivo que se manifiesta en muy diversas esferas de nuestra vida. Lo que sucede es que con la llegada de la pandemia, se nos ha venido señalando por parte de algunos pocos, que la majadería y la irresponsabilidad de no asumir con responsabilidad la problemática que estamos enfrentando, nos afectará aún más en sus consecuencias.

Le corresponde a los liderazgos responsables, tanto en el ámbito público, como el privado, asumir las serias circunstancias que enfrentamos y transmitir con su ejemplo la forma en que las comunidad, la empresa, el sector debe hacer lo que corresponde.  Es cierto, que muchas cosas escapan a nuestro control, pero también lo es que tener clara conciencia para comprender la magnitud de la situación que nuestro país, al igual que tantos otros enfrenta, es mayúscula.

Las nuevas alarmas que se generan sobre una nueva oleada de la pandemia del COVID-19 y el evidente incremento de casos críticos nos dan cuenta que enfrentamos una delicada situación que va para rato. Lo lamentable por supuesto es que hay un círculo vicioso entre el manejo de la pandemia y la situación económica que se agudiza afectando los niveles de desempleo y consecuentemente de pobreza. El país paralelamente ve incrementar sus niveles de violencia y el acecho del narcotráfico en barriadas y zonas vulnerables del país.

Es por todo ello, que aprender a convivir con esta realidad difícil y distinta es un factor crucial para los liderazgos responsables y para los ciudadanos en general. Aquí hay ineludiblemente una cuestión de valores que igualmente juega un papel trascendente que contribuya a crear los nuevos cimientos de la sociedad del futuro, de la Costa Rica del mañana.  Esta tarea no puede estar sólo en las manos de autoridades formales, debe estar en cada quien y debe estar en cada uno de nosotros.

La Revista mediante su campaña de ponerse una mascarilla en el corazón, ha venido contribuyendo en la conciencia de quienes formamos parte de este proyecto para poner su grano de arena al bloque de la compasión y la solidaridad humana. No podía ser de otro modo. Debemos acostumbrarnos a que entramos en un laberinto del cual no sabremos cuando podemos salir de él o encontrar la salida, así que cada momento y cada acción responsable tanto individual como colectiva cuentan. El camino es largo, la noche cae y sólo sabemos que en algún momento habrá nuevamente de amanecer. Eso sí, lo que cada quien haga permitirá a muchos disfrutar de la alborada.

Tener resiliencia y responsabilidad colectiva es la única opción por ahora.  Actuemos.

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box