Editorial: Si tan solo aprendiéramos algo de nuestros atletas olímpicos (incluye podcast)

La Revista quiere de esta forma, rendir su propio homenaje; a ellos, y a quienes están dispuestos siempre dar lo mejor de sí. Esta sociedad tiene muchos hombres y mujeres capaces de predicar con su ejemplo y espíritu de lucha contagiando a los demás. Si tan sólo aprendiéramos algo de nuestros atletas olímpicos, saldríamos muy pronto de donde estamos y seríamos  mil veces mejores de lo que somos.

0

Mucho del trabajo de los atletas olímpicos en su afán por representarnos en Tokyo, implicó no sólo un gran esfuerzo personal y familiar sino una disciplina extraordinaria de su parte, bajo condiciones por lo general adversas, así como la falta de un apoyo contundente y continuo del Estado.

Deberían también por eso, quedar guardados en nuestra mente y en la de  generaciones más jóvenes,  los nombres de Andrea y Noelia Vargas, Kenneth Tencio, Brisa Hannessy, Andrey Amador, Luciana Alvarado, Beatriz Padrón, María José Vargas, Arnoldo Herrera, Ignacio Sancho, Leilani McGonagle, Neshy Lee Lindo, y Gerald Drummond.  Igual se debe honrar a quienes a través de diferentes disciplinas, junto a sus entrenadores  y asistentes, han dado lo mejor de sí; sea que hayan podido o no asistir a unos juegos olímpicos.

Para todos ellos Tokyo fue una meta, es decir el viaje a la superación, y esto quizás sea algo de lo que los costarricenses podríamos aprender mucho. Es momento propicio quizás, para evocar una parte del famoso poema Itaca del griego Constantino Cavafis (1863-1933)… “ Cuando emprendas tu viaje a Itaca pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias. No temas a los lestrigones ni a los cíclopes ni al colérico Podeidón, seres tales jamás hallarás en tu camino, si tu pensar es elevado, si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. Ni a los lestrigones ni a los cíclopes ni al salvaje Poseidón encontrarás, si no los llevas dentro de tu alma, si no los yergue tu alma ante ti ”

Y es que en la presente coyuntura del país, se necesita de muchas personas con disposición de atletas, con actitud, con afán, con orgullo, dignidad y espíritu de superación, porque sabemos que para esta representación ha sido un camino difícil y tortuoso. El humilde origen de algunos, no ha sido impedimento para dar lo mejor de sí y poner el nombre de nuestro país en alto. Su experiencia tampoco está concluida, porque se encuentran en un proceso de mejoramiento continuo. Andrea, ya piensa en París; sitio al que han decidido trasladar sus máximos sueños y anhelos.

Es importante subrayar el trabajo en equipo, como factor indispensable y para ello  el  ejemplo más meritorio sin duda, es el de las hermanas Noelia y Andrea Carolina Vargas y su madre Dixiana Mena, quien ha recibido una distinción a nivel de las Américas por tan brillante labor.  Es saber y tener conciencia de que el equipo, puede en un momento determinado, convertirse en las  emociones y las aspiraciones de un país completo. Cuando los entrenadores impulsan a sus discípulos a competir, les recuerdan siempre que el trabajo equipo es más importante que la persona, y les insisten en que la competencia puede sacar lo mejor de ellas, y por tanto es una bendición. Ayuda al sano orgullo y a la determinación, siempre y cuando se combine con una dosis de humildad y la capacidad de reírse de sí mismo y con los demás.

En momentos complejos, es importante buscar los referentes. La Revista quiere de esta forma, rendir su propio homenaje; a ellos, y a quienes están dispuestos siempre dar lo mejor de sí. Esta sociedad tiene muchos hombres y mujeres capaces de predicar con su ejemplo y espíritu de lucha contagiando a los demás. Si tan sólo aprendiéramos algo de nuestros atletas olímpicos, saldríamos muy pronto de donde estamos y seríamos  mil veces mejores de lo que somos

 

 

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box