Editorial: Un cambio de año siempre atrae a la esperanza (Podcast)

Ojalá Dios ilumine a las autoridades de esta Administración, de modo que tengan la sabiduría necesaria, lo cual implica tomar el camino del diálogo y el de los acuerdos con otros sectores de la sociedad.

Aunque la esperanza por momentos parece esconderse, siempre que empieza un año ella regresa, y posiblemente donde más la extrañamos los costarricenses, es la búsqueda y necesidad del diálogo; para tratar de atender las situaciones que afligen a la mayoría de las personas en este país. La cuestión es muy elemental, porque la forma de resolver los problemas es sin duda a través de la política y sino la utilizamos a nuestro favor, pronto irá en nuestra contra. De modo que quienes detentan el poder; grande o poco, deben recurrir a los acuerdos conjuntos necesarios para ir enderezando el rumbo de la nave social.

Es cierto que nos encontramos ante un fenómeno político que no es en realidad nada nuevo y América Latina lo ha experimentado de muchas formas, el cual consiste en centralizar el poder, gobernar de forma autoritaria e imponer antes que procurar acuerdos. Lo novedoso ahora son los mecanismos tecnológicos para manipular la comunicación o bien el irrespeto al marco jurídico y axiológico para imponer su voluntad. Afortunadamente Costa Rica todavía cuenta con una institucionalidad y una ciudadanía que posee la capacidad para leer los acontecimientos.

Es por eso que el primer paso para mantener esperanza, es la apertura al diálogo y la búsqueda de acuerdos en la sociedad democrática, bajo la convicción de que distintas voces y perspectivas son indispensables para avanzar. La soberbia y la arrogancia por el contrario nos conducen inevitablemente a una calle sin salida. Tampoco funcionan; en ese mismo sentido, las teorías conspirativas como por ejemplo eso de asumir que tres entidades importantes de la institucionalidad democrática del país, se han juntado para obstaculizar al Gobierno de la República. Esto es simplemente ridículo, improcedente y peligroso, dada la reiteración de su estribillo. Nos referimos en esta oportunidad, a las recientes declaraciones de la Diputada Cisneros y a otras emitidas en días pasados por el abogado Juan Diego Castro, pero que igualmente son respaldadas por el Presidente Chaves.

A casi medio período presidencial podemos decir sin ambages que ya no hay sorpresas, y que difícilmente el gobierno de la república vaya a corregir el curso, por cuanto la confrontación igualmente le ha generado algunos réditos entre sus adeptos. Aún así esperamos que alguna luz llegue a Zapote o a Cuesta de Moras para poder recuperar la esperanza perdida. El 2024 se presenta con buenos indicadores económicos para el país y muy malas condiciones en el campo social y de las oportunidades. Habrá que esperar por tanto, conocer las expectativas y la voluntad del Gobierno de la República a casi medio período de su gestión, así como a cuáles proyectos le va a apostar, considerando que el tiempo pasa rápido, y teniendo claro eso sí que un problema no se resuelve generando otros problemas.

La esperanza en todo caso no es una cuestión que se puede moldear conforme vayan surgiendo las cosas. Ante todo es una convicción profunda de que podemos ser mucho mejores de lo que actualmente somos. La última palabra en todo caso la tendrá el Gobierno. Veremos sí se apela a la razón o por el contrario prevalece la irracionalidad para atender todo aquello que nos aflige como sociedad.

Ojalá Dios ilumine a las autoridades de esta Administración, de modo que tengan la sabiduría necesaria, lo cual implica tomar el camino del diálogo y el de los acuerdos con otros sectores de la sociedad. Ese ingrediente de la esperanza es más que indispensable para seguir entonces hacia adelante, y estemos todos preparados como la situación amerita en caso que no sea así.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...