Editorial: Vientos políticos y alertas en vísperas de Semana Santa (Podcast)

La pregunta de fondo respecto al Congreso sin embargo es: cuál es el perfil de Presidente o Presidenta Legislativa, que se requiere en la presente coyuntura, y ahí es donde se encuentra el quid del asunto.

Una importante agitación política previa a la Semana Santa, y que se mantendrá posiblemente hasta el mes de Mayo, se está dando en el país. La destitución del Ministro Amador ha hecho emerger una serie de acontecimientos interesantes, tales como la causa de su despido por parte del Presidente Chaves, la cual tiene varios ingredientes: desde gestión deficiente y cuestionable amparada por la Administración, hasta el hecho de venir promoviendo su eventual candidatura con el partido Unidad Social Cristiana.

En todo caso sobre este sainete, que mantiene confundidos a los propios seguidores del actual gobierno, queda aún mucho para ser debidamente conocido por la opinión pública. Sí resulta curioso la forma en que el Presidente y la Diputada Cisneros arremeten contra el Ex-Ministros, quien en su “auto-exilio” apela a la necesidad de mantenerse lo más lejos posible de los “tentáculos del mal”, y lo cual hace suponer; salvo mejor interpretación, que se está refiriendo al propio mandatario. Lo cierto es que parece haber sido abierta una cajita de pandora en el seno del Poder Ejecutivo, que dicho sea de paso no huele nada bien.

Con respecto a la elección del Directorio Legislativo en el mes de Mayo, tampoco hay algo claro, excepto el hecho de que quien tiene hoy día mayor número de votos posibles, es el actual Presidente del Congreso Rodrigo Arias, aunque con la curiosa advertencia del Diputado Gilberth Jiménez, de que no renuncia a su aspiración, sí Don Rodrigo no llegase a sumar los votos necesarios. La candidatura de Arias por el momento está en entredicho por la jefatura de la fracción del oficialismo y otras, a pesar de que sólo necesitaría una decena de votos. El Frente Amplio nuevamente se ha descolgado de la posibilidad de apoyarle. En el PUSC se mantiene la candidatura de Horacio Alvarado, aunque su compañera de fracción Daniela Rojas; posiblemente apoyada por otras compañeras legisladoras, no ha descartado verse como aspirante. El PUSC se visualiza así, como fuerte aspirante con apoyo del oficialismo, en virtud del evidente contubernio que un sector de este partido mantiene directamente con el Presidente Chaves. También está la clara advertencia de que Chaves ni la fracción oficialista apoyarían a Doña Vanessa Castro, a quien se ha vetado, según las declaraciones hechas por la propia legisladora. La situación también ha revuelto un tanto las aguas en el PUSC, a raíz de las manifestaciones iniciales de Castro sobre la censura hacia ella, dentro de su propia fracción.

La pregunta de fondo respecto al Congreso sin embargo es: cuál es el perfil de Presidente o Presidenta Legislativa, que se requiere en la presente coyuntura, y ahí es donde se encuentra el quid del asunto, dado que son escasos los legisladores o legisladoras, que parecen tener un adecuado bagaje, como el que caracteriza al actual Presidente, para poder navegar en estos tiempos convulsos. Un equilibrio en el poder es indispensable con respecto al Ejecutivo. Es muy posible que después de la Santa Semana, se vayan aclarando los nublados de este día.

Por otro lado la insistencia del Poder Ejecutivo con respecto a Ciudad Gobierno, parece haber evolucionado hacia una nueva etapa, en donde se procura por medio de una reforma a los artículos 67 y 77 de la Ley de Contratación Pública, la creación de un nuevo modelo contractual. Es un “Caballo de Troya” cuyos alcances van mucho más lejos que Ciudad Gobierno. Esto contribuiría, tal y como pintan las cosas: a la escogencia a dedo de empresas, evadiendo procesos licitatorios y reafirmando la opacidad en la toma de decisiones por parte del Poder Ejecutivo. Adicionalmente, se abona al encubrimiento del endeudamiento del país, pudiendo quedar estos procesos a merced de organismos financieros internacionales, con carta abierta en materia de obra pública. Ello conlleva además, impedir el control por parte de la CGR. Sí la Asamblea Legislativa va a permitirlo está por verse. Lo cierto es que de la misma forma se está dando curso a primer debate el préstamo de US$700 millones que viene a burlar todas las posibilidades de control, lo cual pareciera ser la inequívoca tendencia de la Administración Chaves. El desenlace final está aún por verse, o acaso se saldrá con la suya?

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...