Eduardo Brenes: Acerca de la venta del Banco de Costa Rica

Creo que ese proyecto ni siquiera tiene viabilidad política en la actualidad, pero estemos atentos de los deseos de uno y otro poder de excederse y meterse dónde no le corresponde, llámese este Rodrigo Cháves o Poder Judicial.

0

Eduardo Brenes Jiménez.

Estoy totalmente a favor de la venta del Banco de Costa Rica y aún así me parece que el proyecto del gobierno para venderlo es malo y tiene muchísimas carencias, tantas que yo no lo apoyaría salvo que se subsanen y se mejore ostensiblemente.

Pero que el proyecto sea malo no hace que deje de escandalizarme está posición de los magistrados que ahora encuentran que cualquier proyecto, hasta uno que tenga que ver con la venta de un banco estatal, afecta su funcionamiento y organización.

Eso es estirar el derecho demasiado y querer poner obstáculos para querer interferir de manera indirecta en lo que a otro poder del estado le corresponde. Si ese proyecto necesita 38 votos que sea por las razones adecuadas, y no porque ahora caprichosamente, los magistrados vean en cualquier rediseño del modelo estatal una afectación a su organización y funcionamiento.

Las razones esgrimidas, relacionadas con el manejo de los depósitos de fianzas y pensiones alimentarias, o el fideicomiso que tienen con ese banco, son no solo ridículas, sino que me parecen hasta de un burdo abuso de poder.

Esas son cuestiones operativas que en caso de venta del susodicho banco solo tendrían que renegociarse con otra entidad bancaria y si es de su gusto, estatal, que todavía nos quedan suficientes bancos estatales para que se hagan cargo de lo que hoy hace el Banco de Costa Rica en su relación comercial-operariva con el Poder Judicial.

Así como he denunciado el irrespeto a la división de poderes del presidente Chaves en otras ocasiones es necesario también denunciar está desviación de poder del Judicial interpretando de forma tan laxa, antojadiza y caprichosa el tema de la efectación en el funcionamiento y organización del Poder Judicial.

Dejemos que sea en la arena política, es decir, en la Asamblea Legislativa, dónde se dirima si los diputados quieren o no deshacerse de uno de los tantos bancos estatales, pero no usemos mecanismos constitucionales que se hicieron para defender la autonomía del poder judicial en temas de justicia y organización ser usados de forma espúrea para hacer más fácil o difícil una decisión que solo le concierne a los legisladores.

Este mecanismo constitucional que se hizo para proteger al Poder Judicial de abusos de los otros poderes ahora se usa, como la autonomía universitaria mal entendida en el caso de la educación superior pública, como forma de los magistrados de entrometerse en lo que no les corresponde y de darse «de facto» un poder casi de veto, que el constituyente nunca les dió.

Creo que ese proyecto ni siquiera tiene viabilidad política en la actualidad, pero estemos atentos de los deseos de uno y otro poder de excederse y meterse dónde no le corresponde, llámese este Rodrigo Cháves o Poder Judicial.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...