Eduardo Brenes: Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto

Mis mejores deseos para que está nueva asamblea entienda que ser diputado no es una competencia de ver quién hace más ridículo.

0

Eduardo Brenes Jiménez

Decía el científico ilustrado alemán Georg Litchtenberg en sus «Aforismos» que cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto.
Y es que mientras los políticos de este país no entendamos que mantener la dignidad y las formas en el día a día de nuestro quehacer es tan importante como lo que pensamos o proponemos, la desafección hacia la política seguirá creciendo y los electores seguirán encontrando a los políticos antisistema como opciones válidas y atractivas.
Ver a algunas diputadas como Zoila Rosa Volio, María Vita Monge o María José Corrales, hacer un berrinche nivel dios, porque les es imposible entender que a escasos tres días de dejar su curul, los servicios administrativos de la asamblea quitaron sus placas para preparar las de los diputados entrantes, no causa más que una pena ajena tan grande como la rabieta que armaron por qué se las devolvieran so pena de no continuar la sesión de ayer. ¡Que bochorno!
Por dicha hubo también diputados como José María Villalta, Paola Valladares o Nielsen Pérez que se desmarcaron de semejante banalidad y ligereza y evidenciaron a sus ridículas compañeras diputadas.
Ni que decir tampoco de la polada de mandar a poner sus mega retratos pegados a las curules del antiguo salón de sesiones del viejo edificio, y peor aún que la administración se los permitiera, como si fuesen ellos los dueños de la curul y del mobiliario del estado. Espero sinceramente que los nuevos diputados manden a quitar semejante monumento al kitsch legislativo vernáculo.
Mis mejores deseos para que está nueva asamblea entienda que ser diputado no es una competencia de ver quién hace más ridículo.
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...