Eduardo Brenes: El COVID-19 y su impacto en el turismo

Para dimensionar lo que ha significado el COVID-19 en la industria turística, tuve como invitado en LIBERALIA al economista costarricense radicado en Cancún hace más de 20 años, Pablo Castro Merens.

0

Eduardo Brenes Jiménez

Antes del embate del COVID-19 se realizaban un billón de viajes a nivel mundial. El Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC por sus siglas en inglés) proyecta 75 millones de puestos de trabajo menos y pérdidas de alrededor de 2.1 trillones de dólares. Sólo en Costa Rica este sector representa un 10% del PIB y emplea a más de 200 mil personas. Por eso a pesar de que el tema sanitario monopoliza las discusiones actuales, es necesario que empecemos a hablar y buscar soluciones para este shock dramático en el sector económico del turismo.

Para dimensionar lo que ha significado el COVID-19 en la industria turística, tuve como invitado en LIBERALIA al economista costarricense radicado en Cancún hace más de 20 años, Pablo Castro Merens. Pablo es economista graduado en la UCR, con un master en Finanzas en Cass Business School de la Universidad de Londres, y con una amplia experiencia en el sector turístico a nivel latinoamericano.

«Yo sigo siendo sumamente optimista sobre la industria del turismo. Seguirá siendo exitosa y es una industria extremadamente buena en muchos aspectos, no sólo en el tema económico, sino que también en cuanto a la movilidad social de quienes trabajan en ella. A pesar de que el 2020 se da por perdido, seguirá siendo un pilar de la economía mundial y en especial en Costa Rica. Hay que seguir fomentándolo y apostando por él. Yo no creo en los discursos de la autosuficiencia o de aislamiento. Creo que los ejemplos en el mundo de economías que «son autosuficientes» o no dependen del sistema económico global, son todos malos ejemplos.

«No queremos ser una Corea del Norte, ni una Cuba; queremos ser una economía pujante y vibrante que sea parte de la economía global. Lo que sí hay que buscar es la capacidad de reacción a los eventos que sabemos que se van a seguir dando como esta pandemia. Esta es una experiencia que ha abierto los ojos sobre la necesidad de estar preparados. Qué infraestructura tenemos para enfrentar retos como estos, no solo con pandemias, sino también retos como el calentamiento global. Invertir en esa habilidad no es igual que aislarse. No hay que convertirse en chovinistas y encerrarse, estar viendose al ombligo no es la solución» Nos dice Pablo J Castro de forma muy certera.

 

 

 

Si le interesa recibir información diariamente:

 

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...