Eduardo Brenes: Leyendo a Don Cleto

0

Eduardo Brenes Jiménez

Declaraciones de don Cleto González Víquez, Presidente de la República, al diario la Tribuna el 17 de mayo de 1930, cuando Costa Rica atravesaba la terrible crisis económica en la que se había visto sumida luego de la caída de la bolsa de Nueva York en octubre de 1929, los ingresos tributarios se habían reducido en 5 millones de colones para ese momento:

«Antes que todo, debo de hacer esta declaración de manera clara y categórica: por ningún motivo ni en circunstancia alguna optaría por el viciado y peligroso sistema de las emisiones sin respaldo. La situación fiscal no ofrece buenos aspectos, pero aún presentándolo, más aún, llegando a condiciones desesperadas, lo que está lejos de suceder, no se me ocurriría jamás acudir a aquel método como medida salvadora de la situación; aun con sacrificio de muchos, de pocos o de todos los empleados públicos, preferiría reducir el presupuesto a su mínima expresión, antes que lanzarme por aquel atajo administrativo por el firme convencimiento que tengo de que nos llevaría aún completo desastre económico. Puesto que el país está urgido de medio monetario y de capital industrial, tanto para estimular la marcha del comercio como para fomentar la producción, no haría reparos a nuevas emisiones del Banco Internacional con el respaldo consiguiente en oro, para lo que, desde luego, habríamos de acudir a los empréstitos. Para servicios de ese género como para construcción de obras públicas, tampoco haría reparos en operaciones financieras de esa naturaleza, pero no las aceptaría en forma alguna para cubrir déficits en los presupuestos como consecuencia del sostenimiento del actual tren de empleados; y conste que no es mi intención hacer recortes de esa especie, pues de apurar las cosas y obligarme a más economías, optaría por la reducción de sueldos, por ser el sistema más conveniente y equitativo. La vida se ha abaratado bastante y estimo que este procedimiento no implicaría mayor desequilibrio en las finanzas particulares de los funcionarios del estado, máxime tratándose de medidas de emergencia y por tanto de carácter temporal. Cualquier déficit en los presupuestos significa aumento en la deuda pública y yo no acepto esa política; los presupuestos han de cerrar este año nivelados, como los anteriores, aunque para eso tenga llegar a extremos sacrificios. En materia de contribuciones no es que pretendamos elevar las vigentes ni establecer nuevos tributos; simplemente aspiramos a una revisión del arancel de aduanas para el establecimiento de aforos en forma justa y equitativa.»

 

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...