Eduardo Brenes: Lo nefasto de Trump

Ojalá acá entendieran muchos que los atajos en democracia terminan saliendo muy caros.

0

Eduardo Brenes Jiménez

Trump fue lo peor que le pudo pasar al partido republicano y a EE.UU. Desesperados por 8 años de gobiernos demócratas con  Obama, en vez de buscar un liderazgo renovado, prefirieron entregar su partido a un advenedizo populista que rompió todos los consensos básicos de la bicentenaria democracia norteamericana.
Trump no siguió siquiera la tradición del conservadurismo gringo, actuó como lo que siempre fue, un populista de tomo y lomo al que lo único que siempre le importó fue su inmenso ego. Nunca quiso convencer, dialogar o gobernar para todos, su objetivo fue siempre polarizar, dividir, explotar el odio, la diferencia y tener la razón.
Los republicanos escogieron el camino fácil, creyeron que a pesar de todas las líneas rojas que Trump cruzó,  iba a gobernar 8 años, y no fue así. La pandemia y su pésima gestión por parte de Trump se cruzaron en su camino. Perdió su reelección, pasó a formar parte del selecto club de los pocos presidentes gringos que nunca se reeligieron. Y perdió no por poco, su pérdida fue vergonzosa.
Pero ese ególatra nunca supo aceptar la derrota, y con él millones de adeptos, que en vez de enfrentarse con la realidad, prefirieron seguir a su gran líder en su insania, en la locura de denunciar un fraude que le fue rechazado por cuanto tribunal hubo. Para terminar siendo él, y su llamada filtrada al gobernador de Georgia, el casi único ejemplo tangible de un fraude.
Ya ahora salen muchos republicanos a desmarcarse de la locura de ese personaje, algo tarde y cuando ya raya en la demencia seguir a ese tipo en sus delirios psicóticos. Les tomará años recomponer ese partido y volver a generar liderazgos creíbles en ese yermo que dejó Trump. Casi que podría asegurar que los demócratas gobernarán 8 años, no por méritos propios, sino por el desastre de los republicanos, que entregaron todo a ese nefasto personaje..
Nunca pude ver en él nada positivo. Cómo liberal me repelía su práxis política, y siempre me costó entender como algunos liberales lo apoyaban o justificaban. Para mí era todo lo contrario a lo que yo considero los principios liberales. La democracia norteamericana fue más fuerte que él y eso me alegra. La misma Corte Suprema con miembros que él eligió le pusieron un alto en el camino. Le dijeron no a sus delirios.
Hoy pierde definitivamente Georgia y le entrega el control del senado a los demócratas. No hubo fraude antes ni ahora. Y si lo hubo, pareciera que fue Él quien quiso perpetrarlo. Él es el único culpable de esa derrota. No me gustan los demócratas, pero era lo único que le quedaba a la democracia gringa para deshacerse de semejante energúmeno.
Ojalá acá entendieran muchos que los atajos en democracia terminan saliendo muy caros.

COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...
La Revista es un medio de opinión libre y gratuito, pero necesitamos su apoyo, para poder continuar siéndolo Apóyanos aquí
Holler Box