Eduardo Brenes: «Lobby» de conveniencia

Tanto que hablan del "lobby" empresarial, que por supuesto que existe -no vamos a jugar de ingenuos- pero callan convenientemente cuando del lobby universitario, o sindical se trata. 

0

Eduardo Brenes Jiménez

Y después se rasgan las vestiduras algunos cuando uno señala que hay quienes  usan a las universidades públicas para adoctrinar y que utilizan  recursos que pagamos todos los costarricenses para favorecer determinadas agendas políticas.
Tanto que hablan del «lobby» empresarial, que por supuesto que existe -no vamos a jugar de ingenuos- pero callan convenientemente cuando del lobby universitario, o sindical se trata.
No creo en falsas neutralidades, pero es inaceptable que usen los institutos de investigación de forma tan burda y poco rigurosa para fomentar la satanización del sector privado. El video de ese par de «investigadores» del Instituto de Investigaciones Sociales de la UCR,  es tan pueril y panfletario, que no pasa la más mínima prueba de razonabilidad y credibilidad. Ni siquiera fueron capaces de asesorarse con profesionales que sí supieran de temas tributarios.  Quieren vestir de estudio serio, a un simple enlatado de eslóganes, prejuicios y mala fe, para  descargar todo su sesgo ideológico y de paso distraer y que no se hable de lo insostenibles que son las finanzas universitarias de la forma en que están estructuradas.
Hace nada hablaban de lo poco rigurosas que encontraban los señalamientos de la comisión legislativa que veía el asunto del gasto del FEES, y en algunos puntos llevaban razón, pero espero que al menos ahora se disculpen por semejante producto propagandístico anti empresa privada que sacaron usando fondos públicos. Lo lograron, se pusieron al nivel de lo que criticaban.
Y luego se preguntan por qué muchos los vemos como una casta privilegiada endogámica y aislada de la sociedad, sociedad que con gran esfuerzo y sin distingo político o partidario las mantiene con sus impuestos.
De idiotas sería negar el aporte de las universidades públicas a la sociedad, pero por eso mismo, y porque con mis impuestos se financian, puedo exigir y ser crítico. Criticar a las universidades públicas no es querer privatizarlas, es querer que actúen a la altura y sin favorecer agendas políticas particulares y esperar que haya pluralidad de pensamiento.
Las universidades, como las instituciones públicas, no son de sus funcionarios y docentes, tampoco de sus estudiantes. Son de toda la sociedad que hace el esfuerzo de mantenerlas. Entre esos por cierto, el sector privado,  que da trabajo a 9 de cada 10 personas de la fuerza laboral, ese sector privado que consistentemente quieren satanizar y vilipendiar con propaganda y mentiras que no soportan el más mínimo escrutinio.
Y no, la empresa privada no sólo es FIFCO y los grandes,  el 97% son MYPYMES.
00
COVID-19
Suscribase COVID-19

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Cargando...