Eduardo Brenes: Los «fake news» sindicales

El efecto de la huelga en el no pago de salarios responde no sólo a razones jurídicas, sino a un principio de equidad, pues es injusto, irrazonable y desproporcionado que las consecuencias o perjuicios económicos que se derivan de la huelga deban recaer única y exclusivamente en una sola de las partes - los empleadores - y no en ambas, esto es, tanto en éstos como en los trabajadores."

0

Eduardo Brenes Jiménez.

Es impresionante cómo los «fake news» sindicales han calado en muchas personas de este país, tanto políticos, como periodistas y a veces hasta operadores jurídicos de dentro y fuera del Poder Judicial. Y es la mentira de que los salarios siempre deben de pagarse a los trabajadores durante la huelga.Por eso voy a seguir insistiendo sobre algo que ya he insistido bastante.

La tesis que ha venido sosteniendo la abogada laboralista Paola Gutiérrez, de que la huelga suspende el contrato de trabajo y que por lo tanto el patrono no está en la obligación de pagar el salario no es algo sacado de la manga, y menos una ocurrencia para perseguir sindicalistas, sino doctrina jurisprudencia y legislación aceptada local e internacionalmente, hasta por la misma Organización Internacional del Trabajo, a través de su Comité de Libertad Sindical que tantas veces citan los sindicalistas…cuando les conviene.

Voy a citar algunos ejemplos legales y jurisprudenciales así como resoluciones del Comité de Libertad Sindical para que vean que el no pago del salario durante la huelga no es algo descabellado, producto de ningún deseo autoritario sino algo que es aceptado en una gran mayoría de países:

1-Empecemos por el Código de Trabajo de Costa Rica; el Artículo 380 dice «La huelga legal suspende los contratos de trabajo vigentes en los establecimientos, negocios, departamentos o centros de trabajo en que ésta se declare, por todo el tiempo que ella dure.»

2-Existe un pronunciamiento del Comité de Libertad Sindical donde estudió un caso precisamente de Costa Rica, en el que el sindicato SINDEU reclamó ante la OIT que el Gobierno levantó una lista de las personas que habían participado en la huelga y les rebajó el salario. Sobre esto, la CLS señaló que: “A este respecto, el Comité desea recordar que en un caso anterior se le planteó la cuestión de la admisibilidad de las deducciones salariales como consecuencia de la huelga y estimó que <la deducción salarial los días de huelga no plantea objeciones desde el punto de vista de los principios de libertad sindical» (véase 230 o informe, caso núm. 1171 (Canadá), párrafo 170).

3- La legislación española establece para el caso de una huelga legal: “Durante la huelga se entenderá́ suspendido el contrato de trabajo y el trabajador no tendrá́ derecho al salario” (Real Decreto-Ley 17/1977, de 4 de marzo, sobre relaciones de trabajo. Artículo 6.2).

4-En igual sentido, la Corte Suprema de la Justicia de la Nación de Argentina ha sostenido el criterio “…En el caso de una medida de acción directa como es la huelga, los trabajadores no tienen derecho a percibir los salarios que se devengan durante el conflicto en el que participaron mediante una abstención concertada de prestar servicios, rigiendo el principio según el cual no corresponde salario sin trabajo. En este sentido, la CSJN tiene dicho que, en tanto la responsabilidad del empleador no se funde en ley que azonablemente la imponga, ni en su conducta culpable o en una convención, la imposición del pago de salarios en los días de huelga vulnera los derechos que garantizan los arts. 14 y 17 de la Constitución Nacional, que no pueden desconocerse con base en lo prescripto en el art. 14 de la Ley Fundamental…” (Corte Suprema de Justicia de la Nación, Argentina. Fallos: 256:307 de 5/8/63, “Buhler, Erico F. y otros c/Talleres Galc y Cía. SRL).

4-Lo mismo sucede con el Código de Trabajo francés (uno de los países más laxos en tema de huelgas) que en su artículo L2511-1 que también habla de la suspensión del contrato de trabajo y que por tanto «les obligations principales sont suspendues: obligation du salarié de travailler, et l’obligation pour l’employeur de verser le salaire» («se suspenden las principales obligaciones: la obligación del empleado de trabajar y la obligación del empleador de pagar el salario»).

4-La Corte Constitucional de Colombia dice por su parte en una resolución del año 2000 y que es en la que se basan los tribunales de trabajo de ese país para justificar el rebajo del salario:

«Ciertamente el no pago de salarios a los trabajadores durante el periodo de la huelga los priva de unos ingresos económicos que los afectan tanto en lo personal como en lo familiar, con las consiguientes repercusiones sociales y políticas. Sin embargo, a juicio de la Corte, ello se justifica constitucionalmente por las siguientes razones:

a) El pago de salarios tiene como causa la prestación del servicio por los trabajadores. Por consiguiente, dada la naturaleza sinalagmática del contrato laboral, el cumplimiento de dicha prestación hace exigible a su vez el cumplimiento de la obligación del empleador de pagar aquéllos. El pago de salarios, sin la contraprestación de la prestación de servicios al empleador, puede configurar un enriquecimiento ilícito a favor de los trabajadores.
Si bien la falta de prestación del servicio no resulta de una omisión deliberada e individual de los trabajadores, sino que obedece a la consecuencia de una decisión y acción colectivas, de la cual no debe hacerse responsable individualmente a los trabajadores sino a la organización sindical, lo cierto es que si al trabajador puede no serle imputable el hecho de la huelga, tampoco, en principio, puede atribuírsele al empleador. En estas circunstancias, el derecho de huelga que se puede ejercer a través de la organización sindical y que determina la solidaridad de los trabajadores para cesar en el ejercicio de la actividad laboral no debe, en justicia, repercutir exclusivamente en la lesión del patrimonio del empleador y en la afectación de su derecho a la libertad de empresa.
Dicho de otra manera, el ejercicio del derecho de huelga, que no ha sido reconocido como fundamental, ni es absoluto ni puede reconocérsele una jerarquía superior a otros derechos igualmente reconocidos por la Constitución, como son los de propiedad y libertad de empresa, de los cuales son titulares los empleadores.

b) La justificación del ejercicio del derecho constitucional de huelga, basado en la obligación del empleador de pagar salarios, podría implicar su desnaturalización y la afectación de principios constitucionales esenciales y valiosos, por la circunstancia de que se fomentaría el ejercicio abusivo, caprichoso y de mala fe del derecho de huelga por los trabajadores y se impediría el logro de la finalidad constitucional relativa a la solución pacífica de los conflictos por la vía del acuerdo o la concertación (preámbulo, arts.1, 2, 22, 55 y 56 C.P.), pues los trabajadores tendrían asegurada una especie de huelga contractual remunerada y no tendrían interés alguno en la solución del conflicto. Por consiguiente, el pago de salarios durante la huelga, antes que solucionar, conduciría a fomentar los conflictos colectivos de trabajo.

c) El efecto de la huelga en el no pago de salarios responde no sólo a razones jurídicas, sino a un principio de equidad, pues es injusto, irrazonable y desproporcionado que las consecuencias o perjuicios económicos que se derivan de la huelga deban recaer única y exclusivamente en una sola de las partes – los empleadores – y no en ambas, esto es, tanto en éstos como en los trabajadores.»

No son inventos de nadie, es simplemente que en Costa Rica nos han vendido que las huelgas son, como dice Paola Gutierrez, vacaciones pagadas.


Del mismo autor le podría interesar:

El autor es Vicepresidente del Partido Liberal Progresista, pequeño emprendedor.

 

También podría gustarte

Comentarios

Cargando...